Revolución femenina en la piel de Miss árabe israelí

POR MARCELO KISILEVSKI*

Un concurso de belleza, organizado por una revista, busca abrir el camino a las mujeres en el mundo árabe contemporáneo.

Image

Sexualidad, pero con moderación y buen gusto. Tapa de la revista árabe israelí Lilac.

TEL AVIV. ESPECIAL – 26/12/13 – 10:22

En Nazareth, al norte de Israel, tuvo lugar la semana pasada la elección de Miss Lilac, la reina de belleza del sector árabe israelí. Fue organizada por Lilac (se pronuncia Láilac), la primera revista femenina árabe israelí, y la primera en publicar en su portada, hace dos años, la foto de una top model, Huda Nakash, nada menos que en bikini.  Si en el mundo, los concursos de belleza son cuestionados como instrumento de “cosificación” de la mujer por excelencia, aquí es símbolo de la revolución femenina árabe israelí.

La organizadora del certamen es Yara Mashur, directora de Lilac, y gurú feminista del sector. “Nosotros nos abrimos al mundo a través de Internet”, dice Mashur. “Ahora tenemos una nueva generación que es exigente. Una generación que quiere democracia, que quiere triunfar en la vida. Si bien Huda Nakash tuvo que pedir permiso a sus padres para posar en bikini, y el 60% de los árabes la condenó, el restante 40% la consagró, y los demás se tuvieron que resignar. Esto es nuevo para nosotros”.

Pues la elección de la Miss Israel del sector árabe israelí no es cómo en todo el mundo. Tiene que mantener un delicado equilibrio entre lo religioso y lo laico, lo tradicional y lo moderno, lo árabe y lo israelí, lo conservador y lo sexy, lo feminista frente a lo machista, todas brechas que desgarran a ese sector de la sociedad israelí. A pesar de que ya ha habido participantes árabes en el concurso de belleza nacional e incluso ganadoras, como Rana Raslan en 1999, todavía les resulta necesario un certamen separado donde, por ejemplo, no tengan que desfilar en traje de baño.

Las ocho finalistas tuvieron que sobreponerse a las críticas de los que, en la familia ampliada o en la aldea, presionaron para anular su participación. “Mi familia me apoyó en esto”, dice Súmud Fáradj, una de ellas. “Pero hubo vecinos que le decían a mi mamá cómo me permitían usar esas minis tan cortas, y cosas así”.

Yacub, hermano de la participante Nadín Abadu, es “casi” de la nueva generación: “No me molesta en absoluto (su participación). Es 2013, no se puede seguir viviendo en los años ‘50”. Sin embargo, ¿permitiría que Nadín se fotografíe en bikini en la portada de Lilac? “No, hay límites. Jamás le permitiría hacer algo así”.

Con todo, existe un discurso de cambio en este colectivo humano. Se ven a sí mismos como una sociedad más abierta y liberal, dispuestos a aceptar que las mujeres sigan una carrera, a veces a expensas de la crianza de hijos, cosa impensable hace apenas quince años. Las estadísticas lo confirman: desde 1990 se duplicó la cantidad de mujeres árabes que trabajan: de un 10% al 22%, todavía bajo pero en firme ascenso.

El problema, según explican los antropólogos, es cuando la modernización es arrítmica, es decir, no se da en todos los sectores, o siquiera en todas las generaciones de una misma familia, de modo homogéneo ni al mismo tiempo.

Un ejemplo de “integración homogénea” es otra jueza del certamen de belleza, Suhir Avud, coiffeur y dueña de una cadena de cafés. “Yo peinaba a las novias, y sus novios impacientes preguntaban: ‘¿Dónde se puede tomar café por aquí?’ Entonces surgió la idea de abrir cafés junto a las peluquerías, y fue todo un éxito”. Su hija, cuenta, tiene 22 años, y novio hace seis. Ellos salen sin que a Suhir se le mueva un pelo. Pero admite: “Esto mis padres no me lo hubieran permitido jamás. Esa es nuestra evolución”.

En los sectores de “integración arrítmica”, en cambio, la hija se occidentaliza y tiene novio, pero los padres (o sus abuelos, o sus tíos y primos) aún no han pasado por ese proceso. Debido a ello, dos mujeres al año promedio son aún asesinadas en el sector árabe israelí por sus propios parientes en lo que se da en llamar “asesinatos por el honor familiar”, muy típico en todas las sociedades árabes contemporáneas.

Por eso, según cuenta Yara Mashur, el día que publicó su portada con la Nakash en bikini, muchos le preguntaban si la modelo seguía aún con vida. “No sólo no la mataron, sino que se convirtió en top model, con contratos aquí en Israel y en el exterior”, les respondió.

La ganadora de la edición 2013 de Miss Lilac fue la joven Caterine Qinaáni. Una vez coronada expresó su deseo triunfal: “Quiero, con la ayuda de Allah, ser modelo, y cumplir el sueño de todas las mujeres árabes que también quieren serlo”. Un sueño simple que, sin embargo, sigue siendo un verdadero desafío para el establishment varonil.

*Publicado en Clarín, 26.12.13

El inusual temporal de nieve que logró acercar a Israel y a Hamas

POR MARCELO KISILEVSKI

El Estado judío envió a Gaza agua y combustible. Y alimentos y frazadas a Cisjordania.

Imagen

TEL AVIV. ESPECIAL PARA CLARÍN – 15/12/13

La inusual tormenta que azota al Oriente Medio, y que convirtió a Jerusalén y a Safed en verdaderas prisiones de nieve, cobrándose cuatro víctimas fatales, no perdonó tampoco a los palestinos. En la Franja de Gaza, que también vio la nieve en algunas zonas, más de 4.000 personas fueron evacuadas de sus hogares inundados, según informó Muhamad al-Madaina, del Departamento de Defensa Civil de Gaza.

La buena noticia es que el temporal logró acercar a Israel con Hamas. El gobierno del movimiento islamista radical que gobierna la Franja de Gaza hizo llegar al ejército israelí a través de las Naciones Unidas un pedido de ayuda para capear los daños de la tormenta, en especial inundaciones y cortes masivos en el suministro eléctrico.

A raíz del pedido, el coordinador de actividades en los territorios por parte del ejército israelí, general Eitán Dangot, autorizó a la compañía acuífera israelí Mekorot transferir a la Franja bombas de agua a través del paso fronterizo Kerem Shalom.

En diálogo con funcionarios de la Autoridad Palestina y de la comunidad internacional, Dangot enfatizó que “Israel hará todo lo que esté a su alcance para asistir a la población civil tanto en Gaza como en Cisjordania”, en especial transferencia de electricidad a la central eléctrica gazeña, así como combustible y gas.

El primer ministro de Hamas, Ismail Haniyeh, llamó a sus fuerzas a permitir la entrada de combustible y otros suministros a la Franja de Gaza desde territorio israelí.

“Hemos sobrevivido a dos guerras frente a Israel, y sobreviviremos también a esto”, declaró. Las cámaras lo captaron con chaleco de rescate en las calles de Gaza, siguiendo los acontecimientos.

En Cisjordania, gobernada por el partido laico nacionalista Fatah, la cooperación entre la Autoridad Palestina e Israel fue más abierta. Allí se abrió una oficina de enlace conjunto israelo-palestino, dedicado especialmente a supervisar el despeje de rutas de la copiosa nieve. Equipos de rescate israelíes utilizaron pequeñas embarcaciones para hacer llegar alimentos y frazadas a casas palestinas, de donde evacuaron también a unas 700 personas.

 

Publicado en Clarín, http://www.clarin.com, 15.12.13

El judaísmo israelí y el “Paradigma Koala”

Image

Por Marcelo Kisilevski, Modiín, Israel*

Las especies en Oceanía son únicas, porque se desarrollaron luego de la separación de ese archipiélago del resto del continente asiático. Algo parecido le ocurrió al judaísmo: la creación de Israel con su singularidad diferenciada del resto del mundo judío,  generó una serie de prácticas judaicas, corrientes, discursos y dinámicas específicas, que sólo fueron posibles a partir del movimiento tectónico que significó la creación del Estado judío.

Se trata de fenómenos que sólo se podían haber dado en una comunidad judía convertida en mayoría, en una comunidad vuelta Estado, donde entra a tallar la política, el perfil de un país, el dinero público y, a veces, incluso la vida y la muerte, entre muchos otros factores.

Como koalas y ornitorrincos, surgieron en Israel corrientes y grupos específicos: el movimiento religioso sefardí Shas, por ejemplo, formado por judíos llegados de países como Marruecos, pero vestidos como en Lituania del siglo 18, es quizás el fenómeno más moderno de la historia judía, y que sólo hubiera sido posible en Israel. Cuando se analiza la sociedad israelí, nadie habla de “ortodoxos, conservadores y reformistas”, como en la Diáspora: el sector judío aquí se divide en jaredim (ortodoxos no sionistas, reconocibles por su vestimenta negra), religiosos nacionales (con su característica kipá tejida), tradicionalistas y laicos.

Los conservadores y reformistas tienen ciertamente su desarrollo y presencia en Israel. Pero no han llegado a una masa crítica como para que tallen socio-políticamente. Su llegada al sionismo es tardía, luego de haber nacido al compás de la Emancipación y el Iluminismo europeos, como expresiones de la flamante separación entre religión y Estado en Europa y Estados Unidos: abrazaremos la ciudadanía que nos ofrece la Revolución Francesa, pero mantendremos nuestro judaísmo, al que a partir de ahora entenderemos como nuestra religión. Seremos franceses (o alemanes, o estadounidenses, o argentinos) de fe mosaica. Al punto tal, que rezaremos en nuestros dos idiomas: el religioso y el nacional. Por ende, su ADN original fue no-sionista por definición.

Los ortodoxos, que poblaron Israel antes que esas corrientes modernas, lo hicieron por motivos de tradición y de comodidad, no de sionismo. Sin embargo, llegaron primero y fueron más, fundando un establishment religioso en Israel con el que el nuevo Estado hebreo tuvo que negociar, llegándose al famoso “acuerdo de statu-quo en materia de religión y estado”. Los conservadores y reformistas, que entre tanto han fundado por fin movimientos juveniles sionistas en su seno, tendrán por lo tanto que trabajar mucho, incluyendo el enviar importantes olas de inmigración de entre sus filas, si quieren quebrar algún día el monopolio ortodoxo en Israel.

Los laicos, en cambio, sí somos un componente sociológico importante: cerca del 25% de la población judía. Pero si en la Diáspora son los no observantes, los laicos en Israel somos aquellos que practicamos “poco”. En mi caso, por ejemplo, me inscribo con mi familia dentro del laicismo israelí, pero los viernes decimos generalmente el kidush antes de cenar, e incluso a veces se encienden las velas. En Iom Kipur no viajamos, como prácticamente todos los israelíes. En Jánuka hay receso escolar, y nos juntamos varias de las noches con parientes o amigos, los chicos encienden las velas, comen sufganiot y juegan con trompos. En Pesaj se lee la Hagadá y, en general, no nos perdemos ninguna cena familiar por festividades. Todos los niños en Israel, laicos o religiosos, tienen infancias pletóricas de fogatas de Lag Baomer. No solemos asistir a la sinagoga, excepto para ceremonias de Bar Mitzvá, propias y ajenas. Sin embargo, nadie en la Argentina nos llamaría “laicos”.  El laico israelí es un oso distinto: es un koala.

La separación de la isla judeo-israelí del continente judío mundial ha creado también un discurso específico, y para que siga habiendo comunicación entre Israel y la Diáspora, tendrán que aprender  la resignificación de las palabras que ha tenido lugar aquí. Así como les explico sin cansancio (y a veces sin esperanza de éxito) a mis amigos israelíes que para nosotros hablar hebreo, escuchar música israelí en la radio todos los días y, en general, vivir en Israel, ya es practicar el judaísmo, los judíos diaspóricos deberán entender que para el israelí, hablar de “iahadut”, judaísmo, es hablar de religión. Y cuando se habla de religión, se habla de ortodoxia.

Esta fue, quizás, la victoria más grande de la corriente rabínica ortodoxa israelí sobre el sionismo: luego de que éste proclamara en sus inicios que el judaísmo era una nación y una cultura, en la que la religión era un elemento más, los religiosos ortodoxos han logrado que aun los israelíes más laicos de hoy en día identifiquen “judaísmo” como sinónimo de “religión judía”. Cuando se les pregunta a muchos de ellos si no creen que Israel estaría mejor sin un sector jaredí tan fuerte, contestarán: “No, porque está bien que haya gente que aun practique el ‘judaísmo’. Si no, ¿quién lo hará?” Respuestas del tipo: “Lo haremos nosotros, como de hecho ya lo hacemos:  viviendo en Israel, hablando hebreo, bailando rikudim, cantando las canciones de Arik Einstein, yendo al ejército, jugando al burako en las playas de Tel Aviv, dando a los que menos tienen, y estudiando la filosofía y la historia del pueblo judío”, los dejan perplejos.

Atrás quedaron los guías turísticos sionistas socialistas, que salían por los caminos de Israel con sus sandalias y su Tanaj en mano, a mostrar a sus janijim de Hashomer Hatzair, movimiento ateo si los hay, pero sionista hasta los huesos, los lugares por los que pasaron los personajes fundadores de la nación en tiempos bíblicos. Fuera de algunos sobrevivientes laicos, los únicos que siguen con esta práctica de unir tierra e historia a través de la Biblia son los inscriptos en la órbita de Benei Akiva, es decir, los sionistas religiosos. Cuando éstos se jactan de ser “los últimos jalutzim (pioneros)”, tienen un punto.

En las escuelas públicas judías laicas, la enseñanza de Tanaj, Toshba (Torá SheBeAlPé, Ley Oral) y materias afines, suele estar en manos de un docente religioso, y ello por dos motivos: uno, porque se ha impuesto la cultura de “la Biblia para los religiosos”; dos, sencillamente porque ya no quedan suficientes  docentes laicos para cubrir esos puestos en toda la red.

Estos y muchos otros “koalas” han surgido en Israel. Los jóvenes que se definen como “israelíes” antes que como “judíos”; el combativo movimiento Neshot Hakotel (las Mujeres del Kotel), que luchan, a veces físicamente, por rezar allí con su talit, su tefilín y su kipá igual que los hombres; los movimientos de judaísmo alternativo, a través de los cuales israelíes “laicos con contenido” intentan comenzar a dar batalla; la segregación de la mujer en el sector jaredí; paralelamente, la silenciosa rebelión femenina en ese mismo sector; los rabinos milagreros; los movimientos religiosos de extrema derecha, y muchísimas “nuevas especies” más.

Sobre algunos de estos apasionantes fenómenos de la fauna israelí intentaremos poner nuestra lupa en futuras entregas.

*Publicado para Limud Buenos Aires en http://www.itongadol.com.ar

Un acuerdo histórico para evitar que desaparezca el Mar Muerto

POR MARCELO KISILEVSKI

Lo firmaron Israel, Jordania y la Autoridad Palestina. Prevé la construcción de un acueducto desde el Mar Rojo.

TEL AVIV. ESPECIAL – 10/12/13

Un acuerdo, calificado como histórico y firmado anoche en Washington entre Israel, Jordania y la Autoridad Palestina, podría salvar al agonizante Mar Muerto. Se trata del tendido de un acueducto que lo alimente con aguas del Mar Rojo.

El canal tendrá 180 kilómetros de largo y unirá el norte del Mar Rojo, donde se ubican la ciudad israelí de Eilat y la jordana de Aqaba, con la sección norte del Mar Muerto, en un intento de retrasar su acelerado desecamiento.

Pasará en su totalidad por territorio jordano y bombeará unos 200 millones de metros cúbicos por año.

En el camino, ya en Aqaba, se instalará una planta desalinizadora israelí por la que pasará parte del agua bombeada. Unos 30 millones de metros cúbicos de agua potable y de usos agrícolas llegarán a la población israelí de Eilat y alrededores. Los jordanos recibirán 30 millones de este acueducto y otros 50 millones de aguas de deshielo del lago Kineret, en el norte. Los palestinos obtendrán 30 millones de metros cúbicos del Kineret, para abastecer a Cisjordania. El proyecto también prevé el uso de energía hidroeléctrica en el proceso de desalinización. La obra costará unos 400 millones de dólares y su tendido llevará hasta cinco años.

“Es el cumplimiento del sueño de Theodor Herzl de tender el Acueducto de los Mares”, dijo tras la firma Silvan Shalom, ministro de Infraestructuras y Desarrollo Regional de Israel. Herzl fue el fundador del sionismo político, que predijo a principios del siglo XX la fundación del Estado de Israel, y que preconizaba una sociedad utópica, incluyendo desarrollo tecnológico para todos los habitantes de Oriente Medio.

Shalom agregó que “es otro avance en la paz con los palestinos. Implementaremos el acuerdo para beneficiar a los habitantes de toda la región, salvar al Mar Muerto, suministrar agua y electricidad, y plasmar la cooperación estratégica, económica y política”.

El ministro del Agua jordano, Hassem El Nasser, contraparte en la firma, dijo que “el acuerdo no es político sino humanitario, para ayudar a gente que no tiene agua. Sin agua, no habrá empleo y la pobreza se agravará. Por eso cooperamos con nuestros aliados regionales”. El ministro del Agua palestino, Shadar Atili, remarcó: “El acuerdo es alcanzable. Es bueno para todas las partes y salvará el Mar Muerto. A pesar de los problemas políticos y del conflicto, estamos demostrando que podemos trabajar juntos”.

De todos modos, algunos científicos ponen en duda que este plan logre evitar que el Mar Muerto se siga secando. Este mar se halla en el lugar más bajo del planeta, unos 400 metros por debajo del nivel del mar. Tiene un alto nivel de salinidad, 34,2%, por lo cual no puede albergar vida. Es un foco de atracción de “turismo terapéutico”, por las virtudes que se le atribuyen a su barro, pero cada año su nivel baja 120 centímetros, según expertos. Ocurre por varios factores: el amplio uso de sus afluentes, el principal, el estrechísimo río Jordán; el clima desértico, que puede alcanzar 40 grados y define un altísimo nivel de evaporación; y el emplazado de piletas de evaporación por las Empresas del Mar Muerto, para la extracción de minerales.

Publicado en http://www.clarin.com, 10.12.13

Análisis: Obama, su amigo Bibi, y la incógnita nuclear

Image

Por Marcelo Kisilevski

Biniamín Netanyahu habló por videoconferencia ante el Foro Sabán, de la comunidad judía norteamericana, el mismo ante el cual habló ayer Barack Obama. Dijo que está comprometido a hacer duras concesiones en el proceso de paz con los palestinos, pero el acuerdo con ellos no será posible si Irán consigue la bomba atómica, pues “conspirará contra la paz” desde esa posición de hegemonía en el Medio Oriente. Agregó que “la opción diplomática es mejor que la militar, pero la (existencia de la) opción militar es esencial para el éxito de la opción diplomática”.

Al mismo tiempo, sin embargo, Bibi, como cariñosamente lo llama Obama, está necesitado de una escalera para bajarse del árbol después de la brillante presentación de su par norteamericano, en la que logró tranquilizar a los judíos de EEUU y a muchos israelíes (apareció deliberadamente en horario prime time israelí) sobre sus motivaciones para firmar con los iraníes. Los analistas en Israel discuten si Bibi ablandó su posición (exigir sólo el desarme de la parte militar del plan nuclear iraní, es decir misiles y ojivas nucleares) o sólo su tono, pero lo cierto es que hoy hubo acuse de recibo por parte del premier israelí.

Los análisis del acuerdo pueden ser leídos en la prensa internacional. Pero una de las cosas que se desprenden de él es que se trata de una muestra de lo que es el arte de lo posible. No es el mejor acuerdo, tampoco está cimentado en la mutua confianza, dijo Obama, pero es la mejor opción que supimos conseguir. En otras palabras, la vía de la confrontación, de poner a Irán contra las cuerdas, no estaba funcionando.

Más aún, dijo Obama, si se hubiera seguido la tesitura de Netanyahu, a saber, que sólo el apriete de las sanciones llevaría a Irán a doblegarse, todo el régimen de sanciones hubiera colapsado. ¿Por qué? Porque los aliados occidentales de Obama accedieron a aplicar dichas sanciones con el argumento de que se trataba de empujar a Irán a negociar. Si luego EEUU no negocia ni se pacta, hubiera quedado demostrado que las sanciones eran pour la gallerie, y que en realidad la potencia del norte se encaminaba desde el vamos hacia la opción bélica. Ergo, las sanciones eran una pantalla, y no tienen ya razón de ser, hubieran entendido los europeos.

Por eso, EEUU se complació en poder usar a Netanyahu como “el loco del barrio” en sus negociaciones ante Irán, como lo indicó Thomas Frydman, del New York Times. Pero, como lo señaló Alex Fischman en Yediot Ajaronot, el escenario que constituía la peor pesadilla de EEUU era la de un “ataque motorizador”: un ataque israelí, no sólo a instalaciones nucleares sino también a algunos puntos políticamente importantes en Teherán, que arrastrara a los norteamericanos a intervenir, desencadenándose una guerra regional que nadie desea. Lo que quedó claro luego de esta saga, es que Israel puede atacar, pero no solo ni por su cuenta, y EEUU no lo podía permitir en esta instancia. La opción militar, por el momento, queda archivada, sentencia Fischman.

Potencia venida a menos

Agregó Obama ayer: el acuerdo debía permitir a los iraníes una salida honrosa. Por eso contiene concesiones. A saber,  7 mil millones de dólares iraníes en bancos extranjeros, cifra simbólica, quedan descongelados. Irán podrá seguir enriqueciendo uranio sobre suelo iraní, aunque sólo al 3,5%, es decir, para usos pacíficos. Deberá, eso sí, haber garantías: no habrá producción de aguas pesadas en Araq, no habrá instalaciones subterráneas, no habrá centrifugadoras de segunda generación, que sirven sólo para usos bélicos. Y no confiaremos en los iraníes, habrá régimen de inspección, y tomando en cuenta los antecedentes norcoreano y pakistaní, si sospechamos que nos engañan, el acuerdo caerá.

De esa manera, Obama usó al Foro Sabán como escenario para dar el puntapié inicial para las negociaciones por el acuerdo final, que debe firmarse al cabo del próximo año. Lo que no podía decir Obama, es que el acuerdo fue expresión del arte de lo posible, porque es todo lo que la potencia venida a menos podía alcanzar. Es cierto que en ello venía trabajando hacía dos años en negociaciones secretas, nos enteramos. Pero lo cierto es que el asunto iraní toma a EEUU en una situación de debilidad internacional, en la que nuevas potencias asoman y donde, después de los fiascos en Irak y Afganistán, no le queda dinero ni colchón político en casa para nuevas guerras.

A Obama en lo personal, las circunstancias lo dejan atrapado en una segunda cadencia sin grandes logros que anotar para la posteridad. La economía interna aprieta, el plan de salud nunca levantó vuelo, y de la paz Israel-palestinos mejor mantener una distancia prudencial hasta nuevo aviso, dejando que John Kerry se ensucie las manos.

Por todo ello, mejor apuntar a un acuerdo con Irán que, quién sabe, abra una puerta a los ayatollas hacia Occidente, en un intento de contrabalancear la influencia rusa en ese país, en la nueva mini guerra fría que se está configurando: en este rincón EEUU, Israel y todos los países árabes; en el otro, Rusia, Irán, la Siria de Bashar Assad, Hezbollah, y China en el apoyo económico. Una vía de diálogo con Irán, cree EEUU, podría ser una vía para apaciguarlo.

Pero todo ello podría ser “wishful thinking“, y la preocupación de Israel y los países árabes, empezando por Arabia Saudita, tiene base. Todos ellos hubieran deseado un acuerdo en el que la capacidad iraní de enriquecer uranio quedara neutralizada por completo, las diversas instalaciones quedaran desmanteladas, y el uranio para usos civiles le fuera suministrado por Occidente. Sostienen que Irán ha logrado engañar nuevamente a Occidente, y recuerdan que Hassan Rohaní, el flamante y sonriente mandatario iraní, en el pasado encargado de las negociaciones nucleares por parte de su país, se jactó de haber perpetrado un engaño similar en el pasado, en un libro de su autoría.

Pero esto es lo que hay, y para saber si el acuerdo es buena noticia o no habrá que esperar seis meses por lo menos. Obama volvió a asegurar ayer a Israel en vivo y en directo, ya no por intermediarios, que un Irán desnuclearizado es interés norteamericano, no sólo israelí y no sólo árabe. Y que el desacuerdo es metodológico. En este campo, hoy los estadounidenses le piden a Biniamín Netayahu, gentilmente, que deje de molestar.

JANUKIÁ DE QASSAMS. ¿ME ESTÁN CARGANDO?

Image

En Sderot armaron una Janukiá, el candelabro de 8 brazos que se prende en la festividad de Jánuka, hecha con restos de misiles Qassam, de los muchos lanzados por los palestinos desde la Franja de Gaza. Podría leerse el asunto como dos pronunciamientos claros: por un lado, a la oscuridad que plantea el Hamás, nosotros le oponemos luz. Por otro, como lo dijeron en una de las ceremonias, protestar contra el gobierno que no previene los lanzamientos.

A mí, qué quieren que les diga, me dio cosa. Si fuera religioso hablaría de profanación. Volví a recordar la memorable película de la saga “El Planeta de los Simios”, cuando los humanos sobrevivientes a la hecatombe adoraban, deformados por la radiación, un misil atómico. Así desarrollamos por aquí también la famosa “identidad de la catástrofe”. Nadie en Israel se escandalizó por esto. Al contrario, las crónicas cuentan cómo tal o cual alta personalidad “tuvo el honor” de encender la vela del día. ¿Estaré yo muy mal, o acá estamos todos muy mal?