¡Vamos a votar, mi amor!

gaidamac1

Salí por Jerusalem con un grupo de los madrijim investigadores del terrorismo. Jerusalem, una ciudad que se debate en el cambio de perfil. Mañana hay elecciones municipales en todo el país, y aquí en la capital los laicos se juegan el todo por el todo frente a los religiosos. Nir Barakat, identificado a grosso modo con el Likud, contra Meir Porush, de Agudat Israel, los ultraortodoxos ashkenazíes.

“No votar es votar por Porush”, llaman los laicos a sus apáticos correligionarios. Es que los religiosos son más disciplinados, y responden como un solo hombre al llamado de sus rabinos. Mañana se va a dar algo muy interesante: militantes de Meretz, de izquierda, colaborando en el día electoral con el derechista -pero laico- Barakat.

A mí me gustó esta imagen, este pedazo de realidad que vi al pasar, y le saqué la foto. En una parada de autobús, el poster de otro candidato, el empresario ruso Arkadi Gaidamac, al que le pintaron bigotitos de Hitler. Sentada esperando al autobús, una habitante árabe de la ciudad. ¡Es la democracia israelí en acción!

Anuncios