La crítica a Israel: aclarando los tantos

Mi último post armó una pequeña bataola que no ha hecho más que alimentar mi ego. Los apoyos y las críticas han venido de todos los costados, como si se tratara de una especie de manifiesto político. Yo en realidad lo escribí como un post más, tomando café en Aroma y mirando gente pasar, como si nadie fuera a leerlo. Me tendré que hacer cargo, y aclarar varios puntos:

1) No fue una diatriba contra los dirigentes comunitarios. En cambio, fue una propuesta para mejorar. La calidad o no de los dirigentes queda a juicio de cada comunidad (tampoco hablé de ninguna en particular sino de tendencias generales), pero para entenderme a mí hay que leer posts anteriores. Pues ya lo he dicho y repetido: creo que los dirigentes son personas que activan con el alma, con su tiempo y con su dinero. Mientras podrían estar veraneando en Montecarlo (algunos) o rompiéndose el alma de sol a sol porque el sueldo no alcanza (otros) ellos van a la comunidad a deshoras para que los marcos funcionen. Todo lo que quieren a cambio es reconocimiento, que los aplaudan. O sea, quieren que los amen por cosas buenas que hacen. No es un precio muy alto el que exigen, y además, ¿no es acaso lo que queremos todos?

Muchos hacen un excelente trabajo, otro menos, muchos estudian y se profesionalizan. Sí, ya sé que hay casos de corrupción, como lo hay en todo, pero también hay que entender que se trata de una arena política, con sus propias reglas de juego, y no se puede tildar a todos de corruptos. A la larga, sin que se les agradezca demasiado, los dirigentes comunitarios voluntarios, esa raza incomprendida, son los que mantienen la comunidad funcionando. (Sí, ya, ahora los profesionales de las comunidades se me echarán encima. Todo bien.) Pero todo esto no implica que sean incriticables.

2) Crítica a Israel I: ¿cuál fue entonces la “propuesta para mejorar”? Que se separe el contenido, de la política de gobierno comunitaria. Descalificar a un judío progresista como antisionista ante cualquier crítica a Israel puede estar bien para un debate de café, incluso de salón. Pero como política a seguir no es muy afortunado, ni moral ni tácticamente, en especial si se quiere atraer a los jóvenes. La propuesta es sencilla: abrir los espacios para que, sin descalificar a nadie, se digan unos a otros lo que quieran. Eso también incluye presupuestos y estructuras. No hay atajos. No alcanza con decirles “escriban un blog”.

3) “No se permite el disenso”: Me dicen que no es cierto una de las razones del alejamiento de los jóvenes de la comunidad sea el monolitismo de opinión. Me dicen que el tema es más complejo. Debe ser. Pero yo no me lo inventé, lo juro. Lo escucho de jóvenes que pasaron por mis charlas y seminarios, y de antiguos janijim de años, que han atestiguado un proceso de vaciamiento y/o que ellos mismos se han sentido excluidos.  También otros colegas en las comunidades han coincidido conmigo. Pero quien quiera aportarme diagnósticos más diversos en cada país, estaré profundamente agradecido.

4) Crítica a Israel II: Hacia adentro y también hacia afuera. Un viejo caballito de batalla desde el establishment comunitario es: “podemos criticar a Israel, pero puertas adentro, en casa, porque si se critica afuera, eso le da pasto a los leones antisionistas-antisemitas”. Pues bien: eso se acabó. A quienes siguen sosteniendo el argumento les tengo noticias: en la era de la globalización, internet y facebook, las paredes de la “casa” son transparentes.  Y además, los antisionistas-antisemitas no necesitan de nuestro pasto, se las apañan bien solos. La solución no es acallar las voces críticas “porque se las escucha afuera” sino salir también afuera y contestar. Ello, con dos condiciones, desde mi punto de vista: que se critique para mejorar, y que sea con una sólida base informativa. Veamos.

5) Crítica a Israel III: Desde el amor. Suena cursi, lo sé, pero criticar a Israel desde el amor, y no desde la deslegitimación, son mis líneas rojas, la cancha dentro la cual yo juego este juego. Cito por enésima vez al rabino Marshal Meyer Z”L: “Se critica lo que se ama”. Yo critico las políticas del gobierno de turno de Israel (y no a “Israel” como si fuera un ser uniforme con conciencia única) porque quiero que Israel sea mejor, no para que desaparezca.

Israel puede estar gobernado por personas que pueden equivocarse, pero es ante todo la expresión de una revolución popular en el más izquierdista, derechista y centrista sentido de la palabra. Y el hecho de que sea un país espectacular -que lo es- no debe ser una traba para querer mejorarlo.

En cambio, atacar a Israel por todo lo que hace, sin señalar logros, comprando el argumento de que es un país “ocupante y opresor” por esencia, es de mala leche. Es buscar siempre por dónde se lo puede atacar… a pesar de todo.

Pequeño ejemplo: no muchos se han percatado de que hace varios años, por lo menos desde 2004 (fallecimiento de Arafat), ya no se habla más de los sufrientes “palestinos” sino de la sufriente “Gaza”. Eso se debe a que la Autoridad Palestina en Cisjordania bajo Mahmud Abbas ha emprendido un camino diferente: está gobernando para su gente, desarrollando la economía, el trabajo, la educación. El conflicto violento con la ANP gobernada por el Fatah se puede dar por concluido por ahora, abriendo la histórica oportunidad de cerrar trato, dejando aislada a la Gaza del fundamentalista (y reaccionario) partido Hamás. Si yo hago mi crítica porque el proceso de paz está frenado, lo hago hacia ambos liderazgos, el de Netanyahu y el de Abbas, pero se trata de una crítica coyuntural.

Quiero decir: si Israel es el mismo “opresor de palestinos” tanto hacia el este como hacia el oeste, pues no puede ser un monstruo de dos cabezas, ¿por qué trata diferente a Cisjordania que a Gaza? La diferencia son los palestinos mismos, no Israel. En Cisjordania bajo el partido Fatah existe un proyecto de construir un estado palestino, y en Gaza existe otro proyecto, el de destruir a Israel. Es contra los misiles y el terrorismo que llegan desde Gaza que Israel se defiende, no contra el pueblo palestino, con el que Israel no tiene problema alguno. Pero el hecho de que haya un bloqueo en Gaza, que hoy se reduce a armas y personas, ya alcanza para atacar a “la entidad sionista” como un todo.

La crítica a Israel es antisemita cuando, de todos los conflictos que hay en el mundo, en todos los cuales hay fuertes y débiles, el único en el que se propone como solución que una de las partes desaparezca es el que mantiene el estado judío, hoy en día sólo con Gaza. Cuando el Hamás siente cabeza y este conflicto también desaparezca, se llamará a la destrucción de Israel por matar vacas para hacer bifes. Algo habrá que encontrar…

6) Criticar a Israel IV: Desde el conocimiento. Lamentablemente, mucha gente que en otras áreas critica de modo conciente, en el tema de Israel lo hacen desde una pasión “derecho-humanista” pero ignorante. Y esto, lamentablemente, incluye a muchos jóvenes judíos que se ven a sí mismos como progresistas.

Ejemplo, más breve que el anterior: ¿cómo se puede ser progresista y apoyar a los movimientos fundamentalistas como si fueran “luchadores contra el imperialismo yanqui y por la justicia social”? Esto es ideológicamente aberrante, por no decir imbécil. El resultado es que la ideología que se ve a sí misma como la más progresista y de avanzada del mundo, blanquea y se alía con la ideología que, dicho en los términos marxistas más ortodoxos, es la más reaccionaria, la más violadora de los derechos humanos, la más feudal y la más retardataria de la historia. Pero para entenderlo, hay que estudiar islam y jihadismo, y eso, parece, ya da mucho trabajo. El islam fundamentalista es demasiado peligroso para dejarle el combate sólo a la derecha. Ese es el principal pecado de la izquierda actual. Pero no se preocupen: no vamos a llamar a su destrucción…

El problema es dinámico y no estoy repartiendo culpas: si los jóvenes judíos no encuentran su lugar en la comunidad, por las razones diversas que sean, mal se les puede exigir que les guste el tema Medio Oriente y que lo investiguen. Es un tema tan complejo que abarca incluso el sexo. Como se lo dijo un universitario judío a un educador israelí -y de izquierda- especialista en Medio Oriente: “Tienes que entender: si yo hablo bien de Israel en mi universidad, no me encamo más”. Entre nos, los puedo entender, pero el resultado de este “antisionismo sexual” es que los jóvenes judíos se pliegan a una corriente que legitima la ignorancia y se autoconvencen de criticar a Israel como “brazo del imperialismo yanqui” para no verse excluidos también allí.

En resumen, se les puede pedir a los jóvenes que se informen, y también se puede esperar que las comunidades abran espacios formativos donde el disenso tenga cabida junto con el aumento del caudal informativo. El proceso ya ha comenzado:  existen seminarios de los que soy parte, organizados por CLAM (Confederación Latinoamericana Macabi) en sociedad con todas las comunidades iberoamericanas, por ejemplo, en los que buscamos complejizar, debatir, y en especial informar mucho.

El desafío sigue siendo llegar a los jóvenes alejados, que en muchos casos quizás ni se enteran de estos seminarios, y volver a despertar en ellos un interés apagado por algo que, a la larga, les toca y les pertenece.

 

8 pensamientos en “La crítica a Israel: aclarando los tantos

  1. Por cierto, la única virtud a presente es la lealtad. ¿Renunciar a tus convicciones y pertenencia por sexo? Hay que ser un verdadero canalla! No soy un viejo, tengo 21 años, conozco de estas cosas y nunca conocí una mina en la facultad que se niegue a darme su número o email porque defienda a Israel o sea judío (ni siquiera sucede con la dicotomía K vs anti-K que es mucho más relevante en la UBA que cualquier discusión filosófica sobre sionismo). Además, aún suponiendo que así fuera, jamás estaría dispuesto a renunciar a mi orgullo hebreo por un par de tetas. Si sos cobarde y te dejas lavar el cerebro por un grupito de militontos, no culpes al sexo (o la falta de él). ¿O acaso alguien cree honestamente que solo los zurdos cojen?

    Me gusta

    • Andy, coincido. Pero ya conocés lo de la yunta de bueyes, y cada uno busca la suya donde puede. La gente hace cosas mucho más graves que abandonar principios, todo por un buen encame. Sólo puedo aplaudir tu habilidad para que ninguna mina te niegue su número. ¿O será que sí te lo niegan, pero por otros motivos? No queda claro…

      Más allá del humor, yo usé la anécdota como metáfora de un desesperado esfuerzo por pertenecer, y entiendo que la juventud no la lleva fácil, ni en esta época ni en ninguna otra, ni en la comunidad judía ni en ninguna otra comunidad.

      Me gusta

      • Por supuesto que me han rechazado, pero nunca por judío ni por defender a Israel o sostener una determinada postura política. La única excepción que podría encontrar, la única idea que generaría tal rechazo que provocaría una verdadera exclusión social en la facultad, es si alguien defendiera públicamente la dictadura (por obvias razones). Pero salvo por eso, nunca fui testigo de un rechazo por expresar mis opiniones, ni siquiera entre las agrupaciones militantes. Me parece Marce que eso que te contaron es una excusa para “seguir a la corriente”. Además, aún suponiendo que eso fuera verdad, atacar a tu pueblo por sexo me parece una actitud mediocre e infantil, propia de una persona con una escala de valores miserable.

        Me gusta

      • Andy, pensé que íbamos a dejar un poco la política y hablar de lo que realmente importa: las mujeres. Al fin y al cabo, ya lo decía el Negro Dolina: “Todo lo que el hombre hace… es pa’ levantar minas!” El chico que dijo eso no se puso a “atacar a su pueblo”, sencillamente decidió callarse la boca y mantener un perfil bajo. Yo no sería tan duro a la hora de juzgar al prójimo, para no caer en actitudes infantiles pero para el otro lado…

        Me gusta

  2. Marcelo, muy buen post.. Muy completo y realmente tanto la respuesta que me diste en tu post anterior como lo que escibiste en este es muy bueno: me saco el sombrero..

    Y te digo mas.. no estas solo.Varios pensamos como vos. Aca tambien se hicieron un par de seminarios (pocos, pero se hicieron) como el que vos contas. En Estados Unidos la critica objetiva a Israel para que le haga bien al mismo Israel esta creciendo (J Street, entre otros).

    Y coincidmos plenamente: el antisionista/antisemita va a seguir siendolo, por mas que se termine el conflicto palestino israeli y diga lo que diga la izquierda israeli y judia en el mundo.. Van acusar hasta de matar vacas por hacer bifes. De hecho, la historia del antisemitismo nos muestra que siempre es igual: que los judios mataron a jesus, luego envenenaban el agua y comian niños cristianos en pesaj, luego idolatras, usureros para pasar a ser una raza invasora, etc..y ahora es… “matan plaestinos”. Y la verdad, como diria Woody Allen, con esa gente, el palo de besibol entre nuestras manos..

    Recuerdo hace un par de años cuando vino Lieberman a Argentina, que hubo manifestaciones de repudio contra su visita frente a la embajada, pero cuando vino Shimon Peres, un tipo que tiene en sus manos el premio nobel de la paz y fue artifice de los acuerdos de Oslo, hubo la misma gente repudiandolo, las mismas organizadores, los mismos dirigentes…Como vos decis, lo critican por lo que es, no por lo que hace. Es mas, el lema siempre era “Abajo Bush y el Estado Sionista”, recuerdo plenamente. Y no les importa, sea Guideon Levy u Ovadia Iosef…como vos decis.. no necesitan las criticas de la izquierda israeli/judia.

    Y si, a la gente que conoce poco o nada sobre Israel hay que informarle-. Y si mostramos nuestro discenso interno es lo mejor, tanto para nosotros (como personas) como para Israel.

    Shabat Shalom!!!

    Bruno Kusevitzky

    http://www.facebook.com/profile.php?id=641775711

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s