Reconocer al antisemita, para esquivar el odio

La acusación de "Israel = Nazis", además de justificar el Holocausto en retrospectiva, tiene un solo corolario: la destrucción de Israel.

La acusación de “Israel = Nazis”, además de justificar el Holocausto en retrospectiva, tiene un solo corolario: la destrucción de Israel.

Claves para distinguir una crítica legítima a Israel de aquella con trasfondo antisemita: algunos lectores de este blog como “case study”, y guía práctica.

Por Marcelo Kisilevski

Están pasando cosas terribles en Gaza, el operativo se convierte en guerra, Hamás viola su quinta tregua, llevando a la continuación de la guerra con sus decenas de muertos palestinos diarios, un soldado israelí ha sido secuestrado por esa organización, los países se alinean y realinean y hay mucho que explicar y entender.

Pero el blog de este cronista se ha poblado con algunos lectores a los que todo esto no interesa, pues están hace ya días obsesionados, ocupados febrilmente en “Israel mata civiles y le encanta hacerlo”, y en “cómo podemos agarrar al judío en una mentira”. Por eso, se trata de una buena oportunidad para dotar a nuestros lectores de herramientas para distinguir las críticas de corte antisemita, de aquellas opiniones legítimas, con las que podemos entablar un diálogo.

Carlos, Salva y Diego, que así se hacen llamar estos lectores, han emprendido una campaña en este blog, escribiendo todos los días lo que para ellos es una prueba contundente del carácter “nazi” de Israel: “Israel dispara, niños mueren”. En sus diatribas, utilizan medias verdades, descontextualizaciones, manipulaciones e insultos, como “sionista” (en su sentido insultante), “mentiroso” y “nazi”, contra mi persona y otros lectores del blog. En algunos países, el antisemitismo es una figura penal. Eso solo basta para cerrarles el micrófono.

 

Una técnica interesante consiste en señalar una inexactitud informativa vertida en alguna nota del blog y cargar las tintas contra ello, presentándolo una y otra vez como una mentira deliberada, lo cual supuestamente probaría que la información que estamos presentando diariamente es en su totalidad una construcción falsa: en realidad, quieren demostrar, Israel mata adrede a civiles palestinos, y el hecho de que para ocultarlo se recurra a “mentiras”, así lo demuestra.

Pues la pregunta no es si el judío miente en su blog, sino: ¿cuál es la agenda del que lo denuncia con tanto fervor durante días y días?*

En algún momento, al señalar la maligna astucia de Israel de “decretar  una tregua para que, cuando los palestinos vayan al mercado los bombardeen en plena compra”, dijo el antisemita de nombre Salva: “Ahora entiendo por qué los judíos ganan tantos premios Nobel”.

Él responderá de ninguna manera es antisemita, que le importa defender a los palestinos y no atacar a los judíos y, por supuesto, que tiene amigos judíos. Además, dirá que lo estamos acusando de antisemita “como siempre lo hacen los judíos, para justificar la matanza”. Pero sabemos que hemos llegado a la verdad: los palestinos no les importan, sino solamente cuando Israel, el país de los judíos, está ahí para echarle la culpa.

Denunciar una supuesta “práctica de matar adrede y por placer”, y no contextualizarlo en un trasfondo geopolítico mayor, o en la agresión del oponente, a saber Hamás, es el intento de presentar a Israel como una fuerza maligna, que disfruta de poder matar palestinos por el solo hecho de serlo. Si esto es así, la única manera de parar la matanza es destruyendo al matador.

Empezando por el principio

¿Se puede criticar a Israel sin ser declarado antisemita? ¡Por supuesto que se puede! Este cronista ha mantenido decenas de intercambios en estas semanas con críticos de Israel, muchos bastante duros y buenos oponentes, y ha sido un verdadero intercambio de ideas. Los mentados lectores, en cambio, no debaten, sólo atacan, como matoncitos de barrio, esperando que salga el gordito de anteojos, que esta vez es judío, a la salida del colegio para ponerle el pie y hacer que se caiga. Sinceramente les importan un bledo los palestinos, incluso les importa un bledo un dato mal puesto en una crónica. Lo que los hace temblar de placer hasta el orgasmo es “tener a Israel agarrado por sus genitales: hemos pescado al judío entre los países matando gente”; y al judío de turno: “lo hemos pescado en una mentira”, lo que prueba que los judíos no sólo son diabólicos asesinos que matan sin explicaciones y sin ofrecerlas: también manipulan la realidad para ocultarlo.

Que ellos hagan lo mismo que dicen denunciar, poco importa. Por ejemplo, a la luz de los kilómetros y más kilómetros de túneles revestidos en cemento, construidos para atacar en suelo israelí, tanto a soldados como a civiles, el antisemita llamado Salva me insta a contestar, confiado en tener acorralado a este autor: ¿por qué se niega Israel a dejar a entrar en la Franja de Gaza “algo tan inocente como materiales de construcción”?

Es que no solamente los palestinos los tienen muy sin cuidado, sino que lo que también les importa bien poco es la verdad. Hasta el cansancio se les puede señalar, como lo hemos hecho en los informes, algunas verdades incontrastables: que Hamás utilizó cantidades colosales de cemento llegado a Gaza para revestir kilómetros y más kilómetros de túneles, en lugar de construir casas y otras cosas positivas, tan necesarias y de verdad inocentes. Todo eso no importa: ellos seguirán machacando que Hamás reclama “algo tan inocente como material de construcción”. Es decir, con tal de dejar mal a Israel, están dispuestos a ver en Hamás a la Madre Teresa de Calcuta. Pero para ellos el que manipula es el judío, que además se arroga “superioridad moral”, acusan, como si ellos se condujeran como humildes monjes tibetanos (su tono, además de sus dichos, pueden ser apreciados en los comentarios a los posts anteriores).

Podemos mostrar una y otra vez que no hay operativos semejantes en Cisjordania, pero sí en Gaza, y eso solo tiene que llamar a la reflexión. Y si la razón parece misteriosa y genera curiosidad podemos explicarla. Al contrario que en Cisjordania, donde gobierna una Autoridad Nacional Palestina con la que se puede tratar, y se ha logrado un “modus vivendi” con altibajos por las buenas durante años, en Gaza gobierna Hamás, una organización embanderada con el islam radical, la ideología más reaccionaria y nefasta del siglo 20 y 21 después del nazismo, y que la practica matando, no sólo judíos sino a su propia población o, como ellos mismos lo dicen “no llevamos a nuestro pueblo a la destrucción; lo llevamos hacia la muerte”. Para ello, han convertido a toda la Franja de Gaza en un gigantesco bunker y campamento militar, con la característica de tener mucha gente civil circulando dentro. Por suerte pueden acusar al enemigo externo de “encerrarnos en un gigantesco campo de concentración”, y la analogía atraerá al Hamás tantos idiotas útiles como los antisemitas Carlos, Salva y Diego, que ya pueden cantar victoria festejando por medio de “algo tan inocente” como sus tradicionales y tiernos disparos al aire.

Sólo cuando se puede culpar a Israel

A ellos, decíamos, les importan un bledo los palestinos. Fingen que les importan sólo cuando pueden acusar a Israel de infligirles cualquier sufrimiento. Kuwait expulsó 300.000 palestinos de su territorio en 1991 cuando Arafat abrazó a Saddam Hussein luego de que éste se tragara a aquél de un bocado. Pero los “pro-palestinos” ni siquiera se deben haber enterado porque Israel no estaba allí para ser culpado.

Cuando lo colgaron a Saddam en 2003, los chiítas que habían sufrido su puño de hierro salieron a la calle a matar palestinos por ser sunitas, y por haber sido los protegidos del dictador. 400 palestinos murieron por el solo hecho de serlo. Ahora, Bashar Assad mató a 1.800 palestinos entre todos los civiles sirios. ¿Se metieron nuestros héroes de la verdad a buscar camorra en los blogs de todos los defensores del país “nazi” Kuwait, de los chiítas “nazis” iraquíes, del dictador “nazi” Assad? No, porque para ellos el único país “nazi” es Israel, y el hecho de las imágenes de niños palestinos muertos, lejos de provocarles empatía con el sufrimiento palestino, los hace gozar hasta  el orgasmo, y vuelven todos los días por ese placer sexual al blog de “Marcelino el sionista”, o el judío, (a quién le importa a esta altura diferenciar) para probar de una vez “por qué los judíos tienen tantos Premios Nobel”, como dijo el antisemita llamado Salva con profunda sinceridad y honestidad intelectual. No son los palestinos el asunto, ni siquiera lo es Israel: el asunto son los judíos.

Por supuesto que se puede criticar al gobierno de turno de Israel. Yo mismo lo hago, pero porque quiero un Israel mejor, no porque quiero que desaparezca. Esa es la primera señal para reconocer una crítica de corte antisemita. Cuando el trasfondo es: “dado tal o cual acto, y dados los refugiados palestinos, Israel es un estado forajido que debe desaparecer”, estamos en presencia de judeofobia, de antisemitismo en estado puro.

El tema del derecho a la existencia

En uno de sus ataques de odio confesó el antisemita llamado Diego su verdadera agenda:

“En cuanto a motivaciones históricas, si alguien viene a mi casa, y me dice que se queda el cuarto de baño, un dormitorio y medio salón, yo también le mando a tomar por culo, que es lo que hicieron los palestinos en el 48. Que Israel haya ganado todas las guerras posteriores, no reconvierte el expolio que fue la fundación de Israel.”

Es decir, de la discusión de si Israel es criminal al matar civiles, pasamos a la mismísima fundación de Israel. Los antisemitas siempre terminan llegando allí: la fundación de Israel fue un expolio, y por lo tanto ilegal. ¿Y por qué es esto antisemitismo del más bajo?

No solamente porque Israel fue uno de los pocos países en el mundo creado en una base tan sólida de acuerdo con la ley internacional. Casi se diría que fue la ley internacional personificada la que creó a Israel.

Es antisemita, porque el razonamiento le niega el derecho de autodeterminación de los pueblos a un solo pueblo: el judío. No importa que ese pueblo ya haya reconocido el derecho de autodeterminación del vecino palestino, y que lo único que se le exige para concretarlo es dejar de intentar matar a sus civiles. El judío, que se debe ir de su país de origen, porque era “extraño”, se debe ir también de Israel, porque es un estado ilegítimo. Ergo, lo que es ilegítimo para el antisemita es que el judío viva.

Pero el argumento del “pecado original de 1948” es antisemita, además, porque de la acusación de que Israel provocó el tema de los refugiados y les robó sus tierras, (cosa que habría que discutir, y lo solemos hacer, pero aquí no hace al punto), se desprendería un principio general, a saber:

“Todo país que en su proceso de nacimiento y desarrollo le hizo daño a otro colectivo humano –expulsión, despojo o matanza-, debería desaparecer”.

Si fuéramos intelectualmente honestos y no desproporcionados, como ellos reclaman a Israel, esa debe la gran lección que nos deja el caso de los refugiados palestinos.

Si ese esa es la regla, pensemos en algunos otros ejemplos de países a los que a Carlos, Salva y Diego les encantaría ver desaparecer, según el principio general que ellos mismos están estableciendo.

Debería desaparecer España, por haber despojado a sus judíos y a sus árabes de todas sus propiedades en 1492, expulsándolos luego sin más ni más. Debería desaparecer una segunda vez, por quemar luego a los “judaizantes” en la hoguera de la Inquisición, y una tercera vez, por matar nada menos que a 500 millones de aborígenes en el continente americano durante los siguientes cinco siglos.

Debería desaparecer mi país, la Argentina, pues ha perpetrado el genocidio de los indios de la Patagonia en la famosa Campaña al Desierto, para “pacificar” y ampliar “las fronteras de la patria”. Y una segunda vez por el terrorismo de estado con los desaparecidos.

Debería desaparecer Francia, por el Terror de Robespierre y por Argelia.

Alemania también, por provocar la Segunda Guerra Mundial. Y por el Holocausto.

Estados Unidos, por los Sioux y los Apaches, también por Irak, Afganistán, Nicaragua, la Operación Cóndor, el bloqueo a Cuba, y la lista es larga.

Rusia debería desaparecer muchísimas veces: por los gulags, por las purgas de Stalin, por aplastar a Checoslovaquia, por los chechenios, los tártaros, los georgianos y los ucranianos.

China por Tibet, Xinjiang, la Revolución Cultural, los Falon Gong y la violación a todas las libertades fundamentales de todos quienes no adscriben al PCC.

Pakistán y la India deberían desaparecer, porque en 1948, el mismo año de los refugiados palestinos, cada uno expulsó a millones de un país al otro, siendo mutuamente masacrados cientos de miles de cada bando en el camino.

Egipto debería ser desmantelado, por las matanzas de Hermanos Musulmanes y otros opositores. Otra vez Egipto, por las matanzas de éstos contra los cristianos coptos. Irak, por invadir Kuwait. Kuwait, por expulsar a los 300.000 palestinos. Sudán debería desaparecer por Darfur.

Creo que el punto queda claro: prácticamente no hay país moderno que no haya “nacido en pecado”. Cada lector puede colocar en los comentarios por qué debería desaparecer su propio país, según el principio general fijado por los antisemitas a partir del caso de Israel.

Es extraño verificar cómo la historia recuerda a algunos, y olvida totalmente a otros. Pero es fácil de comprender cuando se verifica que lo que importa es el victimario, no la víctima.

El mundo ciertamente ha denunciado todas esas masacres y crímenes en masa. Muchos países, como Estados Unidos, son criticados duramente, es casi el país más odiado del mundo. Sin embargo, nadie dice que Estados Unidos deba por ello desaparecer ni ningún otro país. Del único que se dice que, por haberle hecho algo a otros (y de nuevo, sin discutir lo que realmente pasó allí) debería desaparecer, es el estado de los judíos, el judío entre los estados.

Los niños, el agua, el expansionismo

La crítica a Israel es antisemita también cuando, en el plano de los contenidos, se subliman en ese país los viejos mitos antisemitas o judeófobos. Dado que a partir del Holocausto dejó de ser políticamente correcto decir que uno es antisemita, el odio milenario se sublima en el judío entre los estados. Cuando vemos los mitos del viejo antisemitismo resignificados y endilgados al judío convertido en país, estamos en presencia de crítica antisemita.**

Veamos:

1) Antigüedad, el “deicidio”. Si en la antigüedad se acusaba a los judíos de haber matado a Cristo, hoy se acusa a Israel de “crucificar al pueblo palestino”. Los posters e imágenes de un hombre crucificado llevando una kefiá, el paño palestino, en la cabeza, son un motivo que apela directamente al viejo antisemitismo católico europeo.

2) Edad Media: los libelos de sangre.

a) La matanza de niños. Si en la Edad Media se acusaba a los judíos de matar un niño cristiano cada víspera de Pesaj para hacer matzá (pan ácimo) con su sangre, hoy en día es Israel al que le encanta matar niños. En esta última contienda, una de las tácticas propagandísticas de Hamás es ocultar los cadáveres de los combatientes de esa organización, que suman por lo menos un tercio. Los civiles fueron ciertamente muchos, y más de doscientos niños perdieron la vida, pero sus cadáveres fueron morbosamente exhibidos como carta de triunfo del martirologio palestino con siniestro cinismo. Para los antisemitas, el último conflicto consistió en: “Israel solo mata niños”. Sin contextualizar, sin necesidad de más conceptos que ayuden a entender la complejidad del conflicto y la responsabilidad de la parte débil en el mismo. Israel mata niños por ser la fuerza maligna que es, y al comprenderlo se satisfacen los corazones y las conciencias antisemitas: teníamos razón en odiar al judío. Tuvimos razón en no ayudarlos durante la Shoá. Las pintadas de “Hitler tenía que haber terminado la tarea”, dados a conocer en el contexto israelí-palestino, son elocuentes.

Caricatura aparecida en un periódico de Qatar. El motivo del niño y su sangre, junto con el de EEUU e Israel dominando y matando, es de origen europeo, adoptado en el siglo 20 por el islam radical.

Caricatura aparecida en un periódico de Qatar. El motivo del niño y su sangre, junto con el de EEUU e Israel dominando y matando, es de origen europeo, adoptado en el siglo 20 por el islam radical.

b) El agua. Si en la Edad Media los judíos fueron acusados de envenenar los pozos de agua de Europa provocando la famosa peste negra que diezmó al continente, hoy en día es Israel el que priva de agua a los palestinos. Israel, una potencia en desalinización, ya produce más del 50% del agua que necesita de la desalinización del agua marítima, es decir que prácticamente el problema israelí del agua ha sido resuelto. Si hubiera paz en el Medio Oriente, la región estaría llena de desalinizadoras israelíes. Si los palestinos no tienen agua es por su escasa infraestructura, no porque Israel los prive (una vez más, porque le encanta deshidratar gente, o hacerles llegar agua intomable: envenenada). Hoy la Autoridad Palestina gobierna sobre el 95% de los palestinos. En la Franja de Gaza, Hamás gobierna al 100% de ellos. Habrá que preguntar a esta angelical organización, por qué, con el dinero de los países donantes, a razón de miles de millones por año, en lugar de construir casas, acueductos, cañerías, cloacas, todo lo que construyeron fue túneles y cohetes. La respuesta es sencilla: la miseria palestina es funcional a perpetuar la imagen de martirologio, junto con la imagen atávica de Israel como el judío expoliador. El mito del agua (que se conecta hoy, también, con el de la energía eléctrica como otro recurso) está en el inconsciente colectivo del antisemitismo europeo,  que adopta una y otra vez no sólo al pueblo palestino, sino también a Hamás, como la moderna víctima del demonio judío, un demonio temible, al que los europeos tan bien conocen.

3) Edad Moderna: los Protocolos. En la Edad Moderna, por último, al judío se lo acusaba de querer dominar el mundo, y el texto fundacional de ello fue el panfleto apócrifo titulado “Los Protocolos de los Sabios de Sión”. Hoy en día es Israel el que domina la prensa mundial, la banca mundial, los medios de comunicación, es el que decide quién se sentará en el sillón presidencial en la Casa Blanca y, sobre todo, es expansionista al robar cada vez más territorios a los palestinos.

Israel tiene 22.000 km2, menos que la provincia argentina de Tucumán. Cabe dentro de la Comunidad Valenciana en España, le empata apenas al estado brasileño de Sergipe, y le gana por poco a New Jersey, el estado más pequeño de los EEUU. Si eso es un imperio, debe ser el imperio más fracasado de la historia. Desde 1993 está negociando con los palestinos retiradas, algunas de ellas se concretaron, se creó la Autoridad Palestina, que gobierna ya sobre el 40% de Cisjordania, Israel se ha retirado unilateralmente de toda Gaza y del sur del Líbano, ha aceptado (tanto el Laborismo como el Likud) la fórmula de dos estados para dos pueblos. La desocupación de los territorios es un proceso largo, que requiere renuncias también de ambas partes, a veces se avanza por las buenas, otras por las malas, pero hacia allá vamos.

Sólo que esa verdad no encaja en el relato del judeófobo, que en su fiebre de odio no ve otra cosa que “judíos usurpando tierras ajenas”. Un sociólogo argentino que es vocero de cierta izquierda en ese país, Pedro Brieger, osó utilizar la figura de los Pac-Man para caracterizar a Israel: “Se acuerdan ustedes, seguramente los que me han visto en más de una oportunidad, que yo les digo que Israel es como un Pac-Man, que avanza comiéndose al territorio palestino”, dijo sin atragantarse. O sea, encima se jactó de haberlo repetido una y otra vez, como quien enseña a sus alumnos una lección importante, útil y humanista.

En la época de los Protocolos y de Mein Kampf de Hitler, se caricaturizaba a los judíos como cerdos, como buitres o como ratas, todo tipo de animales más o menos repugnantes, que van desguazando a la sociedad civilizada, apoderándose de todo recurso posible, corrompiéndola y provocando todas sus guerras. Pues bien: de la mano de Pedro Brieger, los judíos se convirtieron en Israel, y los mentados animalillos se han convertido en Pac-Man: Pedro Brieger está citando a los Protocolos de los Sabios de Sión en versión digital.

Los Carlos, Salva y Diego responderán a este artículo. Acusarán a este cronista de “insultarlos” para justificar el “genocidio”. Seguirán oponiendo “hechos contundentes” de que el que mata es Israel a los palestinos, y no al revés, seguirán defendiendo a Hamás y seguirán insinuando, como lo hicieron ayer, que soy un periodista pagado (¿por quién? ¿por el “sionismo internacional”, heredero del “judaísmo internacional”? Que por favor me informen quién es mi jefe, porque ya anda siendo día de pago).

Ellos seguirán, pero en sus dichos se podrán seguir encontrando las huellas inconfundibles del antisemitismo. Las críticas de corte antisemita son parte del problema, no de la solución. Pues si todo el relato de lo que está ocurriendo se reduce a: “Israel mata, palestinos mueren”, ¿cuál es la solución? Parar a Israel. Y ¿quién puede parar a Israel, que es una fuerza maligna que mata por el placer de hacerlo o, en su voracidad expansionista, para quedarse con una Gaza vacía de palestinos? Nadie, que no sea por la fuerza. La conclusión necesaria de “Israel mata por matar y expandirse” sería que es necesaria la destrucción de Israel.

Por eso, el debate no es con ellos. A los antisemitas no se los puede convencer. La judeofobia es odio y no razón, es una enfermedad emocional que debe ser tratada como tal, y no un conjunto de ideas que se pueden cambiar si “se les explica bien”.

Este escrito va dirigido, en cambio, al grueso de los lectores, a toda la gente de buena voluntad cuya posición es neutra o incluso indiferente, que de verdad se preocupa por los pueblos que sufren y de verdad quiere entender el conflicto. Para que el lector pueda reconocer cuándo se intenta hacer comprender, y cuándo se intenta incitar al odio. Y para esquivar al odio. Para que de verdad, algún día, se pueda llegar al entendimiento y la paz.

* Puntualmente, al denunciar que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha anunciado una comisión investigadora para los “crímenes de guerra de Israel”, y señalar que nunca ha denunciado los de Siria, debí decir que se propone investigar los crímenes de Israel pero no los de Hamás. En el inmenso caudal informativo de esta conflagración se trata de una nimiedad, pero muy funcional para el antisemita interesado en una construcción de imagen negativa: “los judíos matan, y además mienten; y si mienten en esto, mienten también cuando culpan al Hamás”.

Lo cierto es que la mentada Comisión de Derechos Humanos de la ONU es un foro cooptado por países que lo componen tales como Siria, Irán, Arabia Saudita, Sudán, Venezuela, Cuba, todos probados “campeones” de los derechos humanos. El foro sistemáticamente descuida graves violaciones a los derechos humanos en el mundo para dedicarse en proporción abismalmente superior al caso de Israel. A los que de verdad se interesan en profundizar en el tema, ver el sitio web de UN Watch: www.unwatch.org

Ver también el siguiente video, de hace algunos días, donde se ve a representantes de países tan morales como Siria intentar callar al crítico representante de UN Watch.

http://hatzadhasheni.com/paises-despotas-dictatoriales-dirigen-el-consejo-ddhh-contra-israel/

Para profundizar en todos los temas ligados al conflicto, incluyendo libros en PDF gratuitos y películas, ver el sitio de Diplomacia Pública del proyecto Hatzad Hasheni, www.hatzadhasheni.com

**Para revisar el tema del antisemitismo o judeofobia: Gustavo Daniel Perednik, La naturaleza de la judeofobia, en el que hemos basado parte de este artículo. Su versión resumida en PDF por su autor, se puede descargar del sitio de Hatzad Hasheni.

38 pensamientos en “Reconocer al antisemita, para esquivar el odio

  1. Te felicito por tu artículo. Al leerlo quizás haya algunos que puedan abrir los ojos y arrepentirse del odio irracional que tienen hacia Israel. Otros en cambio nunca los abrirán, pero igual los que defendemos la justicia y por ende estamos con Israel seguiremos defendiendo la verdad.

    Me gusta

  2. Excelente nota Marcelo aunque un poco elevada para la chatura mental y cultural de algunos lectores.
    No los sobrevalores!
    En mi caso también soy argentino y vivo en Israel hace un año y medio, como aún me falta un poco de idioma busco info en español y tu blog es una de mis principales fuentes.
    Gracias y seguí así.

    Me gusta

  3. Bueno, Marcelo deja de escribir sobre las matanzas israelíes sobre la población civil palestina (en realidad nunca lo ha hecho), y pasa a hablar en su blog de que los que lo criticamos usando la palabra mágica: “antisemita”.

    Mira chavalín, que a estas alturas alguien que defiende el asesinato indiscriminado de civiles me llame antisemita no me molesta en lo más mínimo. Es más es un precio que hay que pagar, y lo hago gustoso cuando viene de alguien como tú. Incluso me halaga. Entre otras cosas porque la palabra “antisemita” ha perdidio todo su sentido: los que la usáis para atacar a cualquiera que critica a Israel por sus asesinatos la habéis vaciado completamente de contenido. A mí me han llamado antisemita por razones tan diversas como decir que no se puede cortar el agua o la luz a toda una población como Gaza, o por decir que Jerusalén Este no es Israel, o que los colonos deben abandonar todos los territoris que Israel ha robado y sigue robando a los palestinos.

    Es posible que muchos políticos y a algunos personajes célebres aún le tengan miedo a esa palabra, pero a la gente normal como yo ya se la trae floja que un mentiroso y un defensor del asesinato de civiles indefensos nos llame antisemita.

    Tu defiendes las mismas técnicas de guerra que aplicaban los nazis en los territorios conquistados. ¿Y me llamas a mí antisemita? Pues muy bien, hombre,lo que tú digas.

    Dicho esto, volvemos al tema, si no te importa:

    ¿Por qué mentiste sobre las declaraciones del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU sobre Siria?
    ¿Por qué mentiste sobre el operativo de Hamás que atacaron un cuartel diciendo que pretendían matar civiles?
    ¿Por qué en tu blog no aparece una sola imagen de niños destrozados por las bombas de tu ejército, cuando en toda la prensa y Tv internacionales aparecen decenas de imágenes todos los días?
    ¿Por qué mientes ahora diciendo que Israel no aprovechó una tregua para atacar un mercado, y después dispararon sobre las ambulancias que llegaron para recoger a los heridos?
    ¿Por qué no has dicho una sola palabra cuando te pregunté si pensabas, como Asunción Agulló que el islam es una religión abyecta?

    ¿Sabes por qué nos llamas racistas, Marcelo? Porque no tienes ningún argumento para contestarnos cuando te desmontamos las mentiras que escribes. Si los tuvieras, ya los habrías usado. Eres un embustero, probablemente a sueldo. Y un racista que odia a los árabes, y cree que tiene derecho a matarles y robarles para vivir en un Israel “en paz”

    Créeme, Marcelo, que un tipo como me llame antisemita es todo un halago.

    Contesta a mis preguntas sobre tus mentiras, por favor.

    Me gusta

    • Querido Salva, como español, me avergüenzo de la ignorancia que reina en nuestro país. Nunca podría imaginarme cómo hoy en día, sigue latente en nuestra generación el odio hacia los judíos. Alimentado durante tantos siglos, ha llegado al subconsciente de nuestro tiempo. Hablar de este conflicto tan a la ligera, aplicando términos como “Holocausto” o “Genocidio” demuestra una ignorancia suprema, desconociemiento de la historia, y odio, mucho odio. Es patético, que cientos de personas en Madrid salgan a “apoyar la causa Palestina” sin tener la más mínima idea del conflicto, movidos y conmovidos por una causa totalmente ajena, a las que les une el odio desinteresado hacia el pueblo hebreo. Sabiendo los acontecimientos a lo largo de la historia de la humanidad, estas actitudes son extremadamente peligrosas. Tendremos que tener mucho cuidado para que esto no siga así.

      Me gusta

      • Esto es lisa y llanamente un genocidio. Una matanza donde se menosprecia una vida por ser de otra raza. Y cada dia hay más judíos avergonzados por el proceder de quienes gobiernan Israel (y las mayorias de israelies que los votaron). Judaismo no es igual a sionismo, e incluso sionismo no es igual a genocidas. Hoy Israel está gobernado por genocidas pero gracias a dios (es una expresión nada mas esto de gracias a dios) son los mismos judíos desde todo el mundo quienes les comienzan a exigir un cambio.

        Me gusta

    • Salva, odias a Israel? desde cuando? que opinas de Hamas? De donde eres tu? te animarias a cambiarte aunque sea una vez los lentes para ver desde otro angulo lo que sucede en Medio Oriente? Quizas en el fondo, y asi como ya no te hace mella que te acusen de antisemita, en el fondo tampoco te preocupe reconocer a viva voz que los Judios deberian desaparecer de la faz de la tierra. Y si ese fuese tu pensamiento lineal, yo podria entender un poco mas tu soverbia. Yo soy judio y esty pensando seriamente que algo debemos tener que moelste tanto al otro.

      Me gusta

    • Mira, chavalín, que casi nadie ha pasado de la cuarta linea de tus memeces, no se para que te esfuerzas tanto en llamar la atención, debes de tener algún problema de personalidad, si insistes en llamar tanto la atención en este rincón del ciberespacio.

      Me gusta

    • Escucharme bien gallego. Uds primero devuelvan la tierra que Uds ocupan (el País Vasco y Cataluña) y después idemnizá a los 500 millones de indios que mataron a los millones de judíos que despojaron y asesinaron y recién ahí, después de haber limpiado tu débil conciencia levanta tu dedo acusador, quien SOS para juzgar a nadie? Volver a la Edad Media a vomitar tu pestilente antisemitismo, cabrón

      Me gusta

    • De que serviría responderte si cualquier argumento que utilicemos lo tomarías como “mentira”. Con personas de mente tan cerrada y antisemitas (en el artículo hay un sinfín de argumentos para calificarte así) como tú, que no tienen la capacidad de debatir u observar el conflicto desde un contexto general y sin tomar partido por un lado no vale la pena ninguna explicacón.

      Me gusta

    • Ma que matanza de parte de Israel. Aqui lo unico que se vio es un movimiento fundamentalista fanatico y de ideologia nazi (lea la constitucion de hamas asimse entea) que lanza cohetes para matar judios (esa es su unica razon de fida y la declaran sin siquiera un poco de verguenza) desde hospitales y jardines de infantes. Despues, cuando Israel los caza como a las ratas, se ponen a llorar como maricones. hamas tiene la culpa de lo que pasa alli, no joda que aqui sabemos leer.

      Me gusta

    • No creo que la acusación de Israel = Nazi tenga como único corolario la destrucción de Israel. Entiendo que sea un Estado que debió formarse para la guerra. También entiendo que eso puede y debe cambiar al evolucionar. Alemania no desapareció tras el Nazismo. El Nazismo fue una cachetada en la cara de Alemania que la obligó a cambiar. Quizás debamos ponerle un nombre a este gobierno de Israel (que ya lleva demasiado tiempo). Los nazis nos la hicieron fácil porque solitos se pusieron un nombre para denostarlos luego. “Nazisrael” les parece bien asi lo separamos de Israel? Cuando los nazisraelies caigan no va a caer Israel. Va a ser más grande.

      Me gusta

  4. Tengo una duda sobre la utilización de la palabra “antisemita”. Por lo que he leído, se considera antisemita a cualquiera que odie a una parte que sea semita. Es decir, si odias SOLO a los sionistas (palabra que no me convence, pero para el ejemplo me sirve) eres antisemita, aunque el resto de judíos te den igual o aunque tengas amigos judíos, o aunque adores a los semitas musulmanes. Entonces, si a mí me disgustan los islamistas y si esos islamistas también son semitas ¿soy yo antisemita? Si odio a Hamas y muchos de ellos son semitas ¿soy antisemita? ¿lo eres tú? ¿Si odio a un único judío, soy antisemita?

    Me gusta

  5. Marcelo, te ruego que cuando hables con tus jefes, los del lobby judío, les digas preguntes “que hay de lo mío”, el día de pago también se acerca para mí y a juzgar por lo que la gente me dice, vosotros judíos del mundo, amos de la banca, los medios, y el mundo, me debéis una pasta gansa… mucha plata como diríais en Argentina. Y la verdad me vendría bien cobrar antes de las vacaciones.
    Por que los anti-semitas no sólo no soportan al judío, si no a todo aquel que les apoye -en este caso, a mí- y para insultarnos, recurren a llamarnos “judíos” o “sionistas” y a decir que nos paga el lobby judío, por que lo que para ellos parece evidente es que no se puede defender al pueblo judío por una cuestión de conciencia. humanidad y honestidad intelectual, si no que dado que el judío es un ser despreciable, si un “gentil” les apoya, es porque su sangre no es tan “limpia” como pretende o porque se ha vendido al diablo -el diablo judío-sionista evidentemente- que compra comprar voluntades y conciencias. Me han llegado a decir que busco casarme con un judío, viejo y rico -no sé que dirá mi adorable, guapo y pobre marido católico al respecto-

    En este sentido te copio un mensaje que he recibido hoy de un loco, tan lleno de odio que se “atraganta al escribir”, que no porta que dijera en Faceboook, que si Hamás quería paz y que no murieran más niños en Gaza, lo tenía fácil, sólo tenía que dejar de lanzar misiles a Israel.

    “que perteneces al lobby economico judio, o eres una asesina en potencia bonita de M, a ti te gustan los ganadores por que de paso ganas, el pueblo judio se les dio un terreno y ha ido por las armas cogiendo terreno a los arabes has ta dejarles sin pais, eso que tu llamas estado israli se ha ido armando financiado por el lobby judio internacional que no vive ni trabaja alli….. esos judios se han pasado por el arco de triunfo todas las normas de sus territorios y si tienes el corazon de hielo con lo que ves y crees que la vida de un palestino y su solucion es rendirse o morir de miseria tu lo que eres es tan asesina como los que arrasan las ciudades a sus niños a sus pocas fuentes de energia…. bonita en vez de opinar date un baño. y que la sangre de los inocentes caiga sobre tu cabeza y tus descendientes como castigo a tu frivolidad e idiotez supina!!!!!!!”

    Pero como le he dicho al loco antisemita:

    “Tengo que decirte Javier soy una mujer LIBRE, vivo en un país LIBRE y a Dios gracias, puedo expresar mi opinión LIBREMENTE, y seguiré haciéndolo aunque reciba miles de mensajes de locos violentos como tú, y espero que mis descendientes puedan seguir viviendo en un país LIBRE, y expresando su opinión, sea la que sea, un país donde lo que tú acabas de decirme posiblemente sea delito.

    No soy judía, no he obtenido jamás beneficio económico o de cualquier tipo por mi apoyo al pueblo judío, más que la tranquilidad de conciencia de saber que expreso en alto lo que creo que debe decirse. Siempre criticaré con las fuerzas que mi cerebro me proporcione la hipócrita actitud de los europeos y occidentales en general hacia los judíos, el distinto rasero con que se les mide y la cobarde ceguera de la que se ha hecho gala a lo largo de la historia, – y que se sigue haciendo gala ahora- cuando mueren a manos, sea de asesinos depravados de cultura cristiana como Hitler, sea a manos de asesinos depravados de creencias musulmanas”.

    Me gusta

    • Aqui la cuestion se puede simplificar en aras de ahorrar saliva, tinta, bilis y adrenalina. Los muchachos Salva, Carlos y Diego son evidentes lectores avidos de informacion y con un afan como pocos quizas, de encontrar la verdad. Sin embargo un buen consejo es dejar la comodidad del ordenador y el escritorio o el lugar desde donde solo escriben y leen, y cojan unas mudas de ropa en su mochila y se den una vueltita por Israel, Gaza y la Cisjordania. Lo mejor sera que de cuenta propia y con sus propios ojos sean testigos de lo que pasa y logren comprender todo un entorno, una historia y sobre todo las mentalidades de quienes habitan la zona, judios y musulmanes (ya no hablo de los cristianos, que a los pobres no hay quienes los defiendan, salvo Israel, y que son masacrados en casi todo medio oriente). Se daran cuenta que el conflicto va mucho mas allá de lo que leen en la prensa (u otros medios) y quizas lograran juzgar por sus propios medios la realidad que se vive en la zona.

      Me gusta

  6. Es un artículo muy bueno, con tu permiso lo voy a reproducir.

    En realidad, has tenido suerte si has encontrado interlocutores con los que dialogar. En el blog que co-administro, los comentarios antisemitas habitualmente no son más que estupidez, ignorancia, fanatismo y sobre todo odio, hasta el punto de que se puede considerar a su autor como un auténtico enfermo mental.

    Tienen una visión tan distorsionada de la realidad y de qué significa realmente lo que repiten, que es imposible dialogar con gente que, además, encuentra intranscendentes las mayores atrocidades cuando las victimas son los judíos y que lo único que desea es expresar el odio que sienten por quienes ni conocen ni han intentado conocer. Sin ser válida la identificación judío=israelí, en Argentina hay una importante comunidad judía, pero en España es prácticamente inexistente, la inmensa mayoría de los españoles no ha visto en su vida a un judío y si lo han hecho, no sabían que lo era, sin embargo con pequeños añadidos costumbristas, repiten básicamente lo mismo, no sólo contra Israel, sino contra todos los judíos.

    ¡Am Israel Jai!

    Me gusta

    • Sí, pero la ignorancia no exime del cumplimento de las leyes y discriminar a alguien por su origen o religión además de inmoral es un delito. Así es que si “no entienden de judíos” que hablen de ellos, ya verás que poco hablo yo de futbol o de coches, o del conflicto de Ucrania.

      Me gusta

  7. Que manera de perder el tiempo! Toda la literatura a favor o en contra que he leído es al cuete,porque o vas a cambiar a los antisemitas de todos los tiempos con los amigos de siempre de esta batalla lo,mejor ha sido la unión del pueblo judio,mal le pese a los ” muchachos ” de la contra.
    No podran contra nosotros y cuando mas nos critiquen y odien. Mas les va a doler,asi que ni les contestes y dedícate a ver los ” informativos ” para ver el dia que esto se termine y tengamos paz .
    Los ” amigos de siempre,esperarán otro caso para destilar su ponzoña”
    Gracias por poder jugar con los idiotas útiles .

    Me gusta

  8. Excelente artículo, de verdad, se merece una ovación cerrada. Y el sujeto llamado Salva, por su persistencia y cabezonería en seguir con lo suyo, se merece unas risotadas en su cara. ¿Realmente alguien ha leído mas allá de la cuarta linea de las chorradas que ha escrito?

    Me gusta

  9. Hola, Marcelo.

    Como bien ha dicho Salva, los insultos de los que justifican la matanza de civiles, incluido niños, no entran más allá de la epidermis. De todos modos, me parece espectacular la cantidad de palabras que has utilizado sólo para evitar reconocer tus mentiras.
    Por supuesto, no me voy a parar en tu análisis de nuestro antisemitismo, porque sólo leyendo nuestro comentarios, incluidos los que has citado, tu acusación se responde sola.

    Me voy a parar, sin embargo, en uno de los apartados de este post, que es bastante esclarecedor. Que es el de la legitimidad de los estados. Tienes razón en algo, la creación de la gran mayoría de los estados del mundo no difieren tanto de la creación de muchos de los estados. Quizás el ejemplo más moderno sea el de EEUU, que realizó una limpieza étnica en toda regla antes, durante y después de su fundación. Sin embargo, hay tres diferencias claves con el Israel actual.

    1. Israel fue creada durante una época de nuestra historia en la cual ya había un incipiente sistema de derecho internacional.
    2. Pese a que lo intentaron, las tropas sionistas no pudieron matar y/o expulsar a la mayor parte de la población aborigen. Muchos siguieron dentro de las fronteras del estado judío (un 20% de la población hoy en día, si no me equivoco), y otros tantos en las zonas que serían ocupadas más adelante. En eso, los americanos fueron más efectivos.
    3. Israel mantiene un sistema legal de apartheid, tanto con la población palestina ocupada (Cisjordania), como con la población palestina o siria anexionada (Jerusalén Este-Altos del Golán), como con la población palestina que pudo mantenerse dentro de las fronteras del 48. En Israel no eres el mismo tipo de ciudadano dependiendo de si eres judío o no. No se te aplican las mismas leyes. No tienes los mismos derechos. Defender eso se puede definir de muchas maneras, pero jamás como democrático.

    Ser español, por ejemplo, te hace el hecho de nacer en España (con ciertas condiciones extras gracias a los gobiernos varios de derechas). Da igual si eres cristiano, apostólico y romano, si eres musulmán, judío, si te gustan las patatas alemanas o si eres aficionado al waterpolo femenino.

    Israel es uno de los pocos países que quedan herederos del colonialismo en los que aún no ha habido un revisionismo suficiente como para devolver los derechos a la gente que realmente es de allí. En ese sentido, probablemente soy más extremista que Salva. En efecto, no creo en la solución de los dos estados. No creo en un Israel judío, de igual modo que no creería en una hipotética Palestina árabe, o musulmana, o musulmano-cristiana. Yo creo en países en los que los ciudadanos son todos iguales. Pero, ¿sabes lo que pienso? Pienso que si esa hipótesis se diera, si se creara un estado así que abarcara todo lo que es el actual Israel y los territorios palestinos ocupados, la mayor parte de los ciudadanos judíos se irían. Simplemente porque no son de allí, y porque siempre es más cómodo vivir en un entorno que te apoye por tu origen racial. No quiero meterme contigo a nivel personal, porque no te conozco ni te he googleado. Pero permíteme una hipótesis. Calculo que eres un judío, viviendo en Israel, pero por tu nivel de español también calculo que no has nacido allí, sino que serás originario de Argentina (ya que en este post lo comentas), que en cierto momento de tu vida has hecho aliyah, y te has encontrado con un país que te daba más oportunidades que otros, simplemente porque automáticamente te convertías en parte de una élite racial. No te pido datos ni confirmaciones, es sólo un ejemplo, y si no es tu caso, hay muchos otros.

    En efecto, injusticias ha habido y hay en muchos otros países. Pero resulta que tú escribes un blog público sobre éste en concreto. Haz un post sobre Siria, si quieres, y debatimos sobre ello. Pero si me paso por aquí es para denunciar todos los mantras sionistas basados en mentiras tras mentiras de las que ya te hemos ido hablando, y sobre las que tu decisión ha sido esconder la cabeza cual avestruz tuerta. Mantras que, además, llegan al punto de justificar las matanzas indiscriminadas de poblaciones enteras. Y llega un punto en el que me da igual si son milicianos de Hamás, civiles, niños o mujeres. Ya vamos por 1600 muertos.1600 muertos por una masacre que Israel inició intencionadamente, gracias a diversas operaciones en Cisjordania, como tu ya sabrás. 1600. Y en ningún momento he oído decir a nadie aquí que esto debe ser parado. 1600 muertos. Y lo que se te ocurre es llamarme antisemita. 1600 muertos y no se te ocurre otra cosa que llorar diciendo que la ONU no condena a Siria. Tienes unos cojones como dos pelotas medicinales.

    Pero no acabas ahí. Encima me hablas de la AP y su “gobierno” como ejemplo de entidad con la que se puede tratar, y se ha logrado un “modus vivendi” con altibajos. Un “modus vivendi” con altibajos. O sea, Israel tiene bajo ocupación a más de 2 millones de personas, viviendo bajo la ley militar, con agresiones constantes tanto del ejercito ocupante como de los colonos extremistas, y a eso lo llamas un “modus vivendi” con altibajos. Tienes más cara que espalda.

    Acerca de lo del antisemitismo sólo te comentaré lo que yo llamo “la paradoja sionista”. Seguro que sabes que hasta hace relativamente poco, España era un país institucionalmente antisemita. En época de Franco, ser judío sí que era un problema, ya que éste era, entre otras muchas cosas, un fanático religioso de los que mantenían que los judíos habían matado a Cristo. La herencia del franquismo nos ha dejado muchas cosas malas, y entre otras, un partido enorme de derechas incapaz de condenar la época franquista. Con todo lo que ello conlleva. Ahora pregúntale a Asun, que tanto te ayuda con sus argumentos, a qué partido vota. Y te encontrarás con la paradoja. Me la suda si eres judío o no. Lo que me jode es que no seas capaz de ver más allá de tus narices, y que no veas la estructura racista en la que estás metido. Porque en ese caso, sólo hay dos opciones: o eres ciego, o eres racista. Y tonto no se te ve.

    Y una cosa para Joseph Gabriel. Si no conoces a las personas, no intentes analizar de dónde vienen o no. Porque podrías quedar como un imbécil sin comerlo ni beberlo. Que creo que has batido el récord de número de tonterías por píxel (y en este entorno tiene mérito). Si quieres, te explico quién ataca a los cristianos tanto en Israel como en Cisjordania.

    Me gusta

    • Sos un judeofobico o antidudio como quieras denominarte, espanol obviamente descendiente directo de algun inquisidor.
      Primero, empeza por reveer y asumir el genocio que tu pais hizo en toda America! Mas de 500 millones de seres humanos de los pueblos originarios de America, masacrados por tus antepasados.
      Siguen usurpando hasta el dia de hoy territorios que no les corresponden en pleno suelo africano : Ceuta, Melilla, y hasta podriamos incluir las Islas Canarias.
      Ni que hablar de como tratan a los miles de inmigrantes que tienen!!!!
      Son todos uds, de los mas racistas que hay en el continente europeo. Pero despues se llenan la boca hablando y diciendo todo tipo de pelotudeces. Siempre me negue a referirme a uds, como lo hace la mayoria de la gente en mi pais. Pero creeme, que cada vez que leo o me cruzo con algún espanol como vos, me sale de adentro decirte simpemente que sos un gallego de mierda y bien ignorante…

      Me gusta

      • Augusto,
        no sólo reconozco el genocidio que España realizó en América Latina durante tanto tiempo, sino que he tenido la oportunidad de avergonzarme por ello en primera persona, tras varios años viviendo en Sudamérica.

        Pero permíteme que baje a los infiernos del debate para aclararte lo que es racismo. Racismo sería que yo, al leer tu comentario, me refiriera a los sudamericanos como “sudamericanos de mierda e ignorantes”, o que dijera tras leerte que los sudamericanos sois unos racistas. Sin embargo, no soy racista. Y por supuesto, tras leer tu enriquecedor comentario puedo hablarte de que eres un racista, ya que me hablas en plural, otorgándome la representación de todos los españoles. Y que tu inteligencia tanto cognitiva como emocional deja mucho que desear. Pero no te preocupes. Nada que no se resuelva leyendo.

        Me gusta

    • Diego: realmente conoces muy poco, solo habla el odio que llevas arraigado en tu fuero desde tu infancia.- Posiblememte alguna de las pocas herencias de Franco que te interesó rescatar.- 1.500.000 arabes musulamnes y cristianos, ciudadanos israelies, con 7 diputados en el parlamento, con ingreso a universidades, hospitales y con los mismos derechos que cualquier otro ciudadano israeli, con libertad de culto y tradiciones y libertad de vivir y trabajar en cualquier parte del territorio, y vivir en un pais democratico, los convierte en privilegiados, si los comparamos con los arabes de otros paises.- En cuanto a los palestinos de Gaza y Cisjordania, mientras los terroristas sigan recibiendo el beneplacito de tipos como vos, seguiran teniendo problemas.- Te aseguro que lamento profundamente, quizas mas que vos, el sufrimiento de la poblacion palestina.- Y lo lamento por haberse dejado dominar por un grupo que no les importa.- Hace 50 años Goda Meir, por ese entonces primer ministro de Israel dijo: “PODEMOS PERDONARLOS POR MATAR A NUESTROS HIJOS, PERO NO PODEMOS PERDONARLOS POR OBLIGARNOS A MATAR A SUS HIJOS.- LA PAZ SE PODRA LOGRAR EL DIA QUE LOS ARABES AMEN A SUS HIJOS MAS DE LO QUE ODIAN A ISRAEL” y al decir arabes, se referia a estos grupos radicalizados.- Por último te pido te hagas la siguiente pregunta: TIENEN DERECHO LOS JUDIOS DEL MUNDO A LA EXISTENCIA DEL ESTADO DE ISRAEL, considerando, sin ir muy atras, solo la historia contemporanea, viviendo en la diáspora, perseguidos, en guetos, sin derechos elementales habiendo nacido en esos paises, sobre todo de la Europa Oriental, Africa, y Paises Arabes
      solo por el hecho de ser judios.- Si considerás que sí tienen el derecho, entonces permitiles que se defiendan.- Porque a Israel no le interesa Gaza ni la Cisjordania, solo quiere fronteras seguras.-

      Me gusta

      • “1.500.000 arabes musulamnes y cristianos, ciudadanos israelies, con 7 diputados en el parlamento, con ingreso a universidades, hospitales y con los mismos derechos que cualquier otro ciudadano israeli”

        Saul,

        1. 7 diputados en el parlamento supone un 7% de los asientos de la Knesset, mientras que los árabes son un 20% de la poblacion.

        2. Si quieres, te enlazo a un listado de leyes israelíes que son diferentes para judíos y no judíos.

        “A Israel no le interesa Gaza ni la Cisjordania, solo quiere fronteras seguras.”

        Esto es de coña, ¿no? ¿Tendremos que descender a preescolar de Conflicto Palestino-Israelí y ponernos a hablar de los colonos?

        Me gusta

    • Diego, usted esta muy equivocado: la tierra de Israel pertenece al pueblo de Israel. Los judios son el pueblo indigena de esa tierra. Los Arabes, asi como indica su mismo nombre, llegaron de Arabia y Representan una immigracion economica de los ultimos siglos. Ni que hablar del Islam, una religion nueva. Si no lo cree, estudie, analize un poco los miles de indicios arqueologicos que existen alli.
      Y me despido de usted con el saludo judio milenario: En el proximo anio en Jerusalem!

      Me gusta

  10. Diego, yo no soy ningún racista. Estoy casado con una catolica. Tengo familia evangelista, sobrinos que se educaron en colegios griegos y armenios en la Ciudad de Buenos Aires. Estudie en escuelas primaria y secundaria laicas, conviviendo con personas de todas las religiones que te puedas imaginar.
    En la guerra de Malvinas, casi me toca ir a combatir obviamente por Argentina.
    Vivi en Israel, donde aparte estuve cantidad de veces; lo mismo que en España.
    Estudié con alumnos palestinos en un instituto de Jerusalem, como de otras tantas nacionalidades y religiones. Viví en un Kibbutz, justo en la frontera entre Gaza, Israel y Egipto (Kerem Shalom), del movimiento Artzi, quienes adhieren al movimiento Shalom Akshav (Paz Ahora). Me he quedado a dormir en casa de amigos en Rafiaj (Gaza), en varias ocasiones (en los años 86 & 87), antes de la primera Intifada.
    Siempre estuve en contra de los asentamientos en Territorio palestino, que quede bien claro.
    Por otro lado Don Genaro Rodriguez-Rodriguez, quien fue soldado en la Guerra Civil Espanola (inmigro a Argentina finalizada la guerra), fue mi tercer abuelo (del corazon), una de las personas mas queridas y adoradas que tuve y conoci!
    Seguramente todo esto te chupe un huevo, pero tengo la conciencia bien tranquila respecto se quien es un racista y quien no.
    A las ratas antisemitas como vos, las huelo y percibo. Tengo un sentido axtrasensorial para darme cuenta el tipo de porqueria que sos.
    Vos no estas a favor de los palestinos, solo estas en contra de los israelies (o directamente de los judios).
    El Sionismo, es el movimiento nacional de liberacion del pueblo judio. Asi como la OLP es el movimiento nacional de liberacion del pueblo palestino. Hamas es un grupete de lunaticos y fanaticos religiosos, que pueden aglutinar entre sus seguidores a nazis, izquierdistas, musulmanes extremistas y soretes mal cagados como vos, que no se dentro de cual de estos enjendros y mamarrachos se te puede ubicar.
    Que te garue finito, y mandale saludos ahi por tus pagos, a Torquemada & Co…

    Me gusta

    • Joder, Marcelo.

      Cuando he empezado a leer tu comentario me ha dado la impresión de que estabas tendiendo una mano al diálogo, y luego la has acabado de arreglar con todos los adjetivos que me has dedicado. No te había pedido tu CV, pero por lo que has contado, tienes una historia vital que te puede hacer una persona más razonable de lo que indican tus escritos. Supongo que mi historia también te sorprendería, pero no la voy a hacer pública aquí, que no te imaginas cómo son algunos sionistas de vengativos. Y como entenderás, no voy a bajar a la cloaca del insulto, en la que se suelen hundir los que no saben qué argumentar (algún ejemplo más hemos visto en los comentarios de este mismo post).

      En cuanto al tipo de mamarracho y engendro (con g) que soy, en efecto es izquierdista. No apoyo a partidos islamistas, así como no apoyo a estados pseudorreligiosos; en general lo llevo mal con las religiones. Creo que no me has pillado el punto.

      En fin, tienes mi email. Si alguna vez se te ocurre disculparte, y no te apetece hacerlo en público por aquello de ser fiel al público sionista, te invito a que lo hagas en privado, y estoy seguro que podría ser el inicio de una conversación interesante. Igual soy un sorete mal cagado, pero ya te digo que rencoroso no soy. Eso siempre que tu sentido arácnido deje de informarte de mi antisemitismo.

      PD: sigo sin ver una fe de erratas de las falacias tipo:
      – Siria nunca ha sido condenada por la ONU
      – En Israel jamás se ha festejado la muerte de niños palestinos.

      No dejes que la rabia ponga en entredicho tu credibilidad.

      Me gusta

      • El comentario anterior era de Augusto, este es el mío:

        Fe de erratas: 1) Sí, hay locos israelíes judíos que saltan por los techos festejando los ataques a Gaza. Son reprobados por la gran mayoría de los israelíes, que todo lo que apoyan es el fin de los cohetes y los túneles, y que no andan en los techos porque tienen que estar a mano de los refugios.

        2) “En lugar de decir que el Consejo de Seguridad anunció que investigará a Israel pero no a Siria”, debí decir: “En lugar de decir que el Consejo de Seguridad anunció que investigará los crímenes de guerra de Israel pero no los crímenes de guerra Hamás, sus múltiples violaciones a la ley internacional y a los derechos humanos de su propia gente”. Pero como la verdad a ustedes no les interesa sino dejar mal parados los informes “sionistas”, a los que creen “desmontar” (como una “conspiración judeo-masónica-sionista”?), supongo les molestará más a ustedes, que son personeros de Hamás, han blanqueado todas sus acciones y no han tenido una sola palabra de crítica hacia ellos (pero me piden a mí aclaraciones; ¿más cara que espalda, lo llamas?), justo con la dictadura del Hamás, que en lugar de invertir en casas, infraestructura e inversión económica, han gastado todo el dinero recibido en túneles y cohetes. Pero claro, cuando vienen y les destruyen el gigantesco cuartel militar lleno de civiles en el que convirtieron a la Franja de Gaza, ustedes solo ven judíos matando civiles palestinos adrede, porque los anteojos con que ven la realidad están teñidos de islam radical. Una cosa es el Hamás, al que ustedes se empeñan en blanquear y defender, y otra es el pueblo palestino, víctima de las guerras que el Hamás les trae cada dos años. Israel ha propuesto la agenda de “reconstrucción a cambio de desmilitarización” de la Franja de GAza, para que la pobre gente en Gaza salga de una vez de la mierda a los que la lleva Hamás. Para la historia, esa es una verdad, que responde a intereses de un país que quiere vivir sin cohetes; para ustedes, que son antisemitas, eso es hipocresía. Pero nos estamos repitiendo y ya cansa. La verdad es que haga lo que haga Israel para ustedes estará mal, y eso los convierte en antisemitas por definición técnica, no porque alguien quiera esconder la cabeza como un avestruz. Ustedes son técnicamente antisemitas, antisemitas de manual. Si no, respondeme: ¿por qué defienden a Hamás?

        3) A propósito, Islam radical: la religión musulmana es una religión como cualquier otra, y no hay problema con la mayoría de los musulmanes en el mundo, que profesan su religión con principios de amor al prójimo, creencia en un solo Dios, ética, etc.. El ISLAM RADICAL, en cambio, es una ideología abyecta y nefasta, es una innovación moderna e hija deforme del Islam, inaugurada en 1928 con la fundación, de los Hermanos Musulmanes en Egipto por Hassan Al Bannah. Busca el regreso al CAlifato (igual -y en la misma época- en que Hitler quería volver al imperio germánico y los fascistas al Imperio ROmano), y a la pureza religiosa, la misoginia, el combate a los cristianos y judíos vistos como infieles (que el Islam tradicional prohíbe), y el suicidio en nombre de Allah (cosa que a un musulman tradicional escandaliza). Hamás es, y así lo declara su carta fundacional, el “brazo palestino de la Hermandad Musulmana”, y su odio a los judíos lo justifica en ese mismo texto en Los Protocolos de los SAbios de Sión. Son la misma ideología y agenda política de Al Qaeda, la JIhad Mundial, ISIS en Irak, que acaba de limpiar a Mosul de cristianos y ha fundado el “Califato”, Jabat el Nusra en Siria, que decapita curas cristianos, Boko Haram en Nigeria, que secuestra niñas cristianas para convertirlas. Sí, yo estoy alineado con el sionismo, soy sionista de izquierda porque apoyo la la autodeterminación de los pueblos, incluido el judío (que para ti no entra en esa definición porque eres antisemita de manual), y división de la tierra en dos estados, que los árabes rechazaron e igual se les está ofreciendo nuevamente a condición que paren de disparar cohetes y mandar niños a suicidarse por Allah. Y cuando termine esta guerra apoyaré la reconstrucción y la ayuda al pueblo que tenemos de vecino. Ustedes en cambio, odian a los judíos y apoyan al Hamás, que me odia a mí, que te odia a ti, y que apoya la muerte.

        Me gusta

  11. Marcelo,

    te pido disculpas por mi confusión. He de reconocer que no entendía esa reacción, pues no se parecía en nada al tono que muestras generalmente tanto en tus posts como en tus comentarios. Reitero mis disculpas por haber pensado mal de ti.

    Te agradezco la fe de erratas, y eso da pie a que, si así lo deseas, continúe un debate que considero que puede ser sano. Como ya te he dicho antes, lo de que me llamen antisemita en ciertos círculos ya me resbala, así que no me importa que sigas definiéndome así. Es absurdo que intente corregir tu error, porque apenas me conoces y el victimismo es una parte importante del sionismo.

    Respondo a tu pregunta: ¿por qué defiendo a Hamas? Bueno, en realidad la pregunta viene con cierta perversión. Evidentemente, no defiendo a Hamas intrínsecamente, pero defiendo el derecho de los pueblos ocupados a defenderse cuando son agredidos por su ocupante. Te puedo poner miles de ejemplos de cómo Israel humilla, veja y ataca constantemente a los palestinos, tanto en Gaza como en Cisjordania. Cualquier acción de Hamas, de los salafistas, o del grupo más horrible que pueda haber en Palestina, es un movimiento defensivo, porque la agresión del ocupante es constante.

    Los mantras sionistas nos hablan de que Hamas es el que suele romper treguas. Lo cierto es que en los últimos dos años ha habido 191 rupturas de alto el fuego por parte de Israel, y 75 por parte de Hamás. Por mucha propaganda que se gaste la Hasbará.

    Me hablas de que no apoyo la autodeterminación del pueblo judío. Eso sería cierto añadiendo un complemento circunstancial: “en una tierra que ya estaba poblada”. La perversión de apoyar a Israel es tal, que dejas la puerta abierta a infinidad de paradojas. Si ahora existiera un grupo, digamos de herederos de los cruzados, que dijeran que esa tierra les pertenece por razones históricas, y tuviera suficiente potencial bélico como para expulsar a israelíes y palestinos, según tu ideología, habría que joderse. El fuerte es el que se queda, según la lógica sionista.

    A mi me la suda que el estado de Israel sea judío. Si fuera musulmán, cristiano, budista o de amigos del voley-playa, pensaría lo mismo. Que no se pueden crear estados en los que una mayoría tenga superioridad legal sobre una minoría. Y por eso, precisamente, no creo en la solución de dos estados, ni siquiera en su hipótesis más ideal. Porque obtendríamos el mismo problema multiplicado por dos. Dos estados racistas por el precio de uno.

    Y lo que me enerva de todo esto es que a través de tu ideología seas capaz de justificar una matanza como la que estamos viviendo estos días. Ya se ha aniquilado, asesinado al 0,1% de la población gazatí. Y el contador sigue.

    Me gusta

    • Diego, odias a Israel? desde cuando? De donde eres tu? te animarias a cambiarte aunque sea una vez los lentes para ver desde otro angulo lo que sucede en Medio Oriente? Quizas en el fondo, y asi como ya no te hace mella que te acusen de antisemita, en el fondo tampoco te preocupe reconocer a viva voz que los Judios deberian desaparecer de la faz de la tierra. Y si ese fuese tu pensamiento lineal, yo podria entender un poco mas tu soverbia. Yo soy judio y estoy pensando seriamente que algo debemos tener que moelste tanto al otro. Eres de España. consideras que ETA deberia continuar con lo atentado? Matar como parte de una solucion?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s