La casa en llamas

Palestinian throws a stone during clashes with Israeli police after prayers on the first Friday of Ramadan in East Jerusalem

El Shin Bet (servicio secreto interno de Israel) tiene en prioridad la investigación del adolescente Muhamad Abu Khdir igual que la de los tres adolescentes israelíes secuestrados y asesinados. Así se lo hicieron saber altos oficiales de defensa a sus pares palestinos, en un encuentro que mantuvieron este fin de semana.

Según el análisis del periodista Alex Fischman en Yediot Ajaronot de hoy, en el Shin Bet no hay prácticamente dudas: el motivo del asesinato de Muhamad habría sido nacionalista, y eso implica que hay una célula de extremistas israelíes que podrían llegar a su próxima víctima si no se los detiene a tiempo.

En ese encuentro los israelíes entregaron a sus colegas palestinos las evidencias reunidas hasta el momento y acordaron cooperación en la investigación. Incluso, revela Fishman, se hallaron allí, en secreto, funcionarios jordanos, preocupados por la estabilidad de la Autoridad Palestina.

También en esas horas, le llegó a Israel un mensaje del Hamás, a través de Egipto, que volvió a su papel de mediador, de que esa organización no está interesada en la escalada de violencia y actúa para frenar los lanzamientos de cohetes desde Gaza.

El resumen del panorama al día de hoy es: las llamas amainaron un tanto, aunque estamos lejos todavía de un cese el fuego. Fuera de los extremistas de ambos lados, todos los involucrados están interesados en regresar al punto en que estaban hace cuatro semanas, y nadie quiere caer en el caos de una tercera Intifada o de una guerra en Gaza que arrastre a su interior a la retaguardia israelí.

En efecto, cada uno de los tres líderes -Netanyahu, Khaled Mashal (Hamás), Abu Mazen (ANP)- teme que una conflagración rompa los esquemas alcanzados con trabajo: Hamás podría perder su gobierno en Gaza, la Autoridad Palestina su control de Ramallah, y la coalición israelí podría desmembrarse si se complica militarmente.

A pesar de que el fuego se pudo haber debilitado un poco, avanzó hacia dentro de la Línea Verde, a ciudades israelíes. Ciudadanos árabes israelíes, escandalizados porque los judíos claman “Muerte a los árabes”, salieron ellos mismos a atacar a vehículos judíos y a sus conductores en las rutas del norte israelí.

Hamás indicó a Israel que está interesado en el cese del fuego y en regresar a los entendimientos alcanzados luego de “Columna de Humo” en 2012, pero le cuesta imponer la calma. Por eso, Israel decidió dar una prórroga más larga de lo común antes de largar un operativo en gran escala que nadie quiere. Reacción ante los misiles (que entre tanto alcanzaron Beer Sheva), sí; operativo masivo, por ahora no.

Los egipcios en tanto median, pero se niegan a abrir el paso fronterizo de Rafah, temerosos de que Hamás pueda ayudar a los Hermanos Musulmanes egipcios, de los que el Hamás declara ser su “brazo palestino”. Pero la sola mediación egipcia es oxígeno para el Hamás, ahogado por sus propios fracasos: había pasado demasiado tiempo desde que los egipcios aceptaran siquiera reunirse con alguno de ellos.

Del lado israelí, continúa Fischman, la razón de la autocontensión era y sigue siendo el temor por el vacío que se crearía en Gaza luego del eventual operativo. Fuentes de seguridad en Israel dudan de la posibilidad de que Hamás, en su formato actual, permanezca en el gobierno luego de propinársele un golpe bélico fuerte, y temen que su lugar sea ocupado por la Jihad Mundial, con la que Israel no tiene contacto ni arreglo alguno. Ello sí obligaría a Israel a entrar masivamente a la Franja de Gaza, con todo lo que ello implica.

Por eso, la distancia entre la situación actual y una situación irreversible de enfrentamiento armado global es media hora: la que llevaría a la cúpula militar reunirse y decidir: introducir varias divisiones a Gaza por tierra, atacar masivamente por aire, o ambas a la vez. Los planes ya están trazados, y las fuerzas ya están listas para ejecutarlos en un cronograma más que breve. Sólo falta que el gobierno civil dé la orden.

 

2 pensamientos en “La casa en llamas

  1. Marcelo querido, esperaba de ti una toma de posición!
    Tu sabes que ese periodista sobre el que te basas es un mandadero bien pago y sabes que el pueblo está en contra del gobierno en un 90% por no parar a los árabes que tomaron Jerusalem y a los de Um el’Fahm que declaran ser palestinos y no Israelíes!
    La situación esta muy mal, el gobierno está enfrentado al pueblo y lo que precisamos es romper con Fatah y dejarnos de ser el hazmereir de todos, basta de mariconear!
    Elecciones ya y el Likud sale quinto!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s