Guilad Shalit y un dilema perverso*

Israel es una democracia de valores, y en torno a esos valores discute la gente. Como periodista no conozco una sociedad en la que el debate público sea más encendido, a veces virulento, pero siempre apasionado. Porque a la gente le importa. Y porque el espacio de lo público se toca, a veces se abraza, con el espacio de lo privado. Lo que el israelí ve por televisión, mañana le puede tocar a él.

El tema de Guilad Shalit no es la excepción. Aviva y Noam Shalit, un matrimonio común, como el suyo y como el mío, cría un hijo, lo manda al colegio, le enseña a querer a su país, y que a los 18 años tendrá que ir al ejército. Le cuentan que uno de los valores de ese ejército es el no dejar heridos en el campo de batalla. Cuando estés bajo bandera, estarás en las buenas manos de tus comandantes, le dicen con orgullo. Si caes herido te rescatarán. Si caes prisionero te rescatarán. Israel lo ha hecho innumerables veces, y cuando el rescate no prosperó, quedó inscripto como trauma nacional.

El valor de la defensa de la vida, de cada vida, el valor de la solidaridad y de la camaradería de armas en la defensa de lo que es de todos, es lo que guía al israelí a la hora de enrolarse en el ejército. Si ese valor se resquebraja, dicen los israelíes, la predisposición de enrolamiento decrecerá. Esto no es un dato menor: el sociólogo Max Weber enseñaba que el grado de predisposición al enrolamiento militar es lo que mantiene la cohesión de un país. Si ese valor se resquebraja, sobre todo en un país en estado de guerra, todo el país se tambalea.

Así se lo hicieron saber Aviva y Noam, padres del soldado Guilad Shalit, al gobierno israelí. Para este cuarto aniversario de su cautiverio a manos de la organización terrorista fundamentalista Hamas, organizaron una marcha de cientos de kilómetros y varios días, desde el norte del país hasta Jerusalén. A nuestro hijo lo entregamos para que lo cuiden. A nuestro hijo lo queremos de regreso. La cuestión del precio, dijeron estos padres nobles, dolidos, no es nuestra cuestión.

Según encuestas, un 69% de la sociedad israelí apoya el trato bajo las condiciones del Hamás. Esta organización pide la liberación de 1.000 palestinos presos en cárceles israelíes por graves delitos de terrorismo contra civiles indefensos. Pero los israelíes no se ponen de acuerdo, tampoco en esto. Un 22% se opone a este acuerdo de uno a cambio de mil. Son, entre otros, los sobrevivientes y familiares de víctimas de atentados terroristas. Porque el valor de la vida tiene otra expresión y es el de la defensa de las vidas de los ciudadanos por el ejército. Éste, dicen, fue creado para defender ante todo a los civiles, y sólo después a los propios soldados. Y Guilad, de 20 años de edad cuando lo capturaron, era joven, era tierno y amaba a su madre. Pero era un soldado, no un civil.

No deja de ser un argumento de peso. No deja de encarnar un dilema. Dilema, por definición, es un problema, ninguna de cuyas soluciones es deseable.

Pero se trata de un dilema perverso, en el que Hamás ha logrado enfrentar a víctima contra víctima. Pues los isralíes discuten al punto de olvidarse de quién es el victimario, y de a quién deben dirigirse los dardos de la crítica y la condena unánime, tanto en Israel como en el mundo. Guilad fue secuestrado por Hamas. Hamas debe rendir cuentas, Hamas debe garantizar condiciones humanitarias a su prisionero, de acuerdo con las normas del derecho internacional que todos defendemos, Hamas debe cesar su sistemática violación a los derechos humanos de propios y ajenos, tender a la paz, abandonar el terrorismo, y liberar a Guilad Shalit.

*Por Marcelo Kisilevski. Discurso pronunciado en el acto por la liberaciòn de Guilad Shalit a cuatro años de su secuestro, en la Sala Bicameral del Congreso de Paraguay el 21.7.10, organizado por la asociaciòn evangèlica Am Israel.

7 pensamientos en “Guilad Shalit y un dilema perverso*

  1. Propongo una tercera opción antes que dejar a Guilad pudrirse en Gaza o pagar el precio liberando asesinos de las cárceles:

    Una campaña militar para su rescate, vivo o muerto. De cualquier manera, ambos finales posibles a la contienda (su liberación o su muerte) será un alivio a la actual situación, para él y para el pueblo en general.

    Me gusta

  2. Oportunamente dí mi opinión debidamente argumentada. Repito la opinión que mantengo: Los mil terroristas solicitados deben ser ejecutados. Shalit morirá como un SOLDADO EN COMBATE. Otro más.

    Me gusta

  3. no puedo creer lo que estoy leyendo,
    si fuera hijo de UDS, ¿OPINARIAN IGUAL?, mientras hay vida queda la esperanza, por pequeña que sea, solo se puede pensar que llegara el dia de su regreso,lo que no se si se intima a JAMAS, QUE SI EN 24 HS, no lo libera, bombardean todo otra vez,
    pero sabemos que a JAMAS, eso no le importa, ellos no estan alli, lo que no me cierra es como la inteligencia israeli, no lo encuentra al grupo que esta en el gobierno de GAZA, y lo hace voler por el aire o lo transforma en polvo , que no quede nada de ellos, por si se reproducen.-,

    Me gusta

  4. Lidia, quiero responder a tus tres preguntas armadas en un solo comentario:

    1) Nadie discute que si Guilad fuera algún hijo nuestro nosotros no daríamos TODO lo que tenemos, todo lo que tiene Israel y todo lo que tiene el mundo entero para liberarlo. Pero justamente, como no somos padres ni familiares de Guilad, tenemos el lujo de poder pensar racionalmente, pensando en el bien de toda la nación y no solo el individuo. Por eso pensamos en las consecuencias que puede tener en la moral de la sociedad y la seguridad nacional, liberar a tremendos asesinos y jerarcas terroristas de las cárceles. En el caso de los que están al frente del gabinete israelí, pensar de esa forma no se trata de un lujo, sino de un deber. Netanyahu y sus ministros son responsables por la seguridad de más de siete millones de israelíes, no solamente Guilad y su familia.

    2) Israel probablemente sabe donde está exactamente Shalit. Pero esto no es Entebbe. Imagino que los terroristas del Hamás deben haber colocados varios explosivos alrededor del bunker donde se encuentra cautivo Guilad, por lo que, al más mínimo movimiento de tropas en las cercanías, están listos para hacerlos estallar sin permitirle a Israel recobrar con vida al secuestrado. Una operación militar que tenga como resultado la muerte de Guilad, amén de costarle la vida a cualquier otro soldado israelí, sería una catástrofe para cualquier gobierno en Israel. No obstante ello, yo personalmente digo que es preferible una muerte rápida antes que dejar a Guilad pudrirse en ese nido o liberar asesinos.

    3) Israel debe saber perfectamente donde está Hanyie, Zahar o cualquier otro líder del Hamás. Pero al gobierno y el alto mando israelí, no le debe interesar eliminarlos (sino lo hubieran hecho hace mucho tiempo), ni siquiera le interesa exterminar al Hamás (cuyo vacío de poder en Gaza podría ser reemplazado por Al-Qaeda o una anarquía dominada por clanes y mafias palestinas enfrentadas entre ellas). Lo que sí quería hacer Israel, algo que hizo a la perfección en Plomo Fundido, es destruir la capacidad MILITAR del Hamás, de manera que no represente una amenaza seria de seguridad para la nación y se reestablezca el poder de disuasión. Aunque no lo parezca, es una ventaja que el Hamás mantenga un control total sobre la Franja, dado que si alguna facción palestina lanza un solo cohete contra territorio israelí (de los pocos que les quedan), los aviones israelíes destruyen algún túnel (de los pocos que les quedan) o fábrica de armas, de manera que el Hamás sabrá que el precio de un solo cohete que caiga en el desierto es tremendamente alto en comparación con el daño ocasionado, por lo que controlarán que ninguna facción armada independiente se atreva a provocar al Estado judío. En mi opinión el tema de Gaza ya está solucionado, lo único que hay que reforzar y cuidar es el bloqueo de armamentos e impedir que se construyan nuevos túneles, de lo contrario, si el Hamás puede reconstruir su infraestructura militar silenciosamente como hizo Hezbollah después del 2006, Plomo Fundido no habrá servido absolutamente para nada. El siguiente frente ahora es Líbano y la TOTAL destrucción del Hezbollah que, a diferencia del Hamás, a Israel no le sirve de nada que siga existiendo.

    Ahora pido la opinión de Marcelo… ¿estoy en lo correcto con mis deducciones?

    Me gusta

  5. soy lidia, no se si estas en lo correcto, porque aqui no siempre 2mas2son4,lo que yo veo a vuelo de pajaro, que el conflicto sigue, diras que no mueren israelies por el momento,mas no creo que a nadie le agrade vivir eternamente en tension de guerra, pendiente de las noticias, que pasa en los frentes donde esta el ejercito, y para los soldados no debe ser una panasea vivir esta epoca que por cierto es bastante larga y sin ninguna luz de esperanza que algun dia brille la estrellita de la paz,
    todas tus ecuaciones seran acertadas, ¿y?, a mi no me sirven, por lo menos, yo quiero vivir en un pais donde no haya ningun SHALIT, Y que nuestra juventud, divino tesoro,no tenga que estar 3 años en el ejercito, tiempo suficiente para 1/2 carrera universitaria, sino entera, que podamos ir a los paises limitrofes, o a la inversa, y que el 40% del presupuesto utilizado para seguridad, sea para otros fines mas beneficiosos para el pais.- Sigo sosteniendo que los gobiernos despotas y terroristas,se desarrollan y se fortifican donde tienen el campo abonado, pueblos incultos, obnubilados por religiones que los
    castran espiritual y culturalmente, pauperrimos, amordazados, sometidos, y que para que estos sistemas desaparezcan, deben desaparecer estos factores,que son su campo de cultivo.-
    Ye enfoco el problema desde un vertice social, lo tuyo es estrategia militar, y politica, como reducido en el campo de la inercia, “que siga asi
    mientras no sea peor· En este interminable conflicto, perdemos todos, lo de a quien conviene y a quien no, yo digo A NADIE.-
    Q

    Me gusta

  6. jacobito, despues de leer las ultimas noticias, (en el Libano), donde murio un israeli,tus conclusiones drasticas incentivan mi desacuerdo,
    y me temo que tambien estaras de acuerdo con la expulsion de los 400 niños no judios pero israelies????

    Me gusta

  7. Una vez más se fabrican cortinas de humo para evitar apuntar al verdadero responsable.

    Guilad es un prisionero de guerra. Punto.

    Los miles de palestinos secuestrados fuera de las fronteras oficiales y que se pudren sin juicio en las cárceles israelíes, son también prisioneros de guerra.

    Lo que sirve para unos, debe servir para otros.

    El dedo no puede apuntar a Hammás, porque lo secuestró en un acto de guerra y lo mantiene prisionero sin las garantías que la Convención de Ginebra otorga a quienes se encuentran en su situación. Igual que los miles de palestinos que están encarcelados sin juicio después de haber sido secuestrados por Tzahal.

    Así de fácil. La culpa, por lo tanto, o sea, el dedo acusador, tiene nombre y apellido: Benjamin Netaniahu.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s