HAMÁS ENCONTRÓ UNA NUEVA FÓRMULA PARA LA JIHAD – ¿QUÉ HARÁ ISRAEL?

ViernesLlantasPor Marcelo Kisilevski

Luego del fracaso rotundo de los túneles terroristas, después de la neutralización de los cohetes Qassam y sus desarrollos posteriores, y aun antes de hallarse una respuesta adecuada a los morteros, Hamás parece haber hallado una fórmula que se perfila como el nuevo desafío para Israel: manifestaciones masivas contra la cerca que separa Gaza de Israel. Como en la primera época de la primera Intifada, en 1987, Israel ha actuado el último viernes con perplejidad, pero con la mayor exactitud posible. Diez de los 16 palestinos muertos en la última manifestación eran terroristas ya conocidos por las fuerzas de seguridad israelíes. Pero seis no lo eran, y hay algunos testimonios que dan cuenta de disparos no exactos contra manifestantes desarmados, que habrá que investigar.

Las manifestaciones seguirán este viernes y los siguientes, hasta el 14.5, Día de la Naqba. Es posible que con cada manifestación vayan mejorando sus variantes, con mayor o menor violencia. Para este viernes, se anuncia el “Viernes de las llantas”. La intención es reunir unas 10.000 llantas para, el viernes, colocarlas junto a la cerca e incendiarlas. Se formaría una cortina de humo gigante que taparía el resto de las actividades violentas a la vista de los soldados, como lanzamiento de piedras, botellas incendiarias, colocación de cargas explosivas junto a la cerca, penetración de la cerca al lado israelí. Asimismo, colocarán espejos para encandilar a los soldados.

No cabe duda que Israel tiene un problema. La fórmula hallada por Hamás, y que tiene bastante aceptación entre la población civil palestina, a juzgar por los alrededor de 50.000 palestinos que participaron en la primera edición, es ganadora: si Israel se abstiene de disparar a los violentos de entre los manifestantes, para no arriesgarse a matar civiles inocentes, los terroristas podrán efectuar sus acciones violentas sin molestias. Si el ejército israelí, en cambio, decide disparar, matando a violentos y a civiles, como ocurrió el viernes último, también es ganancia neta para el Hamás, que cuenta con los muertos de su lado para enrolar a la opinión pública mundial.

Hoy se reunía un representante egipcio con un funcionario del Shin Bet israelí para analizar pasos conjuntos para enfrentar la situación. Pero la solución, o el alivio de la crisis, debe venir del área política: qué medidas tomar para aliviar la crisis humanitaria que afecta a Gaza, sacar vapor de estas manifestaciones violentas camufladas como pacíficas, y reflotar algún viso de negociación de paz. Ante un Trump desacreditado, quien se perfila como posible mediador es nada menos que Vladimir Putin, nuevo hombre poderoso en la región, en principio potable para ambas partes en el conflicto. El problema es que ni el actual gobierno israelí, ni, al parecer, las dos conducciones palestinas, la del Hamás y la de Fatah, parecen demasiado interesados en volver a la mesa de negociaciones, cada uno por sus propios motivos internos. Puede ser que la violencia creciente, y los muertos en el camino, acabe por obligar a ambos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s