Permiso para emocionarse

Shirán creció, y va al ejército.

Shirán creció, y va al ejército.

En estos días de cinismo, cuando Bibi y Tzipi juegan al gato y al ratón, y a ver quién respeta más y mejor el voto popular, todo parece haber sido puesto en stand-by. Hasta la liberación de Guilad Shalit. Y esta vez, no resulta del todo claro por culpa de quién. Pero puede ser que se trate todo de declaraciones a los medios, guerra psicológica. Tzipi contra Bibi, aunque todo esté cocinado. Olmert contra Hamás, lo mismo.

Y en estos días de cinismo, digo, donde no conviene creerle mucho a nadie, elijo una historia entre muchas, que dan permiso para emocionarse, a pesar de todo.

Shirán Franco, de 9 años, mantuvo en vilo a todo el país en agosto de 1999, cuando un tremendo terremoto azotó Turquía. Su padre Itzik, su hermano mellizo Arieh, y sus abuelos, Sami y Myriam, murieron bajo los escombros del edificio de departamentos veraniegos en el que pasaban sus vacaciones.

Su madre Iris sobrevivió, y Shirán quedó viva, bajo los escombros, durante más de 100 horas. Israel mandó una unidad de rescate del Arma de Retaguardia de Tzahal. El país fue testigo, a través de las cámaras, de los esfuerzos por salvarla. Finalmente lo lograron, y ahí se la ve en la foto, deshidratada, tomando las gotitas de agua de manos del Dr. Itzik Ashkenazi, desde entonces su “ángel guardián”.

Hoy Shirán tiene una nueva familia, “una vida del pasado y otra del presente”, separadas. Su mamá se volvió a casar y ahora tiene un hermanito de 3 años, Liel, pero no se olvida de su hermano Arieh, con el que “hacíamos todo juntos, éramos como un matrimonio de chiquitos”.

Shirán decidió cerrar el círculo. Hoy se la ve en una nota de Yediot Ajaronot con uniforme de Tzahal. ¿Dónde decidió servir? “También a la Fuerza Aérea le debo un enorme agradecimiento (nunca olvidará tampoco el vuelo en el Hércules que la trajo de regreso a casa), pero vi el cuadro con la foto en la pared de mi cuarto, donde estoy en brazos del Dr. Itzik Ashkenazi, comandante médico del equipo de rescate, y me decidí por el Comando de Retaguardia. No lo consulté, pero cuando se lo conté, se alegró. Hasta el día de hoy él es mi ángel de la guarda. Mi servicio en el Comando de Retaguardia es para mí el cierre de un círculo”.

Anuncios

Reinventándonos

Este blog debería comenzar con esa frase caminada: “Como decíamos ayer…” Ya hace un par de años terminaba un blog y comenzaba otra historia, la de Povesham.com. Se trató por un buen tiempo de lo mejorcito que había en estas playas en materia de noticias sobre Israel. Un intento, junto con mi colega y amiga, la periodista Roxana Levinson, de reflejar de un modo abarcativo y sin pretensiones de ideologizar, la actualidad sobre Israel.

 

Así que terminé por aquel tiempo mi “Ventana del Kisi” y me dediqué a la noticia. Salí de mi ventana y me adentré en la actualidad, tratando de congelar mi propia mirada, y mi opinión. No se me vio mucho, por ahí, firmando notas. Más bien intentaba decirle a la gente de qué se hablaba por aquí. No había tampoco objetividad -como que suficientes crímenes se han cometido en su nombre-, pero sí un intento de tomar distancia y de, sencillamente, contar la historia.

 

La aventura de Povesham.com terminó por problemas económicos sin vuelta atrás. Que muchos lo vamos a extrañar no cabe duda. Pero lo más importante es la posibilidad de seguir creciendo, de seguir comunicando, y de potenciar las posibilidades que ese proyecto ha dejado abiertas.

 

Este blog va a hablar también sobre Israel, sobre la vida aquí, no siempre fácil. Bueno, espero que este sea el post más serio, porque pretendo ser menos formal. Eso sí, si hablo de actualidad, que se me perdone, pero no pienso opinar demasiado. Como siempre la pretensión será la de explicar, la de contar lo que pasa por acá e intentar que se entienda un poco más. Las opiniones las pondrán los lectores en los comentarios. Con la diferencia de que esta vez tendré más tiempo para responder.

 

Es que se me ha acusado de “estar en un pedestal”, por no participar en las discusiones en los foros que se armaban en los talkbacks de Povesham. Juro que no fue intencional. Quizás por ese trauma es el nombre de este blog. Los que me conocen saben que soy también educador, y que practico la “educación personalizada”. Así que de pedestal, nada.

 

Además, sigo trabajando en comunicación, y ésta es una forma de reflejarlo. Sigo haciendo periodismo, sigo dando conferencias sobre lo que pasa en Israel, sobre Actualidad, Sociedad Israelí, y lo que se da en llamar Hasbará. Y la mirada de los grupos que encuentro, me da a mí un punto de arranque. Quiero decir: al vivir en Israel, me emociono con el Kotel sólo a causa de la emoción de los grupos que traigo a verlo. Cuando veo el entusiasmo por Israel de la gente que llega a visitar, ahí “me acuerdo”, y me re-entusiasmo yo también.

 

Bueno, de eso se trata. Son las 2.30 de la mañana del 2 de octubre, y todavía no terminé de diseñar el nuevo bicho. Espero, mañana o pasado, ser menos aburrido.

 

Empezamos.