¿Ganando la guerra, perdiendo la paz?

Hamás ha "logrado" una nueva invasión israelí, con destrucción masiva y más de 1.800 muertos, ha quedado de pie, y es posible que obtenga ahora concesiones: eso es ganar. Equipo negociador de Hamás, con Azam Al-Ahmad (3o. de la izq.) a la cabeza.

Hamás ha “logrado” una nueva invasión israelí, con destrucción masiva y más de 1.800 muertos, ha quedado de pie, y es posible que obtenga ahora concesiones: eso es ganar. Equipo negociador de Hamás, con Azam Al-Ahmad (3o. de la izq.) a la cabeza.

Por Marcelo Kisilevski

Mañana martes termina el nuevo cese del fuego entre Israel y Hamás, que están negociando en El Cairo sobre la propuesta de Egipto, que también es el país mediador. Ambas partes, Israel y Hamás sienten que están en una trampa. La propuesta egipcia contiene la mutua no agresión, el levantamiento del bloqueo israelí y la posibilidad de reconstruir Gaza. Pero no incluye el puerto y el aeropuerto ni, por sobre todo, la reapertura del paso de Rafah, por donde pasa el dinero de Qatar para pagar sueldos y cemento.

De todos los apartados del plan egipcio para un cese del fuego duradero, el más difícil de aceptar es el que los obliga a cesar de plano su desarrollo balístico y la excavación de túneles de ofensiva en el subsuelo israelí. Aquí se divide la interna hamásica: Hamás-Gaza está dispuesto a aceptar la propuesta egipcia así como está, pero Khaled Mashal, desde su hotel de 5 estrellas en Qatar, ya la ha rechazado: para él, ese apartado implica reconocer a Israel en las fronteras del ’67.

Israel está dispuesto a otorgar algunas medidas de alivio a la situación humanitaria, y de hecho, los cientos de camiones con insumos de primera necesidad nunca han dejado de fluir hacia la Franja. Ahora, a pesar del silencio de radio al que se ha llamado el equipo negociador israelí, la prensa sabe que Israel permitiría la ampliación de la zona pesquera gazeña a 3 millas. Hamás quiere 6.

Hamás está en una trampa porque llevó a la Franja de Gaza a la peor destrucción de su historia y a más de 1.800 muertos, bajo una confesa política de “escudos humanos”, en las que se le pedía a la gente sacrificarse por la causa, literalmente hablando. Si no lleva a su opinión pública logros que impliquen que el sacrificio valió la pena, en la forma de alivio al bloqueo y dinero contante y sonante, puede ver en peligro su permanencia en el poder y su relevancia en las conciencias.

Pero Israel está en una trampa no menor, que ni siquiera pasa por la construcción de un puerto y un aeropuerto, sino por el hecho de estar negociando con Hamás, lo cual se quería evitar. Cualquier logro que se lo otorgue a Hamás implicará que Israel está dando un premio al terrorismo y a la política desquiciada de esa organización islamista radical. Por no hablar del sentido común: Hamás es el bando que perdió una guerra que él comenzó. ¿Por qué habría de salir de la negociación con logro alguno? Por todo ello, Israel prefiere que sea Hamás el que diga que no a la propuesta de El Cairo.

Un síntoma del malestar que recorre la cúpula israelí es el hecho de que, durante el operativo, el premier Netanyahu efectuaba reuniones de consulta de varias horas por día con su gabinete, intentando evitar errores del pasado, pasando el examen del Contralor del Estado, que luego revisa los procesos de toma de decisiones. Ahora, en la etapa diplomática, se quejan sus ministros, nadie se entera de nada. Sus ministros, dicen en los pasillos de la Knesset y también en los del partido Likud, esperan a Netanyahu en la esquina para liquidarlo políticamente.

Nadie está conforme

Es que el operativo no ha dejado conforme a nadie. La derecha israelí truena ahora con que el operativo no fue “ni chicha ni limonada”: no terminó de liquidar al Hamás, ni ha logrado calma por años para los pobladores del sur -ni del centro- de Israel, y estamos negociando con los terroristas para darles “premios” por esta guerra que ellos lanzaron. Una vez terminado el operativo, se sienten libres para dar sus opiniones independientes -y prepararse quizás para inminentes internas y elecciones generales-, y la inconsultabilidad con la que se conduce ahora el premier, los hace sentir aún más libres para criticar e incluso atacar a la dupla Netanyahu-Yaalón, el ministro de Defensa.

Tampoco están conformes los pobladores del sur, que temen volver a sus hogares en torno a Gaza, y hasta el momento sólo un 25% lo hicieron. Es que por lo menos un tercio de los cohetes hamásicos salieron ilesos del ataque, la cúpula hamásica entera no fue tocada, la capacidad de fabricación de nuevos cohetes continúa viva, aunque no sepamos sus dimensiones. Ante la red de Qatar, Al-Jezeera, Hamás lució orgulloso uno de sus talleres, presentando incluso en sociedad al nuevo cohete J-80, capaz de llegar a Tel Aviv. Tampoco hay garantías de que se hallan encontrado y destruido todos los túneles excavados debajo de pueblos y kibutzim. Cuando a fines de mes terminen las vacaciones de verano, y los chicos israelíes deban volver a clases, el problema de opinión pública se agravará.

La izquierda israelí, por supuesto, tampoco está conforme, pero a diferencia de ocasiones anteriores, ha logrado articular una línea de acción que le permite salir de su letargo. Esta vez, a la par de expresar su preocupación por la población palestina en Gaza, denunciaron con fuerza la locura de Hamás y, salvo algunas manifestaciones con tinte anarquista, la clase política se mantuvo alineada con el gobierno, y en especial con el ejército.

Pero la izquierda apoya la línea de, una vez golpeado con fuerza el islam radical y quitada de en medio su relevancia, pasar rápidamente a un arreglo global que de verdad garantice paz, no sólo por años sino por generaciones.

El que mejor expresa esta línea hoy en día es el líder de la oposición, Itzjak (Buyi) Herzog, jefe del Partido Laborista. Luego de apoyar republicanamente al gobierno durante el operativo, elogiando la autocontención, y el no dejarse llevar por las propuestas de destrucción total escuchadas desde la propia coalición, Herzog otorgó este fin de semana una extensa entrevista a Yediot Ajaronot, donde rompió el silencio. Fue crítico, pero dejó implícito que todavía el premier está a tiempo.

“Bibi no es fuerte frente a Hamás, sino que fortalece a Hamás”, dijo con dureza. “Hamás, que estaba debilitado antes de la contienda, entendió que por medios militares puede obtener logros, y el pueblo (palestino) se aglutinó en torno suyo. No hemos logrado crédito internacional a nivel político, no hemos aislado a Hamás, y al final Netanyahu entró en una trampa… Se ha desarrollado en nuestra región una coalición apasionante, de la que somos parte: Egipto, Jordania, la Autoridad Palestina, Arabia Saudita, los estados del Golfo. Una coalición que refleja una visión”, la visión de un Medio Oriente laico, que se opone en bloque al islam radical que viene avanzando, donde se incluye a ISIS, pero también a Hamás. “¿Y qué hizo Bibi con eso?”, pregunta Herzog. “Sólo fanfarronear y dedicarse a su supervivencia política, mientras sus ministros se dedican a mutuas chicanas preelectorales… Yo espero por lo menos que el primer ministro diga cuál es su visión… El problema es que fortalecer al Hamás impide toda capacidad de llegar a una paz por la vía política… Yo en su lugar habría dado un golpe doloroso a Hamás, y luego habría viajado a Ramallah, a lo de Mahmud Abbas,  habría llamado a su puerta y comenzado a hablar con él”.

Se puede discutir con el líder laborista: el crédito internacional se debilitó hacia el fin del operativo pero sigue vivo y coleando. Hamás estuvo más aislado que nunca en el frente internacional e incluso en el mesoriental. Pero un dato es incuestionable: Israel está en El Cairo negociando con Hamás. Cuando, en realidad, la idea era bien otra: apalancar el aislamiento de Hamás, negociar con Egipto, la Autoridad Palestina, Jordania, Arabia Saudita (todos ansiosos por cerrar un bloque contra el islam radical en la región), para una desmilitarizar la Franja, con o sin autorización de Hamás. Y, a partir de allí, generar una coalición humanitaria internacional para reconstruir y desarrollar la Franja de Gaza (el gobierno ya dijo que no tendría problema en ayudar), y crear un estado palestino moderado al que Israel, de todos modos, ya se ha comprometido.

La ventana de oportunidades no se ha cerrado aún. Los próximos días y meses dirán si el gobierno israelí aprovecha, a pesar de todas las dificultades, una oportunidad que puede ser histórica para alcanzar la paz regional.

 

“Margen Protector”, Día Veintiséis

"No puedo creer que las FDI salgan de Gaza abandonando un soldado en el campo de batalla. Esperamos que el Primer Ministro nos llame y nos diga cómo piensan actuar". Simja, padre del soldado secuestrado Hadar Goldin, y su familia, ofrecieron una rueda de prensa anoche (sábado).

“No puedo creer que las FDI salgan de Gaza abandonando un soldado en el campo de batalla. Esperamos que el Primer Ministro nos llame y nos diga cómo piensan actuar”. Simja, padre del soldado secuestrado Hadar Goldin, y su familia, ofrecieron una rueda de prensa anoche (sábado).

ACTUALIZACIÓN: HADAR GOLDIN CAYÓ EN BATALLA
El ejército junto con el rabinato militar dieron la amarga noticia a la familia Goldin de la caída en acción del subteniente Hadar Goldín, al que hasta el momento se daba por secuestrado por hombres de Hamás. Según informaron medios israelíes, la conclusión a la que se llegó tuvo consideraciones de tipo médico y otros en base a hallazgos en el lugar del hecho. Cientos de personas se reunieron frente a la casa de la familia Goldín, que informará de su sepelio mañana domingo.

Hoy fueron disparados 86 cohetes y bombas de mortero desde la Franja de Gaza, hacia territorio israelí, en su mayoría en las zonas aledañas a la Franja, la mayoría en las zonas aledañas a la Franja de Gaza, y algunos cerca de fuerzas del ejército israelí. El sistema Cúpula de Hierro interceptó 6 cohetes.

Israel anunció que no enviará su delegación negociadora a El Cairo debido al hecho de que “Hamás viola una y otra vez las treguas humanitarias”. Un alto funcionario dijo que “no tienen caso las treguas, y las FDI seguirán sus acciones en Gaza”. Por el momento tampoco han participado de las conversaciones representantes de Hamás y de la Jihad Islámica en Gaza, sino solamente representantes de ambas organizaciones en el extranjero junto con enviados de Al Fatah y la OLP en Ramallah (capital de la Autoridad Palestina en Cisjordania).

El primer ministro Biniamín Netanyahu dijo que “Israel continuará actuando en Gaza hasta que sea completada la misión: devolver la seguridad a Israel. La acción durará todo lo que sea necesario, y será utilizada toda la fuerza que sea necesario”.

En horas del mediodía, el ejército había anunciado que durante las próximas 24 horas sería completada la neutralización de los túneles, y que parte de los efectivos en Gaza, en especial en la zona norte de la Franja, serían retirados de allí. Parte de las fuerzas ya comenzaron a dejar Gaza, con vistas a la terminación de los túneles. Otra parte de los efectivos permanecerán por ahora allí.

Por la noche, una vez finalizado el descanso sabático, agregó Netanyahu en rueda de prensa: “Luego de los túneles, las FDI se prepararán para continuar con el operativo según las necesidades de defensa”. El premier se congratuló por la “clara toma de posición del presidente norteamericano Barack Obama y del secretario de Estado, John Kerry, que adjudicaron a Hamás la responsabilidad por el fracaso del alto el fuego”.

Preguntado por las opiniones de que la misión no se completará hasta que no se voltee al Hamás del gobierno en Gaza, Netanyahu respondió que no se conduce con apresuramiento, y que cada decisión se toma en coordinación con el Ministro de Defensa, Moshé Yaalón, y con el Comandante en Jefe del Ejército, Benny Gantz. No obstante, enfatizó que “todas las opciones están sobre la mesa”.

En un comunicado oficial, la organización Hamás dijo esta noche que “el discurso de Netanyahu refleja frustración y derrota, y constituye una admisión del fracaso de la agresión contra el pueblo en Gaza. Es un intento desesperado por levantar la moral del ejército derrotado. La resistencia palestina continuará rechazando la agresión sionista hasta que ésta cese, y hasta el levantamiento del bloqueo y los justos derechos de nuestro pueblo”.

El dirigente de Hamás, Khaled Mashal, dijo que su organización “nunca accedió a que Israel continúe destruyendo túneles durante el alto el fuego humanitario”. Según dijo, le había anunciado esta postura al Secretario de Estado Kerry, por medio del canciller de Qatar, Khaled El Atíah. Entrevistado por la CNN dijo Mashal que “una tregua es una tregua, y la presencia de israelíes sobre suelo de Gaza es agresión. No hemos estafado a Kerry ni a los israelíes. Les dijimos a todos que esa es nuestra postura, y por eso son ellos los responsables (del fracaso del alto el fuego)”.

La investigación del ataque en el que fuera secuestrado ayer el subteniente Hadar Goldin revela que la fuerza de patrulla de la unidad Guivati fue atacada con fuego pesado durante una patrulla en la zona de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza. De los disparos resultaron heridos la mayoría de los soldados de la fuerza. Otra fuerza que acudió al lugar identificó el cadáver de un combatiente de Hamás, y comprendió que un comandante de pelotón  estaba desaparecido. Un oficial descendió por el túnel del secuestro, halló elementos pertenecientes a Goldin, pero no lo localizó ni a él ni a los secuestradores. Salió, y otra fuerza completó el mapeo del túnel, y vio que éste conducía a una mezquita y a un puesto militar de Hamás. El ejército embistió contra la zona, en un intento de aislar a los secuestradores. Otro oficial y un soldado perdieron la vida en el choque con Hamás.

Por el momento no hay novedades del paradero del oficial capturado, e incluso la cúpula de Hamás dice no tener información. Khaled Mashal dijo: “Hemos perdido contacto con los captores”.

La familia de Goldin llamó al ejército a “no dar por concluida la operación hasta hallar a Hadar”. Su padre, Simja Goldin dijo que no cree “los rumores sobre la salida de las fuerzas de la Franja de Gaza”. Agregó que “las FDI saben exactamente lo que deben hacer: localizar a Hadar y traerlo de vuelta a casa”.

La Cruz Roja Internacional llamó a las organizaciones palestinas en Gaza a no dañar o hacer uso militar de instalaciones médicas o ambulancias de esa organización de salud, como lo prescribe la ley internacional. La organización Médicos por los Derechos Humanos informó hoy que durante el operativo de las FDI en Gaza resultaron muertos 15 miembros de equipos médicos, 40 resultaron heridos y se dañaron 23 instalaciones sanitarias, entre ellas hospitales y clínicas.

Una cronista de la televisión finlandesa informó anoche desde el hospital Shifa en Gaza, que Hamás dispara cohetes hacia Israel desde el predio del hospital. La cronista informó que fue testigo del disparo de un cohete desde el estacionamiento del hospital, que es el principal de Gaza. Según la Convención de Ginebra, cuando se utiliza una instalación civil para usos militares, el lugar deja de ser civil, y es pasible de participar en la contienda y ser objeto de bombardeos y ataques.

El Coordinador de Acciones para los Territorios dijo que los palestinos de la zona norte de la Franja de Gaza podían regresar a sus casas, en los lugares donde el ejército israelí había culminado sus tareas. Se lo dijo a la red BBC de Londres. No obstante, advirtió que deben tener cuidado, pues Hamás había trampeado muchas viviendas con bombas para que estallen sobre los soldados de las FDI. Algunas trampas de ese tipo tuvieron éxito, y varios soldados perdieron la vida de ese modo.

La policía de Tel Aviv arrestó esta noche a 14 activistas de izquierda que bloquearon arterias de la ciudad en la zona de la Plaza Habimá. La policía no había autorizado la realización de una manifestación contra el operativo en Gaza y había pedido a los manifestantes dispersarse.

 

Operativo “Margen Protector”, Octavo Día: la Tregua

 

Alrededor de 180 habitantes palestinos muertos, a los que Hamás enviaba a "subirse a los techos para evitar la destrucción de sus hogares", y la destrucción de cientos de estructuras, sin una sola concesión política. Los logros de Hamás en Gaza.

Alrededor de 180 habitantes palestinos muertos, a los que Hamás enviaba a “subirse a los techos para evitar la destrucción de sus hogares”, y la destrucción de cientos de estructuras, sin una sola concesión política. Los “logros” de Hamás en Gaza.

El gabinete israelí aprobó esta mañana la propuesta de cese del fuego enviada por Egipto a las partes. El brazo armado de Hamás anunció que rechazaba la propuesta de cese del fuego tal como fue publicada en los medios, y enfatizaron que la misma no había sido enviada a las organizaciones palestinas.

Lo que ocurrirá durante el día de hoy es el examen de esta tregua. En general los palestinos continúan lanzando cohetes por unas horas, para obtener una “imagen de victoria” al ser los últimos en disparar, y luego acatan también el cese del fuego. Sólo que esta vez es más dudoso cuánto controla la cúpula de Hamás a su brazo armado y, en general, cuál va a ser el status político de esa organización en Gaza luego de la tregua: están quienes lo criticarán por derecha por acatar una “capitulación”, y quienes por izquierda, por haber provocado tanta destrucción sin obtener nada: Israel destruyó y mató, ningún israelí murió, presos palestinos no fueron liberados, los pasos fronterizos no fueron abiertos. Es decir, ningún logro que Hamás se había propuesto, iniciando esta escalada de violencia.

En cuanto al logro principal que estaba en su agenda, a saber, volver por sus fueros como gobierno consolidado e indiscutido en Gaza, luego de un proceso de debilitamiento, eso también podría verse ahora en tela de juicio.

Para lograr su refortalecimiento político, tenían dos opciones: gobierno de unidad nacional con el Fatah, o atacar a Israel. Primero habían intentado ser protagonistas del gobierno yendo a un gobierno de unidad nacional, pero ello no les trajo rédito alguno. Entonces tornaron hacia la segunda opción: iniciaron la escalada con Israel, utilizando la excusa del secuestro y muerte del chico palestino y el nuevo arresto de sus activistas liberados en el acuerdo por Gilad Shalit que habían violado la libertad condicional. Ahora se verá cómo se “dibuja” este resultado en la interna palestina.

La interna israelí

Del lado israelí, ministros de la coalición, con posturas a la derecha del premier Biniamín Netanyahu, expresaron su oposición a toda tregua que no incluyera la destrucción de toda la capacidad balística de Hamás y su derribamiento del poder en Gaza. Muchos como Israel Katz, Naftali Benet, Miri Reguev, Uri Ariel, también expresaron que se oponían a que no hubiera una incursión por tierra para culminar la tarea de “liquidar a la cúpula de Hamás y acabar con la amenaza del terrorismo”, según palabras del ministro de Vivienda Uri Ariel.

Quienes apoyan la tregua indicaron que “el hecho de que el brazo armado de Hamás no acepte la tregua indica que se trata para ellos de un acuerdo de capitulación. Su capacidad balística fue liquidada y su infraestructura como organización destruida. Ahora saldrán de sus túneles y verán la destrucción que trajeron a su pueblo”. Dirigentes de los partidos de izquierda, como Zehava Galón de Meretz, alabaron la decisión de gobierno.

En la última jornada, ayer, disminuyeron significativamente los lanzamientos de cohetes, y los reservistas apostados en Gaza con vistas a una eventual incursión terrestre habían comenzado de a poco a ser enviados a sus hogares. Ello da cuenta de un Hamás que termina el operativo en verdadero estado de colapso. Recordemos que el arsenal que estaba siendo lanzado contra Israel fue acumulado durante los períodos en que Hamás era apadrinado sucesivamente por Irán y el Egipto de los Hermanos Musulmanes, y que ahora, con un régimen egipcio absolutamente hostil al Hamás, que bloquea los túneles a Sinaí, etc., sus cohetes fueron un recurso no renovable.

Dicho esto, subrayemos que esto no es garantía de calma total ni a largo plazo. Muchos en la clase política y en la sociedad advirtieron que “estamos camino al próximo operativo”, criticando el hecho de que esta tregua sólo daría a Hamás la posibilidad de rearmarse.

Al respecto voceros del gobierno indicaron que ahora debían sucederse diálogos, que tendrán lugar probablemente en Egipto, para llevar a una situación de desarme de la Franja de Gaza y normalización de la vida allí para sus habitantes. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas (partido Al Fatah) se encontraba esta mañana camino a Egipto para mantener conversaciones allí acerca de las vías para consolidar la tregua.

En tanto, en las horas previas a la tregua fueron lanzados cohetes contra Eilat (aparentemente desde Sinaí) y contra Ashkelon. Cúpula de Hierro interceptó dos de ellos y otro cayó sobre terreno abierto. Hubo heridos leves y con ataques de pánico.

También del lado de Gaza, fuentes palestinas informaron que la Fuerza Aérea israelí había efectuado bombardeos en la Franja esta mañana, antes de la tregua. Según las fuentes murió un motociclista en la zona de Rafah, en el sur de la Franja. También fueron bombardeadas algunas viviendas de altos dirigentes de Hamás y la Jihad Islámica.

Mientras tanto, llega la hora de la empatía con la gente: con la israelí que ha sufrido la amenaza de los cohetes, es cierto, pero también con la palestina: la hora de recordar a sus muertos y de ayudar a reconstruir. Ellos, la gente, es la que como siempre, paga todo el precio.

 

“Margen Protector”: Sexto Día

 

"Espacio protegido" en Jerusalén, durante una alarma. Hamás no tiene problema en disparar contra la tercera ciudad sagrada del Islam.

“Espacio protegido” en Jerusalén, durante una alarma. Hamás no tiene problema en disparar contra la tercera ciudad sagrada del Islam.

El sexto día comenzó a las 6.00 AM con ráfagas de cohetes hacia el sur del país, hacia la Shfelá (un poco más hacia el centro) y en la zona de Tel Aviv y alrededores.

Decenas de cohetes fueron lanzados también durante todo el día de ayer, el quinto día, contra poblados de todo Israel. Los más significativos de ayer, y que dan un cambio cualitativo cayeron en Hebrón, donde impactaron en dos viviendas palestinas, y en Belén. Hamás aseguró que había apuntado a Jerusalén. También apuntaron a Dimona, donde según diversas fuentes Israel posee su central nuclear.

Es decir, en principio Hamás no tiene problema en impactar en la central nuclear, fantaseando con una explosión que barrería, también, a la propia Franja de Gaza. Tampoco tienen problema en disparar contra Jerusalén, la tercera ciudad más sagrada del islam, impactar en Hebrón, una ciudad densamente poblada por palestinos y será interesante verificar qué tendrán que decir a eso los países árabes, que decidieron para esta semana una reunión de emergencia en el marco de la Liga Árabe.

Allí aumentan las voces de hastío contra la actitud de Hamás, que cíclicamente atrae el fuego israelí. El propio Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, acusó a Hamás de “comerciar con la guerra”, aludiendo al precio que paga la población en Gaza por la locura bélico-religiosa de esa organización. Un portavoz de Hamás respondió iracundo que Abbas era un traidor y “un agente del sionismo”. Ya antes acusaron desde Gaza a la Autoridad Palestina de no mover un dedo para ayudar a sus hermanos en Gaza. Así, después del operativo, habrá que ver en qué estado sigue el supuesto gobierno de “unidad nacional” que habían formado ambos partidos, el Fatah de Mahmud Abbas, y Hamás.

Otros hechos significativos: cohetes que llegaron anoche hasta la Galilea Occidental, entre otras la ciudad norteña de Naharía, y la captura por parte del ejército egipcio en el Sinaí de 20 cohetes que intentaban ser contrabandeados hacia la Franja de Gaza, previo tiroteo con hombres armados de Hamás.

A medida que sigue aumentando la llama del fuego y sube la cuenta de muertos, tanto de palestinos armados como de civiles, aumentan también los esfuerzos diplomáticos por alcanzar un cese del fuego. Tanto Israel como Hamás anunciaron que no había posibilidad en este momento de alcanzarlo. No obstante, el enviado del Cuarteto para el Medio Oriente, Tony Blair, se encontró con el presidente egipcio, general A-Sisi, los norteamericanos hacen gestiones para involucrar a Turquía y a Qatar, y el Consejo de Seguridad llamó a un cese del fuego inmediato.

Siempre trayendo la voz de la esperanza, el Papa Francisco llamó ayer a una “tregua olímpica” para todos los conflictos armados en el mundo, obviamente dirigido especialmente para el caso de Israel y los palestinos. Las treguas olímpicas eran el cese de las guerras entre los pueblos de la antigua Grecia en el lapso que duraran los Juegos Olímpicos.

Desde el comienzo del operativo, según fuentes palestinas, han perdido la vida en Gaza 126 personas, han sido lanzados 570 cohetes y el ejército israelí ha bombardeado unos 1.200 blancos de Hamás y otras organizaciones en Gaza.

Segundo día del operativo “Margen Protector”

4.jpg_wa

Fragmento de cohete interceptado por Israel, cae en la ruta en la zona centro del país.

Israel amanece al segundo día del operativo con cohetes que ya llegaron a Jedera, en la zona de Cesarea, es decir, 110 km de Gaza. Esto pone en el rango de tiro prácticamente a todo Israel. También cayeron más ráfagas en la zona de Tel Aviv (Gush Dan), con 5 intercepciones por el sistema Cúpula de Hierro. Afortunadamente no hubo heridos. Fragmentos de cohetes interceptados cayeron en las rutas, al lado de los coches. Hasta ahora fueron lanzados unos 225 cohetes, de los cuales Cúpula de Hierro interceptó 40 (intercepta sólo los que apuntan a lugares sensibles, la mayoría cae en terreno abierto y no hay que desperdiciar en ellos proyectiles, que son carísimos).

Recomendación para todos los poblados en rango de tiro: no alejarse de lugares en los que hay espacios protegidos (mamad, cuarto blindado), si no es absolutamente necesario. Esto es especialmente enfatizado para los niños.

El ejército israelí sigue bombardeando objetivos de Hamás. Ayer fueron 160 blancos del Hamás en 435 incursiones aéreas y por mar, los blancos incluyeron instalaciones militares de Hamás y sus oficinas políticas y de gobierno en Gaza. Hasta el momento 24 palestinos perdieron la vida, la mayoría terroristas, y lamentablemente una familia de 7 alamas en Jan Iunis en la Franja de Gaza, cuando rodeaban a un alto jefe terrorista de Hamás.

La historia más importante de ayer es el intento de infiltración de un comando marítimo de Hamás en el Kibutz Zikim con el objetivo de matar habitantes allí, frustrado por el ejército abatiendo a cinco terroristas. Tanto este intento de atentado como el aumento del rango de tiro de los cohetes palestinos hablan de un avance en el poder operativo de Hamás. El gabinete israelí y el ejército analizan permanentemente los pasos a seguir para enfrentar esta escalada, que no sólo es cuantitativa sino también cualitativa, y ajustan sus objetivos estratégicos para este operativo, y prepara una incursión terrestre, con la convocatoria de unos 40.000 reservistas (en curso) para el caso que se decida llevarla a cabo.

Operativo “Margen Protector”: Punto de Partida

128

Vista de Gaza, anoche.

Por Marcelo Kisilevski

Los chicos en el sur de Israel no tienen hoy colonias escolares, campamentos de verano ni nada que se pueda llamar vacaciones. No es una queja de ricos: es la pregunta táctica de la retaguardia civil de cómo hacer para que los niños no estén expuestos a la caída de cohetes palestinos, especialmente a los más grandes, a los que habrá que prohibirles ir a la piscina o jugar a la pelota, obligándolos a atarse -como están acostumbrados- a la tele, la computadora y el celular, por su seguridad. Y cerca del espacio blindado en casas y edificios, no más de 15 a 40 segundos, depende de la distancia del poblado de que se trate respecto de la Franja de Gaza.  Si se suman víctimas civiles israelíes, Israel no podrá evitar un operativo terrestre en Gaza.

El operativo recién bautizado Margen Protector (en hebreo es Tzuk Eitán (Acantilado Firme) se puede encontrar en el secuestro de los tres chicos israelíes cuando hacían dedo en Gush Etzión. Pero ya desde antes, Hamás y las restantes organizaciones islamistas radicales palestinas en Gaza habían comenzado a aumentar su lanzamiento de cohetes contra los poblados del sur, por motivos relacionados al desafío a su socio en el gobierno de unidad nacional, Al-Fatah. El operativo de rastrillaje del ejército israelí, que incluyó el cierre de instalaciones de Hamás en Cisjordania, arrastró el fin de este lanzamiento “por goteo” a varias decenas por día.

En tanto, se produjo el cruento atentado terrorista por el que un adolescente palestino de 16 años, Muhamad Khdir, es quemado vivo por fanáticos judíos en Jerusalem Oriental. Los disturbios palestinos con piedras, bombas molotov, quemas de vehículos judíos, desatados en Jerusalem y en Cisjordania, se deslizaron a ciudades y zonas árabes israelíes.

Desde lo geopolítico, ni a Israel, ni a la Autoridad Palestina de Mahmud Abbas en Cisjordania, ni al Hamás en Gaza, les convenía esta escalada. De hecho, el interés israelí sigue siendo poder limitar este operativo a las incursiones aéreas solamente, como ocurrió en el round anterior, “Columna de Humo”, en 2012.

En efecto, Egipto, que se volvió a instalar como mediador, envió un mensaje tranquilizador a Israel en el sentido de que Hamás tampoco estaba interesado en una escalada. Pero una cosa es el brazo político y otra el brazo armado. De hecho, el brazo armado también expresó su interés en ese sentido, pero en el terreno es la voz cantante en los lanzamientos de cohetes, que ya llegaron a Ashdod.

En la noche anterior, entre el domingo y el lunes últimos, Israel bombardeó varios objetivos de Hamás, utilizando el método de llamar por teléfono a las familias palestinas antes de bombardear su zona, un salto de calidad desde el simple lanzamiento de panfletos desde el aire. Esa noche murieron 8 palestinos armados, al volar un túnel preparado por Hamás para un atentado terrorista con secuestro tipo Gilad Shalit.

Pues el mayor temor del ejército, y donde se pone mayor atención, no son los cohetes, sino la posibilidad de atentados de calidad, tanto a través de estos túneles que reptan debajo de territorio israelí, de los que hay todavía muchos más, o un ataque contra la cerca que separa Gaza de Israel, matando o secuestrando soldados. Con todo el dolor por los habitantes del sur, que deben sufrir la cotidianeidad de cohetes silbando por sobre sus cabezas ocultos en refugios, éstos están en principio a mejor resguardo.

Anoche, la primera del operativo, fueron atacados 50 objetivos de Hamás, y los palestinos informan de nueve heridos. Los palestinos en Gaza, por su parte, han lanzado 70 cohetes de diversos alcances.

Objetivo del operativo y escenarios

¿Cuál es el objetivo del operativo? Detener los lanzamientos de cohetes y obtener por lo menos un año de calma para los habitantes del sur. Esto no conforma a todos en Israel, ni siquiera dentro del gabinete de Biniamín Netanyahu, debido a que se trata de un paliativo, que no resuelve el problema de raíz. Tienen un punto de razón. Cada vez se reduce el tiempo de calma entre un operativo y otro: 3 años entre “Plomo Fundido” (2009) y “Columna de Humo” (2012), y de éste al actual, apenas un año y medio.

Por esta razón, ayer el ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Liberman (Israel Beiteinu) anunció en rueda de prensa el fin de la bancada conjunta con Likud, llamada Likud Beiteinu, debido a su desacuerdo en este punto con Netanyahu. Para Liberman, el objetivo debería ser la reconquista de la Franja de Gaza, que permita el desmantelamiento del gobierno de Hamás y la eliminación de todo el arsenal balístico en posesión de todas las organizaciones palestinas.

Pero fuentes militares explicaron que ello llevaría meses, el precio en vidas humanas, tanto israelíes como palestinas sería indigerible por la opinión pública israelí, por no hablar de la mundial, y que llevaría meses.

Expertos políticos, por su parte, agregaron que la táctica del actual gobierno ha sido que en ningún caso Israel derribe al Hamás de su gobierno en Gaza, y las razones son variadas: se trata de un enemigo conocido con el que Israel -aunque se niegue o se desee lo contrario- tiene fluida comunicación y numerosos tratos y entendimientos, entre los que Gilad Shalit fue sólo uno de ellos; las organizaciones islamistas radicales en Gaza son como muñecas “babushka” rusas: si se elimina a Hamás, la hegemonía será ocupada por la Jihad Islámica, le siguen los Comités de Resistencia, y allá en la cola espera Al Qaeda Palestina. Mejor, dice Israel, nos quedamos con Hamás, pues las alternativas son peores.

Hoy, Israel lleva las de ganar: se plantea un operativo breve, los reservistas convocados son apenas 1.500 y espera no tener que usarlos; Estados Unidos ha expresado con todas las letras su condena al lanzamiento de cohetes y su apoyo al derecho de Israel a defenderse. Pero es un apoyo con responsabilidad limitada: también ha llamado a la autocontensión a ambas partes. Europa, en cambio, ha sido más medida en sus declaraciones de apoyo a Israel que en veces anteriores.

Otras ventajas israelíes: legitimación por parte de la opinión pública israelí, y que el mundo está más preocupado por otros asuntos, desde lo que ocurre en Irak con la organización terrorista mutante ISIS, hasta el Mundial en Brasil.

El problema es que Hamás no está actuando de acuerdo a la lógica, y que Israel podría verse arrastrado a una escalada cuyo principio se puede planificar, pero no necesariamente su fin. Si el operativo se extiende a más de una semana, si comienza la cuenta de muertos impresentable (como si hubiera una “cuenta de muertos presentable”; el problema es que sí existe), y si se lanza un operativo terrestre, bien otra será la historia.

De una manera o de otra, luego de esta vuelta de violencia, el escenario es el regreso a una relativa calma, una “paz de facto”, y el regreso a la mesa de negociaciones, en un formato u otro, exactamente desde donde se había dejado de negociar antes. La pregunta seguirá siendo, si ambas partes no están envueltas en una dinámica cíclica -1) terrorismo y cohetes palestinos, 2) operativo israelí, 3) negociaciones cada más cercanas a la solución, pero que fracasan, 4) terrorismo y cohetes, etc.- de la que nunca lograrán escapar.

 

Tres comentarios a las noticias del día

Imagen

Por Marcelo Kisilevski

1) No a la desinformación sobre la nueva vuelta de violencia con Gaza, que ya empezó. Tal como ocurrió con los operativos israelíes anteriores, la actual espiral ya ha comenzado. Desde hace varios días se producen ráfagas diarias de cohetes Qassam desde la Franja de Gaza hacia Israel. En el fin de semana, uno impactó en una fábrica de Sderot, que ardió en llamas. Hoy cayeron 13, solamente a la mañana, por suerte en terrenos abiertos. En Gaza gobierna el Hamás, probablemente autor también del secuestro de los tres adolescentes en Cisjordania. Hamás sigue con una agenda que es inversa a la del Fatah, partido laico nacionalista que controla la Autoridad Palestina en Cisjordania: mientras que este partido apoya la fórmula de “dos estados para dos pueblos”, también aceptada por Israel, y la confrontación no violenta y diplomática, Hamás se empecina en un solo estado, que sea de corte islámico radical en toda la llamada Palestina, destrucción de Israel mediante. También apoya el mantenimiento de la “lucha armada” y se opone a todo diálogo con Israel. Como lo dijo Yossi Beilin, ex líder de Meretz: “Por supuesto que habría que hablar con Hamás, pues no podemos elegir a nuestros enemigos; el problema es que Hamás no quiere hablar con nosotros”. Desde Cisjordania, que intenta -hasta nuevo aviso- mantener una calma que da paso al desarrollo, miran azorados cómo sus hermanos palestinos de Gaza patean su propio avispero una y otra vez. Hasta que Hamás no dé su vuelta de página, que implicará abandonar dogmas religiosos ligados a Dar el Islam y la vuelta al Califato, cualquier gobierno de unidad nacional con Fatah será sólo para John Kerry, la ONU y la CNN. En tanto, debe quedar claro que todo cohete que cae en territorio soberano ajeno es “casus belli”, causal de guerra. Y que por lo tanto, si se produce (lo que ocurrirá en caso de que los lanzamientos trepen a decenas o cientos por día, o si hay muertes israelíes, indigeribles para la opinión pública), Hamás ya ha encargado el próximo operativo israelí. En todas las de la ley internacional.

2) Sí al estado kurdo. El premier Netanyahu se pronunció ayer a favor de un estado kurdo en el norte de Irak, donde los kurdos tienen ya autonomía. Ese estado debería abarcar también el resto de la zona del Kurdistán, que incluye territorios de Turquía y de Siria. Los tres estados -así como el resto de los países árabes- son creación occidental post Primera Guerra Mundial, sin tener en cuenta grupos étnicos ni religiosos, sino solamente qué tipo de arreglo garantizaría a las potencias europeas el conveniente flujo petrolero hacia el Mediterráneo. En algunos lugares, las fronteras fueron trazadas literalmente con reglas. Probablemente, y a la luz de los sangrientos aconteceres en Medio Oriente, haya llegado el momento de rever el dibujo. Si aceptamos el principio de autodeterminación de los pueblos (de todos los pueblos), e Israel oficialmente ha declarado su apoyo a la fórmula de un estado palestino, el pueblo kurdo está parado en fila incluso desde antes que nuestros vecinos de Cisjordania y Gaza. Sólo cabe esperar que el sinceramiento del mapa implique también un reconocimiento árabe -y de aquellos que todavía no se despertaron en el resto del mundo- a la autodeterminación, de hecho ya concretada, de otra minoría étnica en el Medio Oriente: los judíos del Estado de Israel. Dicho sea de paso, los kurdos ya agradecieron el apoyo israelí.

3) No al cierre de comercios en Shabat en Tel Aviv, decretado por el ministro del Interior Gideon Saar. Israel es un estado judío y democrático que basa su delicado equilibrio entre los deseos y sentires de su población laica y de su población religiosa en base a delicados arreglos de modus vivendi. El primero de ellos fue el acuerdo de “Status quo en materia de religión y estado”, entre Ben Gurión y el partido religioso ortodoxo no sionista Agudat Israel. Éste concedía a los religiosos el no transporte público en Shabat, la kashrut en las instituciones estatales, el manejo de los asuntos de familia (casamientos, entierros) y la prórroga al servicio militar (que luego se fue convirtiendo en exención) entre otras cosas. A cambio, los religiosos prometían no batallar contra el estado sionista al que, ideológicamente, consideraban herético. Las líneas del “status quo” se fueron corriendo con los años: los religiosos fueron cerrando más y más calles en Shabat al tránsito automotor, consiguieron leyes de no importación de productos no kasher; los laicos fueron abriendo más y más comercios, restaurantes y discotecas en Shabat. Pero el equilibrio se sigue manteniendo, e incluso ha cobrado ribetes geográficos: en Jerusalem (y en Modiin, donde vivo) todo se cierra en Shabat; en Tel Aviv, ciudad de colores plurales, muchos establecimientos abren. En el resto de Israel, todos los matices coexisten. Así, en Israel se vive y se deja vivir, aquí y allá con medidas que enfurecen a uno u otro sector, y sembrando el terreno para oportunismos políticos varios. Por ejemplo, el embanderado de la nueva embestida contra la apertura de comercios en Shabat es el ministro del Interior Gideon Saar, un laico, del partido Likud, autor del decreto de cierre. La municipalidad de Tel Aviv anunció que apelaría a la Corte Suprema la orden de Saar, y agregó que la ordenanza “retrotrae a Tel Aviv decenas de años hacia el pasado”. Yo puedo entender al ex ministro del Interior Eli Ishai, del partido religioso sefardí Shas, que solía hacer campañas parecidas. ¿Pero cuál es la agenda personal de Gideon Saar?