Operativo “Margen Protector”, Día Once: el Operativo Terrestre

Gaza anoche, bajo el ataque combinado israelí, por tierra, aire y mar.

Gaza anoche, bajo el ataque combinado israelí, por tierra, aire y mar.

Cinco años después de la última incursión terrestre, en el operativo Plomo Fundido en 2009, el ejército israelí comenzó anoche un operativo limitado en terreno de la Franja de Gaza, con el objetivo expreso de destruir los túneles de Hamás destinados a efectuar atentados terroristas. 9 de dichos túneles ya fueron bombardeados.

Hace minutos se anunció el primer soldado caído en este operativo, que murió en intercambios de fuego con células de Hamás. 4 soldados resultaron heridos, uno de consideración y el resto leves. Los palestinos, en tanto, informan de 20 muertos, entre ellos una madre con su bebé. La cuenta de muertos palestinos asciende a 250, por lo menos la mitad de ellos civiles.

El primer ministro Biniamín Netanyahu y el ministro de Defensa Moshé Yaalón dieron ayer la orden al ejército de ingresar y destruir los “túneles del terror”, luego de la negativa de Hamás a aceptar el alto el fuego propuesto por Egipto, e intentar un atentado en el kibutz Sufá en el sur, donde 13 terroristas palestinos penetraron en territorio israelí con el objetivo de perpetrar un atentado terrorista de vastas proporciones. Hamás, indicaron, tampoco respetó el alto el fuego humanitario de ayer entre las 10.00 y las 15.00, y continuó lanzando cohetes hacia territorio israelí en esas horas. El gabinete aprobó por unanimidad la medida, y esta mañana se reunirá para recibir reportes y debatir la ampliación del operativo. Otros 18.000 soldados de la reserva fueron convocados a filas.

Unidades de Guivati, Paracaidistas y Blindados ingresaron a la Franja, y actúan junto con la Fuerza Aérea y la Marina en acción combinada. También la Inteligencia Militar participa de modo activo, identificando los lugares y las estructuras a ser atacados. El ejército volvió a llamar a la población palestina en las zonas a ser atacadas, a que evacúen sus hogares para evitar muertes innecesarias.

Junto con los túneles, se estima que en poder de Hamás y otras organizaciones palestinas se hallaban unos 9.000 cohetes hasta el comienzo del operativo hace 10 días, de los cuales Israel destruyó en la fase aérea 3.000 y los palestinos lanzaron unos 1.000. Los restantes 5.000 se hayan bajo tierra y bajo estructuras de uso civil masivo, como hospitales y escuelas, y ahora son parte de los blancos de la fase terrestre.

Ayer, por ejemplo, la organización por los refugiados palestinos UNRWA, denunció de modo inédito que en el sótano de una de las escuelas manejadas por la organización para los refugiados evacuados de sus casas, se hallaron 20 cohetes de Hamás.

Por la noche, el puerto y el depósito de cohetes que estaba debajo del hospital gazeño Wafa fueron volados, la red de electricidad colapsó y algunas casas ardieron en llamas. Efectivos israelíes tomaron posición en estructuras y terrenos, para en una segunda fase atacar a miembros armados de Hamás y otras organizaciones, y destruir reservorios de cohetes y túneles.

La población israelí es llamada a continuar escuchando las alarmas y actuar según las instrucciones y acudir a los refugios. Durante la noche y esta mañana se siguieron escuchando alarmas en diversas localidades israelíes, en especial en las zonas aledañas a Gaza. El Comando de Retaguardia ordenó suspender las colonias de vacaciones y otras actividades en un radio de 40 km de la Franja de Gaza. También prohibió reuniones de más de 1000 personas en un radio de 40 a 80 km.

Hamás y otras organizaciones amenazaron con que Israel “pagará un alto precio por su acción terrestre”. El vocero de Hamás, Fauzi Barhum, dijo que “se trata de una medida inconciente, que tendrá implicancias graves”. Otro portavoz, Sami Zuhri, dijo que “Israel juega con fuego, y es el que ha roto en pedazos la propuesta egipcia de alto el fuego”.

Egipto, por su parte, volvió a acusar a Hamás de ser el responsable de la escalada. El canciller egipcio, Sameh Shukri, dijo que “Egipto duele el dolor del pueblo palestino, pero está furioso con Hamás. Si Hamás hubiera aceptado la propuesta egipcia de alto el fuego, podía haber salvado las vidas de por lo menos 40 habitantes de la Franja de Gaza del fuego de Israel”. Acusó a Hamás, también, de cooperar con Turquía y Qatar para dañar el estatus de Egipto en la región. Shukri agregó que “Egipto hace lo posible por defender al pueblo palestino, pero el Paso de Rafah es una línea roja; en ningún caso permitirá Egipto una soberanía extraña sobre el Paso fuera de la egipcia”.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, dijo que el operativo terrestre “provocará más derramamiento de sangre y complicará los esfuerzos por alcanzar un alto el fuego”. En diálogo con periodistas egipcios, Abbas se preguntó “por qué rechazó Hamás la propuesta de alto el fuego propuesta por Egipto”, y subrayó que justamente fue la organización Jihad Islámica la que había mostrado mayor disposición a aceptar el entendimiento.

En tanto, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, llamó a Israel a reducir lo más posible el daño a civiles, y expresó su esperanza que la acción terrestre sea “lo más exacta posible”. En diálogo telefónico con Netanyahu, Kerry dijo que hay que evitar una mayor escalada y regresar lo antes posible a los entendimientos alcanzados luego del operativo anterior, “Pilar Defensivo”, en 2012. Kerry reafirmó el compromiso de EEUU con la iniciativa egipcia, y subrayó que “es importante que también Hamás la acepte”.

Operativo “Margen Protector”, Día Diez

Desarmar la Franja de Gaza, y llevar un horizonte de desarrollo a sus habitantes. Calle en Gaza, después del bombardeo israelí.

Desarmar la Franja de Gaza, y llevar un horizonte de desarrollo a sus habitantes. Calle en Gaza, después del bombardeo israelí.

Hoy a las 10.00 AM, hora de Israel, entrará en vigencia una tregua humanitaria de cinco horas entre Israel y Hamás. Esta vez, ambas partes dieron su consentimiento de antemano. Fue una iniciativa de un enviado de la ONU y tiene por objeto permitir a los palestinos en Gaza adquirir alimentos y trasladar a los heridos a los hospitales. Israel enfatizó que “si se producen disparos por parte de Hamás durante la tregua, Israel reaccionará de modo acorde”.

Una fuente de seguridad israelí dijo que “espero que los jefes de Hamás salgan de sus escondites durante la tregua, para ver los daños ocasionados a Gaza por los ataques israelíes que ellos provocaron”.

Ayer, noveno día, fueron lanzados 150 cohetes contra Israel, el cual por su parte continuó los bombardeos de objetivos de Hamás sobre Gaza. 25 palestinos perdieron la vida, entre ellos cuanto menos 6 niños. Cuatro de ellos murieron mientras jugaban a la pelota en la playa.

Fuentes militares indicaron que, según una investigación preliminar sobre lo ocurrido, “el ejército atacó un blanco terrorista”. El ejército subraya que “no existe intención de dañar a la población civil no involucrada con los combates. Pero si en efecto se han producido muertes de esa clase, que se deben a la utilización cínica que hace Hamás de su población civil”. Desde el comienzo del operativo han perdido la vida 222 palestinos, por lo menos la mitad de ellos civiles.

En tanto, un diario egipcio informa que Hamás “tiende a retirar su oposición a un alto el fuego definitivo y aceptar la propuesta egipcia. Según fuentes palestinas, se producen en estos momentos contactos febriles entre los egipcios y el vicetitular del brazo político de Hamás, Musa Abu Marzuk. También el presidente Mahmud Abbas participó de encuentros con Abu Marzuk, con el canciller egipcio y con el secretario de la Liga Árabe.

Estados Unidos también entró en la imagen. El presidente Barack Obama dijo que su país hará todo lo posible por ayudar a hacer la paz entre Hamás e Israel. Agregó que “tiene roto el corazón, pero Israel tiene derecho a defenderse del ataque con cohetes que siembran el terror entre sus habitantes”. Subrayó que “Hamás continuó lanzando cohetes aun después de que Israel aceptara el alto el fuego”.

Cuatro chicos palestinos: análisis

Esto podía ocurrir. Lo llaman el “Síndrome de Kafr Kana”. En 1996, durante el operativo “Viñas de Ira” contra el lanzamiento de misiles Katiusha por Hezbollah desde el sur del Líbano, una fuerza reaccionó contra disparos que se realizaban desde un punto cercano a un campo de refugiados palestino, y éste fue impactado por error. En el bombardeo perdieron la vida nada menos que 102 civiles y cuatro soldados de la ONU. El incidente llevó rápidamente al fin del operativo. El primer ministro era Shimón Peres. El jefe de la fuerza que disparó: Naftali Bennett, actual líder de Habait Hayehudi y ministro de Economía.

Por eso Israel retrasa el operativo terrestre. El precio en vidas humanas que pagan los palestinos, sobre todo cuando se trata de civiles, y más aún cuando son niños, lo paga también Israel en el plano político, y en la opinión pública. En el momento en que comienza el operativo, también el aéreo, el reloj de arena comienza a correr, e Israel sabe que tiene el tiempo contado hasta ese “trágico error”.

Y cada vez es peor. Las víctimas pueden ser menos en cantidad, pero el impacto comunicacional es cada vez mayor. En este caso, corresponsales extranjeros, alojados en hoteles aledaños, habían estado jugando a la pelota con esos mismos chicos minutos antes, y al producirse el incidente volvieron corriendo, esta vez con sus cámaras. La cobertura fue desgarradora.

A pesar de los puntos que gana con estas muertes (y por ello no es casual su “política de subir a los techos” a la que obliga a su población), Hamás está apurado por terminar con este round con Israel. A ellos también se les acaba el crédito local, y el internacional fue en este caso prácticamente nulo, incluso en el mundo árabe. Pero tiene sus exigencias, porque en conseguir al menos un logro político les va el gobierno y el pellejo, literalmente hablando, y hoy presentará formalmente dichas exigencias a Egipto: apertura de los pasos con Egipto, fin del bloqueo de materiales de construcción que todavía mantiene Israel, liberación de presos del acuerdo por Gilad Shalit, reapresados luego del secuestro de los tres chicos en Gush Etzion por haber violado la libertad condicional. Uno de ellos también volvió a la práctica terrorista cometiendo un homicidio nacionalista.

Israel también comienza a sentir la presión internacional, pero también tiene su agenda con vistas a este posible acuerdo. La idea es calma total durante el mayor tiempo posible. Que cese totalmente el disparo de cohetes, no solamente los actuales, sino también aquellos que tienen lugar por goteo durante todos los meses o años entre un operativo y otro, es sólo la primera exigencia. Israel aspira a crear una nueva realidad en Gaza, pues en esta dinámica que se le ha impuesto desde la década anterior, el intervalo entre un operativo y otro es cada vez menor.

Dicha nueva realidad deberá incluir, no la caída de Hamás, que debe permanecer como gobierno y como responsable, pero sí el desarme total de la Franja. También, como lo proponen voces como el ex vice canciller Dany Ayalón, un esfuerzo internacional conjunto por recomponer la economía gazeña, que permita elevar la calidad de vida de los habitantes y quite puntos de consenso a las organizaciones terroristas, empezando por Hamás, que gobierna el lugar con puño de hierro y estilo mafioso. En palabras de los palestinos de buena voluntad, que son mayoría en Gaza, se trata de “darles a los palestinos algo que perder”.

Operativo “Margen Protector”, Noveno Día: la tregua que no fue

Cada día (la fecha debajo) la cantidad de cohetes lanzados por las organizaciones palestinas desde Gaza a Israel. En la parte amarilla de cada barra, la cantidad de ellos que fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

Cada día (la fecha debajo) la cantidad de cohetes lanzados por las organizaciones palestinas desde Gaza a Israel. En la parte amarilla de cada barra, la cantidad de ellos que fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

La tregua que había comenzado ayer a las 9.00 AM fue acatada por Israel pero no por Hamás, que prefirió continuar la conflagración. Se dio una situación insólita (sólo a ojos del mundo, pues se trata del estado común de cosas en estas comarcas desde hace ya 13 años), en la que Hamás, que dice “defenderse de la agresión israelí”, bombardeaba masivamente a un Israel se abstenía de responder. Los cohetes palestinos se intensificaron, con decenas de ellos cayendo sobre lugares clave como Tel Aviv y Iokneam en el norte. Luego de advertir que cualquier continuación de la agresión arrastraría una dura reacción israelí, Netanyahu anunció por la tarde que abandonaba lo que de hecho era una tregua unilateral y reanudó también sus bombardeos. El premier Biniamín Netanyahu dijo: “Hamás ha elegido continuar con la contienda, y pagará por ello un duro precio”. El ministro de defensa Moshé Yaalón dijo que el ejército intensificará sus bombardeos, y el jefe del ejército, Benny Ganz dijo que “estamos listos para ampliar el operativo”, insinuando la posibilidad de una incursión terrestre, que vuelve a estar en el orden del día.

Intentando comprender

Recordemos las exigencias de Hamás, que se niega a un acuerdo consistente en “no agresión a cambio de no agresión”: 1) Que Israel vuelva a liberar a los presos re-apresados por violar la libertad condicional, que habían sido liberados a cambio de Guilad Shalit; 2) Apertura de los pasos fronterizos con Egipto, por donde podrían pasar insumos bélicos y las valijas de dinero para pagar salarios a 40.000 empleados del régimen de Hamás en Gaza; 3) Fin del bloqueo israelí (que hoy por hoy es sólo para armamento y medios de combate, y personas).

La actitud de Hamás, que llega a este round con Israel en estado de debilidad política y financiera, no es fácil de comprender. Ante la tregua dictada sin su consentimiento esa organización islamista se vio en un dilema, y ninguna decisión le sería favorable. Si la acataba, hubiera quedado sin un solo logro de los nombrados y a merced de la oposición jihadista en Gaza. Si no la acataba, quedaba (queda) a merced de Israel, con una capacidad de fuego que el ejército considera menguante, y falto totalmente de legitimidad internacional, ni siquiera en el mundo árabe. Pero de ambas, la de sí acatar al final la tregua, incluso después de algunas ráfagas de cohetes, digamos hasta el mediodía, parecía la más probable, porque después hubiera tenido que enfrentarse sólo con la Jihad Islámica y otros grupos, pero hubiera podido “dibujar” un triunfo: que aguantó hasta el final, haber llegado hasta Tel Aviv, haber llegado hasta el norte de Israel, perturbar la vida de los israelíes, hacer acobardarse a Israel, que finalmente no se atrevió a incursionar por tierra, etc.

Por eso, la decisión de seguir atacando a pesar de no haber bombardeos israelíes, sorprendió a muchos, porque la opción elegida era más autodestructiva que la otra. Pero esta vez se pudo ver mucho mejor: el Hamás tiene el martirologio, la autodestrucción -propia y de sus habitantes-, como su razón de ser: eso los hace fuertes. El Hamás, Hamás es.

Primera víctima fatal y grieta en el gobierno

Ayer por la noche se produjo la primera víctima fatal israelí en este operativo. En un ataque con cohetes en la zona del paso fronterizo Erez, en el norte de la Franja de Gaza, murió un civil israelí de 37 años. Se llamaba Dror Janín, del poblado Beit Arieh, padre de tres chicos, y se había acercado al puesto fronterizo a repartir comida a los soldados apostados allí. Murió producto de esquirlas de cohete. Otra persona que estaba con él resultó levemente herida.

Hasta la medianoche habían sido lanzados ya más de 155 cohetes, y 24 de ellos fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

Desde esta mañana, miércoles 16.7.14, los palestinos intensificaron sus lanzamientos de cohetes. A la ciudad de Ashkelón, por ejemplo, fueron lanzados ocho cohetes, Cúpula de Hierro interceptó por lo menos seis de ellos. No hubo víctimas.

En tanto, la Fuerza Aérea israelí continuó durante toda la noche bombardeando blancos terroristas en la Franja de Gaza. Durante la noche completó 25 de estas incursiones. Según fuentes palestinas, 10 personas resultaron muertas como resultado de estos bombardeos, y el número de muertos en este noveno día ya suman 202.

Desde Gaza se informó que fueron bombardeadas las casas de altos dirigentes del brazo político de Hamás, entre ellas la de Mahmud A-Zahar, ministro del Interior del gobierno de Hamás en Gaza. Se trata de un salto cualitativo, pues es la primera vez que Israel incluye dirigentes del brazo político, pues hasta ahora sólo se atacaba a comandantes del brazo armado de esa organización.

Por la noche, el ejército anunció telefónicamente a 100.000 habitantes de Gaza que debían evacuar sus hogares en varias aldeas en el norte de la Franja de Gaza, con vistas a ser bombardeadas. Las aldeas son Beit Lahia, Zujahia y Zeitún.

Una alta fuente militar estimó hoy que Hamás intentará obtener un logro político antes de acatar una tregua, debido al aislamiento en el que está inmerso, incluso dentro del mundo árabe.

En efecto, Musa Abu Marzuk, alto dirigente político de Hamás, que se encuentra en Egipto, dijo que su organización no aceptaría ninguna tregua que significara retrotraer la situación a los entendimientos de “Pilar Defensivo” en 2012. Según él, “Hamás aspira a cambiar la ecuación por otra que asegure a los habitantes de Gaza una vida mejor”. Enfatizó que Hamás todavía no dio respuesta final a la propuesta egipcia. Abu Marzuk agregó que podría reunirse con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, que visitará hoy Egipto. Desde allí, Abbas continuará a Turquía, donde intentará realizar gestiones hacia un cese del fuego.

En otras noticias, el primer ministro Netanyahu despidió anoche al vice-ministro de Defensa, Dany Danón (Likud), debido a que lo atacó personalmente a él y a la conducción del Estado en plena campaña militar contra las organizaciones terroristas.

Una comisión del senado norteamericano aprobó ayer la duplicación del presupuesto que ese país otorga para el sistema defensivo antibalístico Cúpula de Hierro. Serán destinados 351 millones de dólares al proyecto, que “sencillamente funciona”, según dijeron en el Senado.

Operativo “Margen Protector”, Octavo Día: la Tregua

 

Alrededor de 180 habitantes palestinos muertos, a los que Hamás enviaba a "subirse a los techos para evitar la destrucción de sus hogares", y la destrucción de cientos de estructuras, sin una sola concesión política. Los logros de Hamás en Gaza.

Alrededor de 180 habitantes palestinos muertos, a los que Hamás enviaba a “subirse a los techos para evitar la destrucción de sus hogares”, y la destrucción de cientos de estructuras, sin una sola concesión política. Los “logros” de Hamás en Gaza.

El gabinete israelí aprobó esta mañana la propuesta de cese del fuego enviada por Egipto a las partes. El brazo armado de Hamás anunció que rechazaba la propuesta de cese del fuego tal como fue publicada en los medios, y enfatizaron que la misma no había sido enviada a las organizaciones palestinas.

Lo que ocurrirá durante el día de hoy es el examen de esta tregua. En general los palestinos continúan lanzando cohetes por unas horas, para obtener una “imagen de victoria” al ser los últimos en disparar, y luego acatan también el cese del fuego. Sólo que esta vez es más dudoso cuánto controla la cúpula de Hamás a su brazo armado y, en general, cuál va a ser el status político de esa organización en Gaza luego de la tregua: están quienes lo criticarán por derecha por acatar una “capitulación”, y quienes por izquierda, por haber provocado tanta destrucción sin obtener nada: Israel destruyó y mató, ningún israelí murió, presos palestinos no fueron liberados, los pasos fronterizos no fueron abiertos. Es decir, ningún logro que Hamás se había propuesto, iniciando esta escalada de violencia.

En cuanto al logro principal que estaba en su agenda, a saber, volver por sus fueros como gobierno consolidado e indiscutido en Gaza, luego de un proceso de debilitamiento, eso también podría verse ahora en tela de juicio.

Para lograr su refortalecimiento político, tenían dos opciones: gobierno de unidad nacional con el Fatah, o atacar a Israel. Primero habían intentado ser protagonistas del gobierno yendo a un gobierno de unidad nacional, pero ello no les trajo rédito alguno. Entonces tornaron hacia la segunda opción: iniciaron la escalada con Israel, utilizando la excusa del secuestro y muerte del chico palestino y el nuevo arresto de sus activistas liberados en el acuerdo por Gilad Shalit que habían violado la libertad condicional. Ahora se verá cómo se “dibuja” este resultado en la interna palestina.

La interna israelí

Del lado israelí, ministros de la coalición, con posturas a la derecha del premier Biniamín Netanyahu, expresaron su oposición a toda tregua que no incluyera la destrucción de toda la capacidad balística de Hamás y su derribamiento del poder en Gaza. Muchos como Israel Katz, Naftali Benet, Miri Reguev, Uri Ariel, también expresaron que se oponían a que no hubiera una incursión por tierra para culminar la tarea de “liquidar a la cúpula de Hamás y acabar con la amenaza del terrorismo”, según palabras del ministro de Vivienda Uri Ariel.

Quienes apoyan la tregua indicaron que “el hecho de que el brazo armado de Hamás no acepte la tregua indica que se trata para ellos de un acuerdo de capitulación. Su capacidad balística fue liquidada y su infraestructura como organización destruida. Ahora saldrán de sus túneles y verán la destrucción que trajeron a su pueblo”. Dirigentes de los partidos de izquierda, como Zehava Galón de Meretz, alabaron la decisión de gobierno.

En la última jornada, ayer, disminuyeron significativamente los lanzamientos de cohetes, y los reservistas apostados en Gaza con vistas a una eventual incursión terrestre habían comenzado de a poco a ser enviados a sus hogares. Ello da cuenta de un Hamás que termina el operativo en verdadero estado de colapso. Recordemos que el arsenal que estaba siendo lanzado contra Israel fue acumulado durante los períodos en que Hamás era apadrinado sucesivamente por Irán y el Egipto de los Hermanos Musulmanes, y que ahora, con un régimen egipcio absolutamente hostil al Hamás, que bloquea los túneles a Sinaí, etc., sus cohetes fueron un recurso no renovable.

Dicho esto, subrayemos que esto no es garantía de calma total ni a largo plazo. Muchos en la clase política y en la sociedad advirtieron que “estamos camino al próximo operativo”, criticando el hecho de que esta tregua sólo daría a Hamás la posibilidad de rearmarse.

Al respecto voceros del gobierno indicaron que ahora debían sucederse diálogos, que tendrán lugar probablemente en Egipto, para llevar a una situación de desarme de la Franja de Gaza y normalización de la vida allí para sus habitantes. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas (partido Al Fatah) se encontraba esta mañana camino a Egipto para mantener conversaciones allí acerca de las vías para consolidar la tregua.

En tanto, en las horas previas a la tregua fueron lanzados cohetes contra Eilat (aparentemente desde Sinaí) y contra Ashkelon. Cúpula de Hierro interceptó dos de ellos y otro cayó sobre terreno abierto. Hubo heridos leves y con ataques de pánico.

También del lado de Gaza, fuentes palestinas informaron que la Fuerza Aérea israelí había efectuado bombardeos en la Franja esta mañana, antes de la tregua. Según las fuentes murió un motociclista en la zona de Rafah, en el sur de la Franja. También fueron bombardeadas algunas viviendas de altos dirigentes de Hamás y la Jihad Islámica.

Mientras tanto, llega la hora de la empatía con la gente: con la israelí que ha sufrido la amenaza de los cohetes, es cierto, pero también con la palestina: la hora de recordar a sus muertos y de ayudar a reconstruir. Ellos, la gente, es la que como siempre, paga todo el precio.

 

Operativo “Muro Protector”: Séptimo Día

Cohetes palestinos lanzados desde la Franja de Gaza contra Israel, ayer.

Cohetes palestinos lanzados desde la Franja de Gaza contra Israel, ayer.

En la mañana, a eso de las 6.30 de hoy lunes 14 de julio, un dron palestino penetró el espacio aéreo de Israel desde la Franja de Gaza, y fue derribado por una batería de misiles antimisiles Patriot, de fabricación norteamericana, para caer en terreno abierto en la zona de la costa en la zona de Ashdod, donde fue activada la alarma.

Desde esta mañana unos 10 cohetes fueron lanzados contra Israel y activadas las alarmas en numerosas ciudades del país, en especial en los poblados del sur. En tanto, la Fuerza Aérea israelí continuó y continúa bombardeando objetivos en Gaza pertenecientes a Hamás y otras organizaciones terroristas. Los palestinos informan que en lo que va del operativo, ya en su séptimo día, murieron allí 172 personas, muchas de ellas civiles, y 1.260 resultaron heridas. 560 viviendas fueron totalmente destruidas.

Un portavoz de la UNRWA, la agencia para refugiados palestinos en Gaza, informó que unos 17.000 palestinos abandonaron sus hogares en la Franja y se trasladaron a instalaciones habilitadas por la agencia en escuelas, las que están cerradas por las vacaciones de verano. Ayer, el ejército israelí había llamado a los habitantes de la aldea Bet Lahia en el norte de la Franja a abandonar sus viviendas con vistas a un ataque de la Fuerza Aérea allí. Hamás emitió una ordenanza prohibiendo a los palestinos abandonar sus hogares para, según esa organización, “prevenir el bombardeo”. Pero muchos temieron más el ataque israelí que las consecuencias de desobedecer a Hamás.

Continúan hoy, también, los esfuerzos diplomáticos para llevar a un cese el fuego. El emir de Qatar, jeque Hamad Bin Khalifa Al Thani, dialogó telefónicamente con el presidente de Francia Holland y con el presidente de Turquía Erdogan, sobre la situación en la Franja. Qatar está interesado en mediar entre Israel y Hamás. Medios de comunicación egipcios informaron que Hamás no está interesado en la mediación egipcia.

En el mismo orden la líder del partido de izquierda Meretz, Zehava Galón, llamó al gobierno a decretar un cese del fuego unilateral e invitar al presidente palestino Mahmud Abbas (Abu Mazen) a ser el mediador en la actual vuelta de violencia. Según ella, “es inútil seguir con el operativo puesto que no está destruyendo la infraestructura terrorista, y mientras tanto las imágenes desde Gaza en los medios de comunicación mundiales sólo nos provocan daño”.

Por su parte, el titular de la Comisión de Defensa y Relaciones Exteriores de la Knesset, Zeev Elkin (Likud) dijo que “no podemos ser la parte que pida desesperadamente un cese del fuego, pues ello enviaría un mensaje de debilidad y sólo podría atraer más fuego de cohetes. Hay que continuar golpeando al Hamás y, si es necesario, actuar por tierra también”. Según él, “se puede también considerar el corte de la electricidad, el agua y el paso de mercaderías a los habitantes de la Franja”.

En Cisjordania, en tanto, fuentes palestinas informaron que el ejército israelí ingresó anoche en Hebrón cerca del domicilio de Marwan Kawasme y Amr Abu Eishe, quienes asesinaron a los tres chicos israelíes secuestrados hace un mes. Fueron arrestados otros tres miembros de la hamula (clan) Kawasme, dos de los cuales eran presos que habían sido liberados por Israel.

Informe especial “Margen Protector”: Como en la Radio

Informe especial, reflexiones, entrevistas,comentarios y apuntes de la jornada, desde Tel Aviv. Por los periodistas Roxana Levinson y Marcelo Kisilevski

 

“Margen Protector”: Sexto Día

 

"Espacio protegido" en Jerusalén, durante una alarma. Hamás no tiene problema en disparar contra la tercera ciudad sagrada del Islam.

“Espacio protegido” en Jerusalén, durante una alarma. Hamás no tiene problema en disparar contra la tercera ciudad sagrada del Islam.

El sexto día comenzó a las 6.00 AM con ráfagas de cohetes hacia el sur del país, hacia la Shfelá (un poco más hacia el centro) y en la zona de Tel Aviv y alrededores.

Decenas de cohetes fueron lanzados también durante todo el día de ayer, el quinto día, contra poblados de todo Israel. Los más significativos de ayer, y que dan un cambio cualitativo cayeron en Hebrón, donde impactaron en dos viviendas palestinas, y en Belén. Hamás aseguró que había apuntado a Jerusalén. También apuntaron a Dimona, donde según diversas fuentes Israel posee su central nuclear.

Es decir, en principio Hamás no tiene problema en impactar en la central nuclear, fantaseando con una explosión que barrería, también, a la propia Franja de Gaza. Tampoco tienen problema en disparar contra Jerusalén, la tercera ciudad más sagrada del islam, impactar en Hebrón, una ciudad densamente poblada por palestinos y será interesante verificar qué tendrán que decir a eso los países árabes, que decidieron para esta semana una reunión de emergencia en el marco de la Liga Árabe.

Allí aumentan las voces de hastío contra la actitud de Hamás, que cíclicamente atrae el fuego israelí. El propio Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, acusó a Hamás de “comerciar con la guerra”, aludiendo al precio que paga la población en Gaza por la locura bélico-religiosa de esa organización. Un portavoz de Hamás respondió iracundo que Abbas era un traidor y “un agente del sionismo”. Ya antes acusaron desde Gaza a la Autoridad Palestina de no mover un dedo para ayudar a sus hermanos en Gaza. Así, después del operativo, habrá que ver en qué estado sigue el supuesto gobierno de “unidad nacional” que habían formado ambos partidos, el Fatah de Mahmud Abbas, y Hamás.

Otros hechos significativos: cohetes que llegaron anoche hasta la Galilea Occidental, entre otras la ciudad norteña de Naharía, y la captura por parte del ejército egipcio en el Sinaí de 20 cohetes que intentaban ser contrabandeados hacia la Franja de Gaza, previo tiroteo con hombres armados de Hamás.

A medida que sigue aumentando la llama del fuego y sube la cuenta de muertos, tanto de palestinos armados como de civiles, aumentan también los esfuerzos diplomáticos por alcanzar un cese del fuego. Tanto Israel como Hamás anunciaron que no había posibilidad en este momento de alcanzarlo. No obstante, el enviado del Cuarteto para el Medio Oriente, Tony Blair, se encontró con el presidente egipcio, general A-Sisi, los norteamericanos hacen gestiones para involucrar a Turquía y a Qatar, y el Consejo de Seguridad llamó a un cese del fuego inmediato.

Siempre trayendo la voz de la esperanza, el Papa Francisco llamó ayer a una “tregua olímpica” para todos los conflictos armados en el mundo, obviamente dirigido especialmente para el caso de Israel y los palestinos. Las treguas olímpicas eran el cese de las guerras entre los pueblos de la antigua Grecia en el lapso que duraran los Juegos Olímpicos.

Desde el comienzo del operativo, según fuentes palestinas, han perdido la vida en Gaza 126 personas, han sido lanzados 570 cohetes y el ejército israelí ha bombardeado unos 1.200 blancos de Hamás y otras organizaciones en Gaza.

Operativo “Margen Protector”: Quinto Día

Casa destruida en Beer Sheva. Una anciana tuvo que ser rescatada, con heridas leves.

Casa destruida en Beer Sheva. Una anciana tuvo que ser rescatada, con heridas leves.

Ayer continuaron las ráfagas de cohetes de corto y largo alcance sobre Israel, y el impacto más significativo, luego de la estación de servicio en Ashdod, con un herido grave, fue la destrucción de una casa en Beer Sheva, de donde debió ser rescatada una anciana que resultó levemente herida. Se quejaba: “No tenemos blindaje aquí. Estamos a la vera de Dios”.

Es que el sistema Cúpula de Hierro está teniendo un éxito de alrededor del 95%. Ese 5% restante es completado por los habitantes, a los que el Mando de Retaguardia llama a cumplir sus instrucciones de seguridad.

Mientras el gobierno sigue decidiendo si enviará al ejército a una entrada terrestre a Gaza, la Fuerza Aérea continuó sus bombardeos focalizados. Los portavoces indicaron que aún quedan cientos de objetivos en lo que llaman el “banco de blancos”. Según informes médicos desde Gaza, durante la noche perdieron la vida 8 palestinos, uno de ellos de 17 años.

La cuenta total de muertos palestinos en la Franja de Gaza asciende a 118 según las mismas fuentes, 33 de ellos durante todo el día de ayer. Se informa también de 700 heridos durante los cinco días que lleva el operativo.

Durante el día de ayer y hasta el inicio del Shabat, el ejército israelí completó la reunión de las fuerzas de tierra suficientes para una primera etapa de la entrada por tierra. Dado que Hamás no dio señales de disminuir el ritmo de los lanzamientos de cohetes, un ataque por tierra parece probable, aunque también podría no ocurrir. Si ocurre, será en cualquier momento a partir de ahora.

Muchos se preguntan: si los bombardeos israelíes por tierra han duplicado su ritmo respecto de lo que fue “Columna de Humo” en 2012, por qué no logran aminorar el ritmo y alcance de los lanzamientos palestinos. En los medios israelíes respondieron, citando fuentes militares, que existían dos lugares donde Israel no puede llegar desde el aire: uno es el sistema de túneles, donde se esconden cohetes y altos jefes terroristas (dejando, dicho sea de paso, a toda su población a cielo abierto); el otro son hospitales y escuelas repletos de civiles. Fuera de discusión queda la moralidad de Hamás. Como lo dijo Netanyahu (una frase que por su estilo, quizás fue acuñada en realidad por Shimon Peres): “Nosotros utilizamos un sistema antimisiles para proteger a nuestra población civil; el Hamás utiliza a su población civil para proteger sus misiles”. Pero en cuanto a lo militar, allí el trabajo deberá ser otro, pues Israel no desea perpetrar una masacre de miles.

Por eso, ayer comenzaron a levantar vuelo las voces diplomáticas para lograr un cese del fuego entre Hamás e Israel. El presidente norteamericano Barak Obama ofreció al premier israelí Biniamín Netanyahu mediar. Otro país, preocupado por que el actual conflicto desestabilice la región es Turquía, y un alto funcionario de gobierno de ese país se puso en contacto con sus pares israelíes para ofrecer mediación.

Según Arad Nir, analista internacional del Canal 2, los centros de toma de decisión en el mundo -gobiernos, parlamentos- dan legitimidad al operativo y al derecho de Israel a defenderse, aunque piden a Israel autocontención y moderación en el ataque.

Algunos de ellos le expresaron al gobierno israelí que, dado que una entrada terrestre no logrará tampoco eliminar del todo la capacidad balística de Hamás, y dado que de por sí Israel no tiene intención de derribar al Hamás del gobierno en Gaza (pues las alternativas son más extremistas aún), la única vía para culminar con esta vuelta de violencia es la salida diplomática. Y cuanto antes mejor.

Operativo “Margen Protector”: Cuarto Día. Los logros de Hamás, que tienden a cero

Estación de servicio arde en Ashdod, esta mañana (viernes 11 de julio).

Estación de servicio arde en Ashdod, esta mañana (viernes 11 de julio).

Esta mañana Hamás obtuvo un primer logro: un cohete lanzado desde Gaza impactó en una estación de servicio de Ashdod, incendiándola e hiriendo a varias personas, una de ellas en estado grave.

Se trata de un incidente importante, porque hasta el momento Hamás no había alcanzado ningún objetivo: sus cohetes habían logrado producir algún daño material (a algunos automóviles, una casa en Beer Sheva y no mucho más); sus atentados cualitativos han sido frustrados uno por uno. En lo político, no han logrado despertar el apoyo significativo de Occidente, que en su gran mayoría que entiende que es Hamás el que ha atraído el fuego adrede y sobre las sufridas espaldas de su población civil; ni siquiera han logrado el apoyo del mundo árabe, el cual, denunció ayer el vocero de Hamás, ha dejando a Gaza a la deriva; la Autoridad Palestina de Cisjordania, con su presidente Mahmud Abbas a la cabeza, dijo el mismo portavoz, “no nos ha enviado ni armas, ni medicamentos ni alimentos”. Por primera vez, el Hamás no logra vender su acostumbrada mercadería de martirologio, y cada vez más gente en Occidente se da cuenta de que se trata de un sufrimiento forzado, evitable, autoprovocado, y por lo tanto criminal.

Ayer el Hamás recibió un nuevo golpe de aislamiento. El EIIL (Estado Islámico para Irak y el Levante), ese desprendimiento de Al Qaeda en Irak devenido en ejército, y que está conquistando Irak, anunció que no apoyaría a Hamás. “El precepto es matar ante todo a aquellos que tergiersan el Islam, y sólo después a los herejes de fuera”. En la página de Twitter de la organización se leyó ayer: “Allah no nos ordenó matar a los judíos y a Israel hasta que no matemos a los herejes”.

Así, Hamás, que perdió a Irán y a Siria como padrinos al apoyar a los rebeldes sunitas sirios, y luego a Egipto al caer los Hermanos Musulmanes, está verdaderamente solo en la partida. Ello no implica necesariamente un pronto izamiento de bandera blanca por parte de esa organización fundamentalista. Al contrario, podría indicar que seguirá huyendo hacia adelante tantos días como se lo permita su arsenal de cohetes, acumulados durante la anterior época de vacas gordas. Ante ello, Israel decide en estos días si lanza su ofensiva terrestre, por ahora intentando a toda costa evitarlo.

Esta mañana, también, se registró un disparo desde un nuevo frente: un cohete cayó desde el Líbano en la zona de Metula, en terreno abierto. El ejército disparó hacia la fuente del lanzamiento, pero aún no se informó qué organización lo había efectuado. Otras alarmas se escucharon en la zona de Jedera hasta Haifa.

 

Jerusalén, ayer: mensaje de tranquilidad a turistas (y sus padres)

Ayer el operativo israelí continuó, llegando a atacar unos 800 blancos operativos del Hamás. Los muertos del lado palestino alcanzaron los 88, según cifras suministradas por esa organización, que mantiene bien controlado el flujo de información. Entre los muertos se hallan varios jefes y operativos del andamiaje terrorista y de lanzamiento de cohetes de Hamás y Jihad Islámica. Entre ellos fue liquidado desde el aire Ayman Siam, jefe del sistema balístico de Hamás, que era también uno de los jefes del brazo armado de esa organización.

El atentado cualitativo de ayer fue un coche bomba, que nunca llegó a destino pues fue interceptado en un “check point”, una barrera de control del ejército, sobre la ruta 5. Por la noche se registraron impactos directos en Ashdod y Beer Sheva, sin que se registraran víctimas.

A eso de las 18.00, a punto de encontrarme con jóvenes argentinos del programa Taglit (BRIA) en Jerusalén, sonó la alarma en esa ciudad. Entramos todos a salones internos, protegidos, previamente asignados por oficiales de seguridad del hotel, todo muy bien organizado y en calma. La charla que les di luego sirvió sobre todo para calmar su ansiedad, y explicarles (y por estas vías a sus padres) que ellos (y todos los turistas en paseos organizados) están más seguros aun que los habitantes comunes: el equipo profesional de sus programas está en contacto permanente con cuartos de control, a su vez en contacto con el ejército, que los ponen al tanto permanentemente acerca de lugares a los cuales ir o no, medidas de seguridad adicionales, etc.

Pero era la primera vez que las alarmas sonaban en la capital, y también se las escuchó hasta en el Mar Muerto. Hamás había lanzado 4 cohetes. Dos fueron interceptados por el sistema Cúpula de Hierro, y otros dos cayeron en terrenos abiertos, y hubo esquirlas que impactaron en viviendas de palestinos. Hamás se adjudicó los disparos e indicaron: “Apuntamos a la Knesset”. Pero en algún lado del Medio Oriente, alguien está anotando en el protocolo que Hamás, organización islámica radical, disparó contra Al Quds (Jerusalén), el tercer lugar más sagrado para el Islam…

Fueron también disparados decenas de cohetes (70 solamente hasta las 14.00 de ayer), a todos los poblados del sur israelí, y también a lugares más alejados como Cesárea en el norte. 16 de ellos fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

 

“Margen Protector”: Tercer Día

Esquirla de cohete M75 interceptado sobre Tel Aviv. La policía pidió "no tocar" fragmentos de cohetes caídos.

Esquirla de cohete M75 interceptado sobre Tel Aviv. La policía pidió “no tocar” fragmentos de cohetes caídos.

Ayer se produjo una especie de roce entre la Fuerza Aérea y la Inteligencia Militar. Un alto oficial de la primera dijo que “destruiríamos más cohetes (de largo alcance) si supiéramos dónde están”. Es decir, no sabemos todo. Esto provocó enojo en la Inteligencia Militar.

Ocurre que en el operativo anterior, “Columna de Humo”, el ejército israelí lo había iniciado con un golpe certero, antes que nada, a los reservorios de esos cohetes. Hamás aprendió la lección, y desde entonces han construido una verdadera ciudad subterránea, y buena parte del arsenal balístico está bajo tierra. Así lo explicaba ayer el especialista en temas árabes, Ehud Yaari, del Canal 2. Por lo demás, los analistas han elogiado la plena coordinación entre las diversas fuerzas -de inteligencia y operativas- en la conducción y ejecución del operativo.

El mismo Yaari explicó también que la cuenta de muertos del lado palestino es la que informa Hamás, que esta vez ha decretado la censura previa: nadie puede informar nada sin su autorización. Incluso, en la faz propagandística, no liberan tan rápido fotografías del “desastre” como se apresuraron en las vueltas anteriores, y las fotos que han circulado por la red con bebés muertos pertenecen a “Plomo Fundido” en 2009, es decir, una manipulación propagandística y nada más. O sea, Hamás se ha “profesionalizado” en la conducción informativa de su combate. La parte palestina denuncia la muerte de 76 personas, y una parte de ellos -no se sabe cuántos, tal vez un tercio- son civiles.

En resumen: el tercer día amaneció con alarmas en varias zonas de Gush Dan (Tel Aviv y alrededores). El sistema Cúpula de Hierro interceptó un cohete solamente (significa que los demás cayeron en zonas no pobladas o en el mar). Hamás se adjudicó los disparos e indicó que había utilizado cohetes M75, de fabricación propia. Dos israelíes resultaron heridos, un hombre y una mujer embarazada, pero no por el cohete en sí, sino porque la alarma provocó un accidente de tránsito en la ruta Ayalón. Toda la noche y esta mañana siguieron los lanzamientos hacia los poblados en torno a Gaza.

Esta mañana el ejército abatió a tres terroristas de la Jihad Islámica bombardeando su coche desde el aire, y también bombardeó una base de Seguridad Nacional de Hamás, donde otra persona perdió la vida.

Desde el inicio del operativo los palestinos han lanzado 300 cohetes, 65 de los cuales fueron interceptados por Cúpula de Hierro.

Sólo en la jornada de ayer, el ejército israelí atacó 320 blancos terroristas en la Franja de Gaza, entre ellos 58 túneles y 229 lanzamisiles bajo tierra, junto a 46 viviendas de miembros de Hamás utilizadas como centros de operaciones de la organización.

En total, fueron atacados unos 750 blancos en dos días, un ritmo acelerado respecto del operativo anterior, en cuyos 8 días se habían impactado 1.400 blancos en total.

Como incidente distintivo, ayer otros dos terroristas buzos intentaron llegar al kibutz Zikim por mar. Ellos también fueron abatidos en la playa. Hamás, así, sigue intentando lograr un golpe de calidad en términos de un atentado terrorista en el que puedan exhibir su poder ante al opinión pública palestina.

Con respecto a la fase terrestre, del ejército informaron que la decisión sería tomada en unos dos días más, dependiendo de la continuación de disparos por parte de Hamás y de si se ha completado en buena medida la fase aérea. Ocho mil reservistas ya fueron convocados a filas; el gobierno dio autorización para un total de 40 mil.

Mientras tanto existen esfuerzos diplomáticos internacionales para poner fin al operativo. El premier israelí Biniamín Netanyahu dialogó por la noche con el secretario general de la ONU, con John Kerry, secretario de Estado norteamericano, con la canciller alemana Merkel, con el presidente de Francia, con el premier británico y con el canadiense. Hoy habría una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.