¡Vamos a votar, mi amor!

gaidamac1

Salí por Jerusalem con un grupo de los madrijim investigadores del terrorismo. Jerusalem, una ciudad que se debate en el cambio de perfil. Mañana hay elecciones municipales en todo el país, y aquí en la capital los laicos se juegan el todo por el todo frente a los religiosos. Nir Barakat, identificado a grosso modo con el Likud, contra Meir Porush, de Agudat Israel, los ultraortodoxos ashkenazíes.

“No votar es votar por Porush”, llaman los laicos a sus apáticos correligionarios. Es que los religiosos son más disciplinados, y responden como un solo hombre al llamado de sus rabinos. Mañana se va a dar algo muy interesante: militantes de Meretz, de izquierda, colaborando en el día electoral con el derechista -pero laico- Barakat.

A mí me gustó esta imagen, este pedazo de realidad que vi al pasar, y le saqué la foto. En una parada de autobús, el poster de otro candidato, el empresario ruso Arkadi Gaidamac, al que le pintaron bigotitos de Hitler. Sentada esperando al autobús, una habitante árabe de la ciudad. ¡Es la democracia israelí en acción!

Anuncios

Qué habrá votado Lacey Schwartz

Lacey en la revista American Jewish Life. La foto es de Sam Norval.

Lacey en la revista American Jewish Life. La foto es de Sam Norval.

Con el triunfo de Barack Obama, el rompe-estereotipos del siglo, me acordé de Lacey Schwartz, una chica norteamericana, judía, y negra.

La conocí en junio, en el Encuentro ROI 2008 en Jerusalem, donde 120 jóvenes judíos innovadores de todo el mundo se reunieron al amparo de la Fundación Schusterman para hacer networking en pos de sus comunidades judías. Cada uno tenía un proyecto. El de ella era una película sobre su historia, sobre trasfondo del fenómeno de los judíos negros en Estados Unidos.

El padre y la madre de Lacey son blancos, pero su mamá tuvo un affair con un negro, y a los 18 años de edad de Lacey, decidió revelárselo, no sin que medien presiones de su parte. Porque su niñez fue algo complicada, todos los chicos le preguntaban qué era, si blanca o negra, y ella lo resolvía diciendo: judía. Pero en algún momento ya no alcanzó. En el College, el formulario de inscripción preguntaba la raza (tema aparte si los hay) y ella decidió mandarles su foto, que decidan ellos. Hoy es abogada y productora de cine. Por lo que vi, es muy buena.

Obviamente puedo adivinar qué votó Lacey en estas elecciones. Pero se me ocurrió reflexionar sobre el ser judío, el ser negro, y los procesos de cambio, que son tan lentos pero se dan. Acá en Israel hablaron de qué pasaría si un etíope llegara a postularse para Primer Ministro. Hay políticas de empowerment con la comunidad etíope, y hay un aumento, dicen, en el número de esos estudiantes en las universidades, pero todavía va a llevar tiempo.

La película que está produciendo Lacey se llama “Out of the box”. Necesita fondos. Pongan Lacey Schwartz en Google y entérense más. Acá va el trailer de la película.

 

Obama e Israel: consejos para un presidente novato

 

Queda demostrada una vez más la eficacia del Kotel. Obama coloca el papelito con su deseo en el Muro de los Lamentos.
Queda demostrada una vez más la eficacia del Kotel. Obama coloca el papelito con su deseo en el Muro de los Lamentos.

El analista de Haaretz, Aluf Ben, le da algunos consejos prácticos al flamante presidente norteamericano, Barack Obama.

Primero, dice Ben, olvídese de los slogans de su campaña electoral, según los cuales George Bush abandonó a los actores del Medio Oriente a su suerte, y todo lo que hizo fue pour la gallerie. Según esta concepción, si sólo se hubiera involucrado e impuesto a Israel salir de los territorios, estaríamos ya en un nuevo Medio Oriente. Pero Bush nos ignoró, y el resultado fue el ascenso de los extremistas, su alejamiento del sueño de dos estados, y la desestabilización de la legitimidad de la existencia de Israel como estado judío.

Todos estos argumentos eran buenos para la campaña, sigue Aluf Ben, enfocada en criticar al mandatario saliente. Ahora la realidad, que es más optimista de lo que parece. En los ocho años de gobierno de Bush continuó el lento proceso de retirada de Israel de los territorios, y la resignación de los árabes a la existencia de Israel. Ello ocurrió a pesar de dos guerras con miles de muertos, la Segunda Intifada y la Segunda Guerra del Líbano, y a pesar de que la Autoridad Palestina se desmembró y que Israel se hundió en una crisis de liderazgo.

¿Suena descolgado? Éstos son los hechos: Israel salió de Gaza y evacuó 25 asentamientos judíos. En la Franja fue creado un paisito conducido por Hamás, que demuestra que los palestinos pueden autogobernarse, aun en la situación de un duro bloqueo. La Liga Árabe confimó dos veces la iniciativa de paz, que propone a Israel normalización de relaciones e integración en la zona si sale de los teritorios y participa en la solución para el problema de los refugiados. Israel reanudó las negociaciones con Siria y con los palestinos desde el punto en que se habían interrumpido ocho años antes. Las propuestas de Barak y Clinton para la división del país, que habían sido como archivadas a su retiro, resucitaron.

La influencia de Bush en estos procesos fue secundaria, a excepción de su apoyo a la Desconexión y su aporte (no intencional) a la victoria del Hamás en las elecciones palestinas. En cambio, durante su mandato, Irán se acercó al umbral del poderío nuclear, Hezbollah se convirtió en una amenaza estratégica y Gaza aterrorizó la zona con su violencia, hasta que aceptó el cese del fuego. La conclusión es que el Medio Oriente no se ve muy bien que digamos, pero hay también oportunidades.

2. Sea “rompebolas”: el problema de Bush en el Medio Oriente no fue la falta de ideas. Se había convencido de que un estado palestino es del interés norteamericano. Su retórica fue más lejos que la de todos sus antecesores, en su compromiso por la solución divisoria. Pero no pudo respaldar sus ideas con actos, y la mayoría de sus iniciativas se evaporaron al poco tiempo, ante la firme insistencia de Israel y los palestinos de seguir combatiendo. Condoleezza Rice logró reunir la Convención de Annapolis, mantener de algún modo a la Autoridad Palestina como interlocutor para las negociaciones y obtener de Olmert una propuesta de retirarse de todos los territorios, sólo porque les “rompió las guindas” a israelíes y palestinos. Por eso, no deje que las partes lo agoten con sus excusas. Agótelos usted a su vez con educada firmeza.

3. Empiece por Siria: los árabes y los europeos lo bombardearán con ruegos de resolver el problema de Palestina, y le explicarán que ésta es la madre de todos los problemas en el Medio Oriente. Pero la posibilidad de un acuerdo es pequeña. Las buenas intenciones y el “ciento por ciento de esfuerzo” no alcanzarán para resolver el conflicto entre Israel y los palestinos. Las brechas son demasiado profundas, la parte palestina está desgarrada entre un Hamás hostil y un Fatah agonizante, e Israel teme de una Intifada de los colonos judíos. Usted requiere de un logró, y rápido. Por eso, deje usted ahora a los palestinos y vaya fuertemente por la vía siria.

El canal sirio es menos complejo que el rompecabezas palestino. Nadie discute que Assad puede firmar un trato y cumplirlo, aliviarle a usted la retirada de Irak y el diálogo con Irán, así como suavizar las amenazas de Hezbollah y de Hamás. Incluso el líder israelí tendrá mayor libertad de acción frente a los sirios que en las conversaciones con los palestinos por la división de Jerusalem y el regreso de los refugiados. Ningún gobierno israelí ha caído aún debido al Golán.

El problema en el canal sirio es que el status quo es cómodo para ambas partes: para Israel, que quiere quedarse en el Golán, y para Siria, que teme de un cambio interno. Sólo un líderazgo norteamericano activo, que encabece el proceso y lo apoyo por medio de arreglos de seguridad y ayuda económica, podría romper el congelamiento. Aun así, no es seguro que tenga éxtio, pero en este momento su mejor posibilidad de obtener el Premio Nobel está entre Jerusalem y Damasco.

4. Cuídese de sorpresas: “Todas las guerras”, dijo una vez Moshé Dayán, “comenzaron cuando luego requerimos de profundas investigaciones para explicar y entender por qué fueron iniciadas”. Este dicho es siempre cierto en el Medio Oriente, donde en cualquier momento puede estallar una guerra, y es cierto especialmente hoy, sobre telón de fondo de la bomba iraní, el cambio de gobierno previsto en Egipto y los pronunciados altibajos en el precio del petróleo.

Sus antecesores, culmina Ben, fueron examinados según cómo manejaron las crisis, y dos de ellos -Nixon y Bush padre- lograron potenciar las guerras del Día del Perdón y la del Golfo para impulsar la paz entre Israel y los árabes. Conviene que aprenda usted de esas experiencias, cuando sea el turno de la próxima crisis, y le caiga a usted encima.

 

 

 

 

Dos “4 de noviembre” inolvidables

PEOPLE CLINTON

Yo estuve en la Plaza Reyes de Israel la noche que lo mataron a Rabin. Después de un impresionante acto por la paz, nos fuimos con dos amigas a tomar un café en la Taielet, la costanera de Tel Aviv. Hablamos de la paz, del conflicto y del futuro. Al subir de regreso escuchamos a Aviv Guefen cantando, y el locutor que decía: “Estos eran los sonidos que se escuchaban antes de los disparos fatales”. Pensamos que lo habían matado a Aviv Guefen.

Hasta que seguimos escuchando y entendimos. Justo pasábamos de regreso por la Plaza, Plaza Rabin. Nos bajamos y nos sumamos, fuimos parte de la “Juventud de las velas”.

Hoy es otro 4 de noviembre inolvidable. Se cumplen 13 años, y hay elecciones en Estados Unidos. Dicen que Obama, si gana, va a cambiar la política norteamericana de aislamiento. Es el fin de la doctrina del “Eje del Mal” y el principio del “Hablaremos con Todos”. Piensa hablar con Irán, incluso abrirá una oficina de intereses en Teherán. Hablará incluso con Hamás, y dicen que su gente ya se encontró con el líder político, Khaled Mashal, en Damasco. Tal contacto es ilegal en Estados Unidos, que tiene puesto a Hamás en la lista de organizaciones terroristas.

¿Si esto es bueno para los judíos? No se sabe, pero Obama asegura que apoyará a Israel y que “se encargará del problema nuclear iraní”. Quizás la política de diálogo, implementada por un poderoso, sea la manera, incluso con los fundamentalistas, para los que el diálogo suele ser la excusa del débil. En Israel habrá muchos que no entiendan la doctrina Obama.

¿Y cómo se relacionan los dos “4 de noviembre”?

Hoy empiezo a mentorizar (tutorear, guiar, facilitar?) un grupo de jóvenes líderes judíos, que quieren investigar justo el tema del terrorismo. Hoy, fecha emblemática, donde han pasado cosas, donde muchas otras pueden cambiar.

Los  mantengo al tanto. Felices elecciones.

Diablog – Diálogo entre blogs

He dado un salto al vacío, y he inaugurado mi blog en hebreo, primer intento de comunicarme con un público netamente israelí o como mucho bilingüe. Mi idea es traer a los israelíes la mirada judía y no judía del exterior sobre Israel, cómo sienten los judíos de la diáspora y los no judíos, lo que pasa por acá. Quizás se cree un diálogo interesante. Si tienen lo que decirles o preguntarles a los israelíes, seré vuestro fiel mensajero.

Para los que leen hebreo, está en Café The Marker, un sitio Web2 israelí para businness, networking y placer, está en: http://marcelokisilevski.cafe.themarker.com/

He aquí, en traducción libre, mi primer post:

NO SOY SIMPÁTICO, O SÍ

Empecemos diciendo que no me harté. A diferencia de los estereotipos israelíes respecto de otras comunidades en Israel, los latinos en general y los argentinos en particular tenemos suerte, pues nos toman como simpáticos, siempre contentos, nos gusta la música, el humor y un buen bife como desayuno.

Les cuento: no es así. Conozco más de un argentino con el que no querrían cruzarse, le explico a mi entusiasta interlocutor israelí de turno, eso sí, con una sonrisa gigante y masticando un buen bocado de chorizo (eso sí, con la boca cerrada, porque además somos muy educaditos). Todo, con tal de no arruinar la imagen.

Nos va bien en Israel, pero no es así en todos lados. En el mundo hispanohablante y en el folclore de los chistes, somos los arrogantes: “¿Cómo se suicida un argentino? Salta de su ego hacia su IQ”. Y un chiste sionista, que ejemplifica cuán acomplejados están los latinos por culpa de los argentinos: Un ruso se queja en el centro de absorción: “En Rusia me decían judío de mierda, acá me dicen ruso de mierda”. Un inmigrante del Uruguay se le ríe: “Eso no es nada. Mi situación es mucho peor. En Uruguay me llamaban judío de mierda, y acá me llaman argentino”.

Haciéndola corta, si puedo mantener la constancia -con los argentinos nunca se sabe- intentaré traer la mirada argentina y extranjera en general sobre Israel. Como quien se dedica a la hasbará con grupos de América Latina y España, me emociono con la emoción de ellos, con el significado que tiene nuestro paisito para los judíos del exterior -y a veces también para los goim del exterior-, un significado del que la mayoría de los israelíes no tienen la menor idea. ¿Y por qué “Diablog”? Porque tengo otro blog, en español, en https://marcelokisilevski.wordpress.com, donde le hablo al público latino, en Israel y en el exterior, sobre el otro Israel, el menos celestial, el más cotidiano, humano, que tiene éxito y también fracasos. El diálogo entre ambos puede resultar interesante. O no.

Es todo por ahora, que lo disfruten.