“Margen Protector”, Día Dieciséis

La comunidad internacional da luz verde contra el terorrismo. Helicóptero israelí sobre zonas de Gaza, vacías de civiles.

La comunidad internacional da luz verde contra el terorrismo. Helicóptero israelí sobre zonas de Gaza, vacías de civiles.

Los palestinos informan que las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) bombardearon anoche las zonas de Beit Lahía y Beit Janún, en el centro de la Franja de Gaza. También fueron bombardeados por la noche objetivos en la zona de Jan Yunes, al sur de la Franja.

Fuentes médicas palestinas informan que el saldo de muertos palestinos asciende a 640 y más de 4.000 heridos desde el comienzo del operativo hace ya 16 días. Las zonas de Shudjahíe, Beit Lahíe y Beit Janún están prácticamente deshabitadas. Los civiles se han evacuado a otras zonas con parientes y amigos o a las instalaciones de la UNWRA (la agencia de la ONU para los refugiados palestinos) que informa que ya se acercan a 150.000 los palestinos que accedieron a los llamados israelíes a evacuar sus hogares. La Fuerza Aérea, por ello, está bombardeando la red de túneles y reservorios de cohetes con bombas de hasta una tonelada sin daños tan enormes a la población civil. En combates ayer, el ejército informa que han sido liquidados alrededor de 30 terroristas armados, y 28 más fueron apresados.

En los hospitales israelíes se encuentran internados 133 soldados y oficiales del ejército. Uno se encuentra en estado sumamente grave, el de otros cinco es grave. El resto padecen de heridas de consideración a leves. Anoche murieron en combates con Hamás otros dos soldados israelíes, ambos con rango de oficiales. La cuenta de bajas israelíes asciende así a 29.

En tanto, durante la jornada de ayer fueron disparados unos 100 cohetes desde la Franja de Gaza hacia el sur y centro del país. No se registraron víctimas. Hoy continuaron los disparos y hasta las 10.00 hora israelí se habían disparado sólo 10 cohetes, pero lo cierto es que en total, las FDI no logran verdaderamente aún reducir de modo decisivo los disparos, y el Comando de Retaguardia del ejército llama a los habitantes de Israel a no “dejarse estar” y seguir respetando las indicaciones de seguridad a la hora de las alarmas.

La Autoridad Palestina propone cinco días de deliberaciones en El Cairo, en los que se negocie con Hamás acerca de sus demandas, en el marco de los esfuerzos por alcanzar un alto el fuego. Ayer respaldó el presidente de la AP, Mahmud Abbas, al Hamás en cuanto a sus exigencias de alivios económicos y liberación de los presos palestinos que habían sido liberados en el acuerdo por Guilad Shalit y fueron vueltos a arrestar.

Abbas (Abu Mazen) también llama a reunir una conferencia de los países donantes, para reconstruir la Franja de Gaza luego del operativo israelí. También apoyó la postura egipcia de que el alto el fuego sea impuesto antes aún de comenzar a debatir las exigencias de Hamás.

El jefe del brazo político de Hamás, Khaled Mashal, convocó para esta noche una conferencia de prensa en Qatar. El canciller iraní Jahual Zarif, dialogó telefónicamente anoche con Mashal y lo felicitó por “la resistencia palestina contra la ocupación”. Zarif enfatizó que “Irán está junto al pueblo palestino y apoya su firme posición”.

Analistas en Israel explicaron que durante este operativo se ha producido un acercamiento entre Mashal y Teherán. Irán había cerrado sus puertas a Hamás en los últimos años, luego de que Hamás apoyara a los jihadistas sunitas rebelados en Siria contra el régimen de Assad en 2010. En ese momento, ambos países, Irán y Siria, catalogaron a Hamás como “traidores”, y Mashal y su séquito debieron abandonar Damasco. Sólo este enfrentamiento con Israel, el enemigo en común, logra reacercar las posiciones entre el Hamás sunita e Irán chiíta.

En el plano diplomático, la Conferencia de Cancilleres de Europa aprobó una resolución ayer por la que expresan su apoyo al derecho de Israel a defenderse y a luchar contra el terrorismo, aunque llamó a Jerusalén a ser “medido” en el daño a civiles. El gobierno israelí expresó su beneplácito por las expresiones de Europa.

El embajador israelí en la ONU, Ron Prosor, dijo al respecto que “la comunidad internacional ha comenzado a comprender el peligro que encierra el terrorismo islámico, y el apoyo que sus líderes le brindan a Israel le permite a su ejército desarrollar el operativo a fondo”. Prosor agregó que “quien no apoye la lucha de Israel contra el terrorismo, podría descubrirlo mañana en la puerta de su casa”.

Prosor dijo también que “la intrincada red de túneles construida por Hamás ha demostrado al mundo entero que Hamás ha utilizado los fondos donados por el mundo entero con fines terroristas, y que Israel tuvo razón al implantar el bloqueo para material de construcción a la Franja de Gaza”.

“Israel exigirá a la agencia de refugiados de la ONU, UNWRA, que esa organización se asegure de que Hamás no vuelva a utilizar sus instalaciones para el almacenamiento de cohetes y otros medios de combate”, anunció Prosor.

Una primera compañía aérea norteamericana, US Airways, reanuda sus vuelos a Israel. Por un cohete caído en una vivienda en Yehud, cerca del Aeropuerto Internacional Ben Gurión, varias compañías aéreas norteamericanas y de otros países suspendieron sus aterrizajes en Tel Aviv. El Al funciona normalmente, e incluso agregó vuelos y destinos.

Operativo “Margen Protector”, Día Trece: Sube la Apuesta

"El precio de las aventuras políticas y bélicas de Hamás". Familias palestinas huyen de Sudjahía en Gaza.

“El precio de las aventuras políticas y bélicas de Hamás”. Familias palestinas huyen de Sudjahía en Gaza.

Un nuevo alto el fuego humanitario de dos horas, para evacuar muertos y heridos, en especial de palestinos, colapsó luego de ser violado por Hamás, que continuó disparando a los soldados dentro de la Franja de Gaza. FDI (ejército de Israel) respondió a los disparos. El alto el fuego había sido solicitado por Hamás, y se debía extender entre las 13.30 y las 15.30 de hoy, hora israelí.

El Ministerio de Salud gazeño informó que 60 palestinos resultaron muertos como resultado de los combates, entre ellos 17 menores, 14 mujeres y 4 adultos. 210 más resultaron heridos por el bombardeo sobre el barrio de Sadjahíe, un bastión fuerte del Hamás en Gaza. El número de muertos palestinos desde el inicio del operativo trepa a 410, y cerca de 3.000 heridos, según las mismas fuentes.

Cinco soldados, entre ellos dos oficiales de la reserva y el comandante de Guivati, resultaron muertos desde la entrada en Gaza por tierra, y 52 soldados resultaron heridos como de los combates. 11 de ellos se encuentran en estado grave.

Hamás sostiene que por la madrugada lanzó un obus de mortero RPG contra un tanque Mercavá en la zona de Shudjahía, y que también había activado contra él una carga explosiva. Antes habían asegurado que habían hecho lo mismo contra un carro blindado israelí, haciendo “impacto directo”. También sostuvo que activó una bomba o lanzó un cohete contra una casa palestina en la que se apostaban soldados israelíes.

La organización Jihad Islámica, por su parte, sostuvo que había activado una carga explosiva contra una fuerza de infantería israelí en la zona de Tufaj, en el sudeste de la Franja de Gaza.

El portavoz del ejército, Moti Almoz, dijo que las FDI “dieron un duro golpe al sistema de túneles de Hamás”. Según él, FDI controla 14 túneles que podían haber sido utilizados por Hamás para perpetrar duros atentados terroristas. También dijo, respecto del reclutamiento de más soldados de la reserva, que “existen ya varias unidades en entrenamiento previo, con vistas a su ingreso en la Franja, si es necesario”.

Durante toda la última jornada continuaron las alarmas en diversas localidades de Israel por lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza, sin que se produzcan víctimas.

Fuentes en Egipto desmintieron que Khaled Mashal, líder del brazo político de Hamás, haya sido invitado a El Cairo para participar en las conversaciones por el alto el fuego entre Hamás e Israel. Según un alto funcionario egipcio, “se trata de una más en la serie de mentiras de los líderes de Hamás”. Agregó que “mientras la dirigencia de Hamás continúa viviendo una vida de lujo en el exterior, en Qatar y en otros lugares, incluido alojamiento en hoteles de cinco estrellas, abandona a civiles palestinos inocentes, y decenas de ellos mueren cada día. Ellos son los que pagan con sus vidas el precio de las aventuras políticas y militares de Hamás”. Las declaraciones fueron publicadas en el diario árabe Aliawum Asaba.

El portavoz de Hamás, Fauzi Barhum, criticó al presidente A-Sisi de Egipto, y dijo que “incluso en tiempos del presidente Hosni Mubarak estábamos mejor”. Agregó que “Egipto no cumple con la función que le cabe, pues en lugar de mediar, debe ser socio de los palestinos en su guerra contra Israel. Caso contrario, toda la región estará en peligro”.

Mientras tanto, continúan los esfuerzos diplomáticos por alcanzar un cese del fuego. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, se reunirá mañana con el presidente egipcio A-Sisi para tratar con él las gestiones para alcanzarlo. Antes se reunirá en Qatar con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Operativo “Margen Protector”, Noveno Día: la tregua que no fue

Cada día (la fecha debajo) la cantidad de cohetes lanzados por las organizaciones palestinas desde Gaza a Israel. En la parte amarilla de cada barra, la cantidad de ellos que fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

Cada día (la fecha debajo) la cantidad de cohetes lanzados por las organizaciones palestinas desde Gaza a Israel. En la parte amarilla de cada barra, la cantidad de ellos que fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

La tregua que había comenzado ayer a las 9.00 AM fue acatada por Israel pero no por Hamás, que prefirió continuar la conflagración. Se dio una situación insólita (sólo a ojos del mundo, pues se trata del estado común de cosas en estas comarcas desde hace ya 13 años), en la que Hamás, que dice “defenderse de la agresión israelí”, bombardeaba masivamente a un Israel se abstenía de responder. Los cohetes palestinos se intensificaron, con decenas de ellos cayendo sobre lugares clave como Tel Aviv y Iokneam en el norte. Luego de advertir que cualquier continuación de la agresión arrastraría una dura reacción israelí, Netanyahu anunció por la tarde que abandonaba lo que de hecho era una tregua unilateral y reanudó también sus bombardeos. El premier Biniamín Netanyahu dijo: “Hamás ha elegido continuar con la contienda, y pagará por ello un duro precio”. El ministro de defensa Moshé Yaalón dijo que el ejército intensificará sus bombardeos, y el jefe del ejército, Benny Ganz dijo que “estamos listos para ampliar el operativo”, insinuando la posibilidad de una incursión terrestre, que vuelve a estar en el orden del día.

Intentando comprender

Recordemos las exigencias de Hamás, que se niega a un acuerdo consistente en “no agresión a cambio de no agresión”: 1) Que Israel vuelva a liberar a los presos re-apresados por violar la libertad condicional, que habían sido liberados a cambio de Guilad Shalit; 2) Apertura de los pasos fronterizos con Egipto, por donde podrían pasar insumos bélicos y las valijas de dinero para pagar salarios a 40.000 empleados del régimen de Hamás en Gaza; 3) Fin del bloqueo israelí (que hoy por hoy es sólo para armamento y medios de combate, y personas).

La actitud de Hamás, que llega a este round con Israel en estado de debilidad política y financiera, no es fácil de comprender. Ante la tregua dictada sin su consentimiento esa organización islamista se vio en un dilema, y ninguna decisión le sería favorable. Si la acataba, hubiera quedado sin un solo logro de los nombrados y a merced de la oposición jihadista en Gaza. Si no la acataba, quedaba (queda) a merced de Israel, con una capacidad de fuego que el ejército considera menguante, y falto totalmente de legitimidad internacional, ni siquiera en el mundo árabe. Pero de ambas, la de sí acatar al final la tregua, incluso después de algunas ráfagas de cohetes, digamos hasta el mediodía, parecía la más probable, porque después hubiera tenido que enfrentarse sólo con la Jihad Islámica y otros grupos, pero hubiera podido “dibujar” un triunfo: que aguantó hasta el final, haber llegado hasta Tel Aviv, haber llegado hasta el norte de Israel, perturbar la vida de los israelíes, hacer acobardarse a Israel, que finalmente no se atrevió a incursionar por tierra, etc.

Por eso, la decisión de seguir atacando a pesar de no haber bombardeos israelíes, sorprendió a muchos, porque la opción elegida era más autodestructiva que la otra. Pero esta vez se pudo ver mucho mejor: el Hamás tiene el martirologio, la autodestrucción -propia y de sus habitantes-, como su razón de ser: eso los hace fuertes. El Hamás, Hamás es.

Primera víctima fatal y grieta en el gobierno

Ayer por la noche se produjo la primera víctima fatal israelí en este operativo. En un ataque con cohetes en la zona del paso fronterizo Erez, en el norte de la Franja de Gaza, murió un civil israelí de 37 años. Se llamaba Dror Janín, del poblado Beit Arieh, padre de tres chicos, y se había acercado al puesto fronterizo a repartir comida a los soldados apostados allí. Murió producto de esquirlas de cohete. Otra persona que estaba con él resultó levemente herida.

Hasta la medianoche habían sido lanzados ya más de 155 cohetes, y 24 de ellos fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

Desde esta mañana, miércoles 16.7.14, los palestinos intensificaron sus lanzamientos de cohetes. A la ciudad de Ashkelón, por ejemplo, fueron lanzados ocho cohetes, Cúpula de Hierro interceptó por lo menos seis de ellos. No hubo víctimas.

En tanto, la Fuerza Aérea israelí continuó durante toda la noche bombardeando blancos terroristas en la Franja de Gaza. Durante la noche completó 25 de estas incursiones. Según fuentes palestinas, 10 personas resultaron muertas como resultado de estos bombardeos, y el número de muertos en este noveno día ya suman 202.

Desde Gaza se informó que fueron bombardeadas las casas de altos dirigentes del brazo político de Hamás, entre ellas la de Mahmud A-Zahar, ministro del Interior del gobierno de Hamás en Gaza. Se trata de un salto cualitativo, pues es la primera vez que Israel incluye dirigentes del brazo político, pues hasta ahora sólo se atacaba a comandantes del brazo armado de esa organización.

Por la noche, el ejército anunció telefónicamente a 100.000 habitantes de Gaza que debían evacuar sus hogares en varias aldeas en el norte de la Franja de Gaza, con vistas a ser bombardeadas. Las aldeas son Beit Lahia, Zujahia y Zeitún.

Una alta fuente militar estimó hoy que Hamás intentará obtener un logro político antes de acatar una tregua, debido al aislamiento en el que está inmerso, incluso dentro del mundo árabe.

En efecto, Musa Abu Marzuk, alto dirigente político de Hamás, que se encuentra en Egipto, dijo que su organización no aceptaría ninguna tregua que significara retrotraer la situación a los entendimientos de “Pilar Defensivo” en 2012. Según él, “Hamás aspira a cambiar la ecuación por otra que asegure a los habitantes de Gaza una vida mejor”. Enfatizó que Hamás todavía no dio respuesta final a la propuesta egipcia. Abu Marzuk agregó que podría reunirse con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, que visitará hoy Egipto. Desde allí, Abbas continuará a Turquía, donde intentará realizar gestiones hacia un cese del fuego.

En otras noticias, el primer ministro Netanyahu despidió anoche al vice-ministro de Defensa, Dany Danón (Likud), debido a que lo atacó personalmente a él y a la conducción del Estado en plena campaña militar contra las organizaciones terroristas.

Una comisión del senado norteamericano aprobó ayer la duplicación del presupuesto que ese país otorga para el sistema defensivo antibalístico Cúpula de Hierro. Serán destinados 351 millones de dólares al proyecto, que “sencillamente funciona”, según dijeron en el Senado.

Operativo “Margen Protector”, Octavo Día: la Tregua

 

Alrededor de 180 habitantes palestinos muertos, a los que Hamás enviaba a "subirse a los techos para evitar la destrucción de sus hogares", y la destrucción de cientos de estructuras, sin una sola concesión política. Los logros de Hamás en Gaza.

Alrededor de 180 habitantes palestinos muertos, a los que Hamás enviaba a “subirse a los techos para evitar la destrucción de sus hogares”, y la destrucción de cientos de estructuras, sin una sola concesión política. Los “logros” de Hamás en Gaza.

El gabinete israelí aprobó esta mañana la propuesta de cese del fuego enviada por Egipto a las partes. El brazo armado de Hamás anunció que rechazaba la propuesta de cese del fuego tal como fue publicada en los medios, y enfatizaron que la misma no había sido enviada a las organizaciones palestinas.

Lo que ocurrirá durante el día de hoy es el examen de esta tregua. En general los palestinos continúan lanzando cohetes por unas horas, para obtener una “imagen de victoria” al ser los últimos en disparar, y luego acatan también el cese del fuego. Sólo que esta vez es más dudoso cuánto controla la cúpula de Hamás a su brazo armado y, en general, cuál va a ser el status político de esa organización en Gaza luego de la tregua: están quienes lo criticarán por derecha por acatar una “capitulación”, y quienes por izquierda, por haber provocado tanta destrucción sin obtener nada: Israel destruyó y mató, ningún israelí murió, presos palestinos no fueron liberados, los pasos fronterizos no fueron abiertos. Es decir, ningún logro que Hamás se había propuesto, iniciando esta escalada de violencia.

En cuanto al logro principal que estaba en su agenda, a saber, volver por sus fueros como gobierno consolidado e indiscutido en Gaza, luego de un proceso de debilitamiento, eso también podría verse ahora en tela de juicio.

Para lograr su refortalecimiento político, tenían dos opciones: gobierno de unidad nacional con el Fatah, o atacar a Israel. Primero habían intentado ser protagonistas del gobierno yendo a un gobierno de unidad nacional, pero ello no les trajo rédito alguno. Entonces tornaron hacia la segunda opción: iniciaron la escalada con Israel, utilizando la excusa del secuestro y muerte del chico palestino y el nuevo arresto de sus activistas liberados en el acuerdo por Gilad Shalit que habían violado la libertad condicional. Ahora se verá cómo se “dibuja” este resultado en la interna palestina.

La interna israelí

Del lado israelí, ministros de la coalición, con posturas a la derecha del premier Biniamín Netanyahu, expresaron su oposición a toda tregua que no incluyera la destrucción de toda la capacidad balística de Hamás y su derribamiento del poder en Gaza. Muchos como Israel Katz, Naftali Benet, Miri Reguev, Uri Ariel, también expresaron que se oponían a que no hubiera una incursión por tierra para culminar la tarea de “liquidar a la cúpula de Hamás y acabar con la amenaza del terrorismo”, según palabras del ministro de Vivienda Uri Ariel.

Quienes apoyan la tregua indicaron que “el hecho de que el brazo armado de Hamás no acepte la tregua indica que se trata para ellos de un acuerdo de capitulación. Su capacidad balística fue liquidada y su infraestructura como organización destruida. Ahora saldrán de sus túneles y verán la destrucción que trajeron a su pueblo”. Dirigentes de los partidos de izquierda, como Zehava Galón de Meretz, alabaron la decisión de gobierno.

En la última jornada, ayer, disminuyeron significativamente los lanzamientos de cohetes, y los reservistas apostados en Gaza con vistas a una eventual incursión terrestre habían comenzado de a poco a ser enviados a sus hogares. Ello da cuenta de un Hamás que termina el operativo en verdadero estado de colapso. Recordemos que el arsenal que estaba siendo lanzado contra Israel fue acumulado durante los períodos en que Hamás era apadrinado sucesivamente por Irán y el Egipto de los Hermanos Musulmanes, y que ahora, con un régimen egipcio absolutamente hostil al Hamás, que bloquea los túneles a Sinaí, etc., sus cohetes fueron un recurso no renovable.

Dicho esto, subrayemos que esto no es garantía de calma total ni a largo plazo. Muchos en la clase política y en la sociedad advirtieron que “estamos camino al próximo operativo”, criticando el hecho de que esta tregua sólo daría a Hamás la posibilidad de rearmarse.

Al respecto voceros del gobierno indicaron que ahora debían sucederse diálogos, que tendrán lugar probablemente en Egipto, para llevar a una situación de desarme de la Franja de Gaza y normalización de la vida allí para sus habitantes. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas (partido Al Fatah) se encontraba esta mañana camino a Egipto para mantener conversaciones allí acerca de las vías para consolidar la tregua.

En tanto, en las horas previas a la tregua fueron lanzados cohetes contra Eilat (aparentemente desde Sinaí) y contra Ashkelon. Cúpula de Hierro interceptó dos de ellos y otro cayó sobre terreno abierto. Hubo heridos leves y con ataques de pánico.

También del lado de Gaza, fuentes palestinas informaron que la Fuerza Aérea israelí había efectuado bombardeos en la Franja esta mañana, antes de la tregua. Según las fuentes murió un motociclista en la zona de Rafah, en el sur de la Franja. También fueron bombardeadas algunas viviendas de altos dirigentes de Hamás y la Jihad Islámica.

Mientras tanto, llega la hora de la empatía con la gente: con la israelí que ha sufrido la amenaza de los cohetes, es cierto, pero también con la palestina: la hora de recordar a sus muertos y de ayudar a reconstruir. Ellos, la gente, es la que como siempre, paga todo el precio.

 

“Margen Protector”: Sexto Día

 

"Espacio protegido" en Jerusalén, durante una alarma. Hamás no tiene problema en disparar contra la tercera ciudad sagrada del Islam.

“Espacio protegido” en Jerusalén, durante una alarma. Hamás no tiene problema en disparar contra la tercera ciudad sagrada del Islam.

El sexto día comenzó a las 6.00 AM con ráfagas de cohetes hacia el sur del país, hacia la Shfelá (un poco más hacia el centro) y en la zona de Tel Aviv y alrededores.

Decenas de cohetes fueron lanzados también durante todo el día de ayer, el quinto día, contra poblados de todo Israel. Los más significativos de ayer, y que dan un cambio cualitativo cayeron en Hebrón, donde impactaron en dos viviendas palestinas, y en Belén. Hamás aseguró que había apuntado a Jerusalén. También apuntaron a Dimona, donde según diversas fuentes Israel posee su central nuclear.

Es decir, en principio Hamás no tiene problema en impactar en la central nuclear, fantaseando con una explosión que barrería, también, a la propia Franja de Gaza. Tampoco tienen problema en disparar contra Jerusalén, la tercera ciudad más sagrada del islam, impactar en Hebrón, una ciudad densamente poblada por palestinos y será interesante verificar qué tendrán que decir a eso los países árabes, que decidieron para esta semana una reunión de emergencia en el marco de la Liga Árabe.

Allí aumentan las voces de hastío contra la actitud de Hamás, que cíclicamente atrae el fuego israelí. El propio Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, acusó a Hamás de “comerciar con la guerra”, aludiendo al precio que paga la población en Gaza por la locura bélico-religiosa de esa organización. Un portavoz de Hamás respondió iracundo que Abbas era un traidor y “un agente del sionismo”. Ya antes acusaron desde Gaza a la Autoridad Palestina de no mover un dedo para ayudar a sus hermanos en Gaza. Así, después del operativo, habrá que ver en qué estado sigue el supuesto gobierno de “unidad nacional” que habían formado ambos partidos, el Fatah de Mahmud Abbas, y Hamás.

Otros hechos significativos: cohetes que llegaron anoche hasta la Galilea Occidental, entre otras la ciudad norteña de Naharía, y la captura por parte del ejército egipcio en el Sinaí de 20 cohetes que intentaban ser contrabandeados hacia la Franja de Gaza, previo tiroteo con hombres armados de Hamás.

A medida que sigue aumentando la llama del fuego y sube la cuenta de muertos, tanto de palestinos armados como de civiles, aumentan también los esfuerzos diplomáticos por alcanzar un cese del fuego. Tanto Israel como Hamás anunciaron que no había posibilidad en este momento de alcanzarlo. No obstante, el enviado del Cuarteto para el Medio Oriente, Tony Blair, se encontró con el presidente egipcio, general A-Sisi, los norteamericanos hacen gestiones para involucrar a Turquía y a Qatar, y el Consejo de Seguridad llamó a un cese del fuego inmediato.

Siempre trayendo la voz de la esperanza, el Papa Francisco llamó ayer a una “tregua olímpica” para todos los conflictos armados en el mundo, obviamente dirigido especialmente para el caso de Israel y los palestinos. Las treguas olímpicas eran el cese de las guerras entre los pueblos de la antigua Grecia en el lapso que duraran los Juegos Olímpicos.

Desde el comienzo del operativo, según fuentes palestinas, han perdido la vida en Gaza 126 personas, han sido lanzados 570 cohetes y el ejército israelí ha bombardeado unos 1.200 blancos de Hamás y otras organizaciones en Gaza.

Operativo “Margen Protector”: Cuarto Día. Los logros de Hamás, que tienden a cero

Estación de servicio arde en Ashdod, esta mañana (viernes 11 de julio).

Estación de servicio arde en Ashdod, esta mañana (viernes 11 de julio).

Esta mañana Hamás obtuvo un primer logro: un cohete lanzado desde Gaza impactó en una estación de servicio de Ashdod, incendiándola e hiriendo a varias personas, una de ellas en estado grave.

Se trata de un incidente importante, porque hasta el momento Hamás no había alcanzado ningún objetivo: sus cohetes habían logrado producir algún daño material (a algunos automóviles, una casa en Beer Sheva y no mucho más); sus atentados cualitativos han sido frustrados uno por uno. En lo político, no han logrado despertar el apoyo significativo de Occidente, que en su gran mayoría que entiende que es Hamás el que ha atraído el fuego adrede y sobre las sufridas espaldas de su población civil; ni siquiera han logrado el apoyo del mundo árabe, el cual, denunció ayer el vocero de Hamás, ha dejando a Gaza a la deriva; la Autoridad Palestina de Cisjordania, con su presidente Mahmud Abbas a la cabeza, dijo el mismo portavoz, “no nos ha enviado ni armas, ni medicamentos ni alimentos”. Por primera vez, el Hamás no logra vender su acostumbrada mercadería de martirologio, y cada vez más gente en Occidente se da cuenta de que se trata de un sufrimiento forzado, evitable, autoprovocado, y por lo tanto criminal.

Ayer el Hamás recibió un nuevo golpe de aislamiento. El EIIL (Estado Islámico para Irak y el Levante), ese desprendimiento de Al Qaeda en Irak devenido en ejército, y que está conquistando Irak, anunció que no apoyaría a Hamás. “El precepto es matar ante todo a aquellos que tergiersan el Islam, y sólo después a los herejes de fuera”. En la página de Twitter de la organización se leyó ayer: “Allah no nos ordenó matar a los judíos y a Israel hasta que no matemos a los herejes”.

Así, Hamás, que perdió a Irán y a Siria como padrinos al apoyar a los rebeldes sunitas sirios, y luego a Egipto al caer los Hermanos Musulmanes, está verdaderamente solo en la partida. Ello no implica necesariamente un pronto izamiento de bandera blanca por parte de esa organización fundamentalista. Al contrario, podría indicar que seguirá huyendo hacia adelante tantos días como se lo permita su arsenal de cohetes, acumulados durante la anterior época de vacas gordas. Ante ello, Israel decide en estos días si lanza su ofensiva terrestre, por ahora intentando a toda costa evitarlo.

Esta mañana, también, se registró un disparo desde un nuevo frente: un cohete cayó desde el Líbano en la zona de Metula, en terreno abierto. El ejército disparó hacia la fuente del lanzamiento, pero aún no se informó qué organización lo había efectuado. Otras alarmas se escucharon en la zona de Jedera hasta Haifa.

 

Jerusalén, ayer: mensaje de tranquilidad a turistas (y sus padres)

Ayer el operativo israelí continuó, llegando a atacar unos 800 blancos operativos del Hamás. Los muertos del lado palestino alcanzaron los 88, según cifras suministradas por esa organización, que mantiene bien controlado el flujo de información. Entre los muertos se hallan varios jefes y operativos del andamiaje terrorista y de lanzamiento de cohetes de Hamás y Jihad Islámica. Entre ellos fue liquidado desde el aire Ayman Siam, jefe del sistema balístico de Hamás, que era también uno de los jefes del brazo armado de esa organización.

El atentado cualitativo de ayer fue un coche bomba, que nunca llegó a destino pues fue interceptado en un “check point”, una barrera de control del ejército, sobre la ruta 5. Por la noche se registraron impactos directos en Ashdod y Beer Sheva, sin que se registraran víctimas.

A eso de las 18.00, a punto de encontrarme con jóvenes argentinos del programa Taglit (BRIA) en Jerusalén, sonó la alarma en esa ciudad. Entramos todos a salones internos, protegidos, previamente asignados por oficiales de seguridad del hotel, todo muy bien organizado y en calma. La charla que les di luego sirvió sobre todo para calmar su ansiedad, y explicarles (y por estas vías a sus padres) que ellos (y todos los turistas en paseos organizados) están más seguros aun que los habitantes comunes: el equipo profesional de sus programas está en contacto permanente con cuartos de control, a su vez en contacto con el ejército, que los ponen al tanto permanentemente acerca de lugares a los cuales ir o no, medidas de seguridad adicionales, etc.

Pero era la primera vez que las alarmas sonaban en la capital, y también se las escuchó hasta en el Mar Muerto. Hamás había lanzado 4 cohetes. Dos fueron interceptados por el sistema Cúpula de Hierro, y otros dos cayeron en terrenos abiertos, y hubo esquirlas que impactaron en viviendas de palestinos. Hamás se adjudicó los disparos e indicaron: “Apuntamos a la Knesset”. Pero en algún lado del Medio Oriente, alguien está anotando en el protocolo que Hamás, organización islámica radical, disparó contra Al Quds (Jerusalén), el tercer lugar más sagrado para el Islam…

Fueron también disparados decenas de cohetes (70 solamente hasta las 14.00 de ayer), a todos los poblados del sur israelí, y también a lugares más alejados como Cesárea en el norte. 16 de ellos fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

 

“Margen Protector”: Tercer Día

Esquirla de cohete M75 interceptado sobre Tel Aviv. La policía pidió "no tocar" fragmentos de cohetes caídos.

Esquirla de cohete M75 interceptado sobre Tel Aviv. La policía pidió “no tocar” fragmentos de cohetes caídos.

Ayer se produjo una especie de roce entre la Fuerza Aérea y la Inteligencia Militar. Un alto oficial de la primera dijo que “destruiríamos más cohetes (de largo alcance) si supiéramos dónde están”. Es decir, no sabemos todo. Esto provocó enojo en la Inteligencia Militar.

Ocurre que en el operativo anterior, “Columna de Humo”, el ejército israelí lo había iniciado con un golpe certero, antes que nada, a los reservorios de esos cohetes. Hamás aprendió la lección, y desde entonces han construido una verdadera ciudad subterránea, y buena parte del arsenal balístico está bajo tierra. Así lo explicaba ayer el especialista en temas árabes, Ehud Yaari, del Canal 2. Por lo demás, los analistas han elogiado la plena coordinación entre las diversas fuerzas -de inteligencia y operativas- en la conducción y ejecución del operativo.

El mismo Yaari explicó también que la cuenta de muertos del lado palestino es la que informa Hamás, que esta vez ha decretado la censura previa: nadie puede informar nada sin su autorización. Incluso, en la faz propagandística, no liberan tan rápido fotografías del “desastre” como se apresuraron en las vueltas anteriores, y las fotos que han circulado por la red con bebés muertos pertenecen a “Plomo Fundido” en 2009, es decir, una manipulación propagandística y nada más. O sea, Hamás se ha “profesionalizado” en la conducción informativa de su combate. La parte palestina denuncia la muerte de 76 personas, y una parte de ellos -no se sabe cuántos, tal vez un tercio- son civiles.

En resumen: el tercer día amaneció con alarmas en varias zonas de Gush Dan (Tel Aviv y alrededores). El sistema Cúpula de Hierro interceptó un cohete solamente (significa que los demás cayeron en zonas no pobladas o en el mar). Hamás se adjudicó los disparos e indicó que había utilizado cohetes M75, de fabricación propia. Dos israelíes resultaron heridos, un hombre y una mujer embarazada, pero no por el cohete en sí, sino porque la alarma provocó un accidente de tránsito en la ruta Ayalón. Toda la noche y esta mañana siguieron los lanzamientos hacia los poblados en torno a Gaza.

Esta mañana el ejército abatió a tres terroristas de la Jihad Islámica bombardeando su coche desde el aire, y también bombardeó una base de Seguridad Nacional de Hamás, donde otra persona perdió la vida.

Desde el inicio del operativo los palestinos han lanzado 300 cohetes, 65 de los cuales fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

Sólo en la jornada de ayer, el ejército israelí atacó 320 blancos terroristas en la Franja de Gaza, entre ellos 58 túneles y 229 lanzamisiles bajo tierra, junto a 46 viviendas de miembros de Hamás utilizadas como centros de operaciones de la organización.

En total, fueron atacados unos 750 blancos en dos días, un ritmo acelerado respecto del operativo anterior, en cuyos 8 días se habían impactado 1.400 blancos en total.

Como incidente distintivo, ayer otros dos terroristas buzos intentaron llegar al kibutz Zikim por mar. Ellos también fueron abatidos en la playa. Hamás, así, sigue intentando lograr un golpe de calidad en términos de un atentado terrorista en el que puedan exhibir su poder ante al opinión pública palestina.

Con respecto a la fase terrestre, del ejército informaron que la decisión sería tomada en unos dos días más, dependiendo de la continuación de disparos por parte de Hamás y de si se ha completado en buena medida la fase aérea. Ocho mil reservistas ya fueron convocados a filas; el gobierno dio autorización para un total de 40 mil.

Mientras tanto existen esfuerzos diplomáticos internacionales para poner fin al operativo. El premier israelí Biniamín Netanyahu dialogó por la noche con el secretario general de la ONU, con John Kerry, secretario de Estado norteamericano, con la canciller alemana Merkel, con el presidente de Francia, con el premier británico y con el canadiense. Hoy habría una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

La casa en llamas

Palestinian throws a stone during clashes with Israeli police after prayers on the first Friday of Ramadan in East Jerusalem

El Shin Bet (servicio secreto interno de Israel) tiene en prioridad la investigación del adolescente Muhamad Abu Khdir igual que la de los tres adolescentes israelíes secuestrados y asesinados. Así se lo hicieron saber altos oficiales de defensa a sus pares palestinos, en un encuentro que mantuvieron este fin de semana.

Según el análisis del periodista Alex Fischman en Yediot Ajaronot de hoy, en el Shin Bet no hay prácticamente dudas: el motivo del asesinato de Muhamad habría sido nacionalista, y eso implica que hay una célula de extremistas israelíes que podrían llegar a su próxima víctima si no se los detiene a tiempo.

En ese encuentro los israelíes entregaron a sus colegas palestinos las evidencias reunidas hasta el momento y acordaron cooperación en la investigación. Incluso, revela Fishman, se hallaron allí, en secreto, funcionarios jordanos, preocupados por la estabilidad de la Autoridad Palestina.

También en esas horas, le llegó a Israel un mensaje del Hamás, a través de Egipto, que volvió a su papel de mediador, de que esa organización no está interesada en la escalada de violencia y actúa para frenar los lanzamientos de cohetes desde Gaza.

El resumen del panorama al día de hoy es: las llamas amainaron un tanto, aunque estamos lejos todavía de un cese el fuego. Fuera de los extremistas de ambos lados, todos los involucrados están interesados en regresar al punto en que estaban hace cuatro semanas, y nadie quiere caer en el caos de una tercera Intifada o de una guerra en Gaza que arrastre a su interior a la retaguardia israelí.

En efecto, cada uno de los tres líderes -Netanyahu, Khaled Mashal (Hamás), Abu Mazen (ANP)- teme que una conflagración rompa los esquemas alcanzados con trabajo: Hamás podría perder su gobierno en Gaza, la Autoridad Palestina su control de Ramallah, y la coalición israelí podría desmembrarse si se complica militarmente.

A pesar de que el fuego se pudo haber debilitado un poco, avanzó hacia dentro de la Línea Verde, a ciudades israelíes. Ciudadanos árabes israelíes, escandalizados porque los judíos claman “Muerte a los árabes”, salieron ellos mismos a atacar a vehículos judíos y a sus conductores en las rutas del norte israelí.

Hamás indicó a Israel que está interesado en el cese del fuego y en regresar a los entendimientos alcanzados luego de “Columna de Humo” en 2012, pero le cuesta imponer la calma. Por eso, Israel decidió dar una prórroga más larga de lo común antes de largar un operativo en gran escala que nadie quiere. Reacción ante los misiles (que entre tanto alcanzaron Beer Sheva), sí; operativo masivo, por ahora no.

Los egipcios en tanto median, pero se niegan a abrir el paso fronterizo de Rafah, temerosos de que Hamás pueda ayudar a los Hermanos Musulmanes egipcios, de los que el Hamás declara ser su “brazo palestino”. Pero la sola mediación egipcia es oxígeno para el Hamás, ahogado por sus propios fracasos: había pasado demasiado tiempo desde que los egipcios aceptaran siquiera reunirse con alguno de ellos.

Del lado israelí, continúa Fischman, la razón de la autocontensión era y sigue siendo el temor por el vacío que se crearía en Gaza luego del eventual operativo. Fuentes de seguridad en Israel dudan de la posibilidad de que Hamás, en su formato actual, permanezca en el gobierno luego de propinársele un golpe bélico fuerte, y temen que su lugar sea ocupado por la Jihad Mundial, con la que Israel no tiene contacto ni arreglo alguno. Ello sí obligaría a Israel a entrar masivamente a la Franja de Gaza, con todo lo que ello implica.

Por eso, la distancia entre la situación actual y una situación irreversible de enfrentamiento armado global es media hora: la que llevaría a la cúpula militar reunirse y decidir: introducir varias divisiones a Gaza por tierra, atacar masivamente por aire, o ambas a la vez. Los planes ya están trazados, y las fuerzas ya están listas para ejecutarlos en un cronograma más que breve. Sólo falta que el gobierno civil dé la orden.

 

Tres comentarios a las noticias del día

Imagen

Por Marcelo Kisilevski

1) No a la desinformación sobre la nueva vuelta de violencia con Gaza, que ya empezó. Tal como ocurrió con los operativos israelíes anteriores, la actual espiral ya ha comenzado. Desde hace varios días se producen ráfagas diarias de cohetes Qassam desde la Franja de Gaza hacia Israel. En el fin de semana, uno impactó en una fábrica de Sderot, que ardió en llamas. Hoy cayeron 13, solamente a la mañana, por suerte en terrenos abiertos. En Gaza gobierna el Hamás, probablemente autor también del secuestro de los tres adolescentes en Cisjordania. Hamás sigue con una agenda que es inversa a la del Fatah, partido laico nacionalista que controla la Autoridad Palestina en Cisjordania: mientras que este partido apoya la fórmula de “dos estados para dos pueblos”, también aceptada por Israel, y la confrontación no violenta y diplomática, Hamás se empecina en un solo estado, que sea de corte islámico radical en toda la llamada Palestina, destrucción de Israel mediante. También apoya el mantenimiento de la “lucha armada” y se opone a todo diálogo con Israel. Como lo dijo Yossi Beilin, ex líder de Meretz: “Por supuesto que habría que hablar con Hamás, pues no podemos elegir a nuestros enemigos; el problema es que Hamás no quiere hablar con nosotros”. Desde Cisjordania, que intenta -hasta nuevo aviso- mantener una calma que da paso al desarrollo, miran azorados cómo sus hermanos palestinos de Gaza patean su propio avispero una y otra vez. Hasta que Hamás no dé su vuelta de página, que implicará abandonar dogmas religiosos ligados a Dar el Islam y la vuelta al Califato, cualquier gobierno de unidad nacional con Fatah será sólo para John Kerry, la ONU y la CNN. En tanto, debe quedar claro que todo cohete que cae en territorio soberano ajeno es “casus belli”, causal de guerra. Y que por lo tanto, si se produce (lo que ocurrirá en caso de que los lanzamientos trepen a decenas o cientos por día, o si hay muertes israelíes, indigeribles para la opinión pública), Hamás ya ha encargado el próximo operativo israelí. En todas las de la ley internacional.

2) Sí al estado kurdo. El premier Netanyahu se pronunció ayer a favor de un estado kurdo en el norte de Irak, donde los kurdos tienen ya autonomía. Ese estado debería abarcar también el resto de la zona del Kurdistán, que incluye territorios de Turquía y de Siria. Los tres estados -así como el resto de los países árabes- son creación occidental post Primera Guerra Mundial, sin tener en cuenta grupos étnicos ni religiosos, sino solamente qué tipo de arreglo garantizaría a las potencias europeas el conveniente flujo petrolero hacia el Mediterráneo. En algunos lugares, las fronteras fueron trazadas literalmente con reglas. Probablemente, y a la luz de los sangrientos aconteceres en Medio Oriente, haya llegado el momento de rever el dibujo. Si aceptamos el principio de autodeterminación de los pueblos (de todos los pueblos), e Israel oficialmente ha declarado su apoyo a la fórmula de un estado palestino, el pueblo kurdo está parado en fila incluso desde antes que nuestros vecinos de Cisjordania y Gaza. Sólo cabe esperar que el sinceramiento del mapa implique también un reconocimiento árabe -y de aquellos que todavía no se despertaron en el resto del mundo- a la autodeterminación, de hecho ya concretada, de otra minoría étnica en el Medio Oriente: los judíos del Estado de Israel. Dicho sea de paso, los kurdos ya agradecieron el apoyo israelí.

3) No al cierre de comercios en Shabat en Tel Aviv, decretado por el ministro del Interior Gideon Saar. Israel es un estado judío y democrático que basa su delicado equilibrio entre los deseos y sentires de su población laica y de su población religiosa en base a delicados arreglos de modus vivendi. El primero de ellos fue el acuerdo de “Status quo en materia de religión y estado”, entre Ben Gurión y el partido religioso ortodoxo no sionista Agudat Israel. Éste concedía a los religiosos el no transporte público en Shabat, la kashrut en las instituciones estatales, el manejo de los asuntos de familia (casamientos, entierros) y la prórroga al servicio militar (que luego se fue convirtiendo en exención) entre otras cosas. A cambio, los religiosos prometían no batallar contra el estado sionista al que, ideológicamente, consideraban herético. Las líneas del “status quo” se fueron corriendo con los años: los religiosos fueron cerrando más y más calles en Shabat al tránsito automotor, consiguieron leyes de no importación de productos no kasher; los laicos fueron abriendo más y más comercios, restaurantes y discotecas en Shabat. Pero el equilibrio se sigue manteniendo, e incluso ha cobrado ribetes geográficos: en Jerusalem (y en Modiin, donde vivo) todo se cierra en Shabat; en Tel Aviv, ciudad de colores plurales, muchos establecimientos abren. En el resto de Israel, todos los matices coexisten. Así, en Israel se vive y se deja vivir, aquí y allá con medidas que enfurecen a uno u otro sector, y sembrando el terreno para oportunismos políticos varios. Por ejemplo, el embanderado de la nueva embestida contra la apertura de comercios en Shabat es el ministro del Interior Gideon Saar, un laico, del partido Likud, autor del decreto de cierre. La municipalidad de Tel Aviv anunció que apelaría a la Corte Suprema la orden de Saar, y agregó que la ordenanza “retrotrae a Tel Aviv decenas de años hacia el pasado”. Yo puedo entender al ex ministro del Interior Eli Ishai, del partido religioso sefardí Shas, que solía hacer campañas parecidas. ¿Pero cuál es la agenda personal de Gideon Saar?